viernes, 30 de mayo de 2014

DREAMHUNTER: Bad Attitude











Extraordinario grupo sueco que parece salido de los 80, quizá por ello no hayan logrado toda la repercusión merecida, aunque la suficiente para hacerse notar en las radios americanas. Es sabido el talento sueco para crear melodías, un país que nos saca décadas a nivel musical y que en el ámbito más popular, el Pop, el Rock... dejan patente su calidad con una inmensidad de grupos excelentes y una facilidad para generar canciones pegadizas y perfectas que deslumbra.

Dreamhunter debutaron en el año 2000 con “Kingdom Come”, un estupendo aunque algo irregular disco, donde dejaban constancia de lo bien que habían aprendido de sus fuentes, una fusión del mejor sonido americano y escandinavo de los 80. En este segundo álbum han depurado su sonido y apostado radicalmente por la melodía sin perder fuerza. Un disco que supera al debut. Así, si en su debut teníamos una alternancia de temas más duros y menos melódicos en una onda a Skid Row o Mötley Crüe, con otros tremendamente melódicos, y potentes, que se alinearían más con grupos como Europe, Bon Jovi o Treat, ahora se apuesta con firmeza por la segunda vía casi de principio a fin.

Kingdom Come”, su debut, a pesar de cierta irregularidad dejó auténticos himnos, temazos indiscutibles de una calidad tremenda que hubieran sido éxitos seguros en los 80 y que con una buena campaña publicitaria lo serían hoy día.

Lamentablemente el cambio de tendencias y modas provoca que grupos de esta calidad pasen desapercibidos fuera del género, que puedan resultar anticuados por su predilección al sonido ochentero, aunque se mantendrán más vigentes que muchos de los que triunfan. Lo bueno y auténtico de este grupo es que siendo conscientes de que este estilo no es el que está de moda en la actualidad apuestan por él con una fuerza y seguridad pasmosa… y una categoría indiscutible. 

Por desgracia este “Bad Attitude” es su segundo y último disco hasta la fecha, desde 2001 no hemos vuelto a disfrutar de un trabajo suyo, lo que parece indicar que aunque su propuesta es firme se depende de otras muchas cosas para mantenerse en la brega.


Este segundo álbum sublima los aspectos más notables del grupo, una energía impresionante y un gusto por las melodías intensas realmente excepcional. Ahora esos toques a lo Skid Row o Mötley Crüe parecen desaparecidos, aunque habrá algunos temas bastante Heavys y duros, pero en todos ellos, o en la casi absoluta mayoría, las melodías, primorosas y enérgicas, serán la joya de la corona.

La voz del cantante Stig Gunnarson es uno de los principales rasgos distintivos del grupo. Tiene un toque arenoso muy melódico y rockero, con el punto justo y equilibrio perfecto de potencia, agresividad y melodía. Os recordará en muchas ocasiones al Jon Bon Jovi ochentero e incluso a C. J. Snare de los Firehouse en muchas de sus inflexiones.

La base del grupo, con esa mezcla de pesada contundencia eléctrica, guitarras melódicas, teclados grandilocuentes y acústicas exquisitas, deja patente en un buen número de temas la clase que tienen, fundiendo todos los aspectos que hacen grande el género y que definen al mejor Hard Rock melódico.


Los Treat, los Europe, los Bon Jovi, los Firehouse, los Honeymoon Suite el sonido americano y escandinavo de los 80 está muy presente durante los tres cuartos de hora que dura el disco. Un auténtico deleite, repleto de calidad y saber hacer que hará disfrutar a los más exigentes degustadores del estilo y los devolverá a su época dorada, aunque el disco sea de 2001.

La producción no es precisamente brillante, pero no impide que se disfrute de principio a fin de este gran trabajo.

Stig Gunnarson a las voces, Olle Zimmerman en las guitarras, Peter Otterborg al bajo y Perry Karlsson en la batería.




-Bad Attitude: Un sonido de vinilo se anticipa a los potentes ritmos y riffs del primer tema. La voz de Stig Gunnarson, rockera, melódica y agresiva, uno de los grandes signos distintivos del grupo, va pasando por las primeras estrofas. Fuerza e intensidad con una melodía notable. Grandes teclados ochenteros y detalles de guitarra decorando los ritmos. Soberbio puente pleno de melodía que deja claras las intenciones del grupo y la puerta abierta para el primero de los excepcionales estribillos que tiene el disco. La cadencia y forma de recitar las notas de Gunnarson tiene buena parte de la culpa del sabor especial que adquieren los temas. Estribillo largo y con ocasionales coros apareciendo en el momento perfecto. La guitarra actúa de separador y volvemos a repetir la estructura clásica. La entrada del estribillo desde el puente es ejemplar. Como corresponde a una estructura clásica disfrutaremos de una estrofa de melodía distinta que actúa de puente, una estrofa con guitarras más desnudas y mucho lirismo donde los teclados también tienen gran presencia, que va cobrando intensidad para llegar a una introducción del estribillo, un parón donde la guitarra acompaña a la voz principal hasta que rompemos con la batería. El estribillo nos llevará al final con ciertas variaciones vocales que lo hacen más intenso Un perfecto inicio. Melodía y fuerza a partes iguales con la esencia de los grandes del género.

-Can’t Face Another Night: Otro hit repleto de ritmos contundentes, guitarras y coros grandilocuentes, como en el inicio. Las estrofas son exquisitas, todo se hace melódico con la voz de Gunnarson y la guitarra eléctrica que casi simula una acústica. Una gran melodía que nos avisa del temazo que se va descubriendo. Vistosos arreglos de teclados en la introducción. Perfecto puente de nuevo, con el apoyo de los coros, y estribillo en diálogos donde los coros desarrollan la melodía con sus frases y la voz principal repite su contestación salvo en la rúbrica. Es difícil elegir la mejor parte del tema porque las estrofas son realmente sensacionales, francamente conseguidas. Puente y estribillo vuelven a deleitarnos con el gran apoyo de los teclados antes del solo de guitarra, sencillo. Parón con una extraña distorsión donde los coros insinúan el estribillo para que la voz principal lo rescate y redondee. Repetiremos el estribillo con los teclados dejando detalles mientras Gunnarson fuerza al máximo para el clímax enriqueciéndolo con improvisaciones, un gran clímax donde se suman todos los elementos para crear armonías, teclados, coros… De los temas destacados en un disco repleto de hits.

-City Of Angels: Alegre piano definiendo una perfecta melodía, batería que introduce la primera estrofa con una acústica también alegre y una línea vocal ligera. Esa mezcla de toque acústico, muy melódico, y contundencia riffera es el rasgo más notable del grupo, lo que da más sabor y donde demuestran todo su talento, personificado en la voz de Gunnarson que amalgama esos dos rasgos, un tono rockero melódico y arenoso, fluido. Acústica y voz avanzan solas por el tema. Estas primeras estrofas no pueden ser mejores, un talento melódico excepcional, como corresponde a la escuela sueca, pero es que esto no ha hecho más que empezar porque el tema cobra una repentina fuerza en el acompañamiento, que no en la intensidad de la melodía que como digo es excelente desde el inicio, para descubrir un puente absolutamente portentoso por el que una inmensa cantidad de grupos pagarían para tenerlo de estribillo. Coros, intensidad melódica, guitarras crecientes… En el estribillo, con muchas fases cantadas a coro, se rubrica la genialidad. Un estribillo extenso, largo y perfectamente elaborado, son temas sin puntos muertos ni bajos. El acompañamiento de acústicas y eléctricas durante el mismo es esa nota diferenciadora de la que hablo, que suaviza y da melodía sin que se elimine la fuerza. Coros y piano servirán de enlace para las nuevas estrofas. Una percusión suave y viva las enmarcarán, a diferencia de las primeras que escuchamos. Así repetiremos los pasos por el puente y el estribillo. Solo melódico de guitarra sin muchas complicaciones, parón latente, insinuaciones del estribillo y arranque con el mismo. Estructura clásica. Variaciones en los coros, armonías vocales y rúbrica del tema con los suaves coros y el piano. Un tema perfecto.

-Gimme Your Love Tonight: La primera balada del disco, un auténtico éxito aunque ni siquiera es mi preferida del álbum, honor que tiene “Keep The Fire Burning”. Mucho sintetizador y arreglos que dan paso al acompañamiento liderado por unos bonitos teclados y una guitarra eléctrica como contrapeso. Estrofas suaves y nuevamente bellas que no pierden la intervención de los teclados, muy ochenteros. La progresión de la melodía vuelve a ser ejemplar y los coros peculiares. Así llegamos al estribillo, que vuelve a ser muy acertado, clásico de los temas lentos aoreros de los 80. Estrofas más endurecidas gracias a la guitarra. La parte final del puente es excelente y el estribillo también cobra fuerza. El trabajo del bajo, potente y melódico durante todo el tema, es muy bueno. Estrofa intensa de melodía variada, parón clásico para el puente y erupción del estribillo con estupendos juegos y variaciones vocales y armonías, un tema que mezcla bien melosidad e intensidad. Una canción muy bonita sin pero alguno.

-You’re In The Spotlight Tonight: Trallazo corto de poderosísimo riff y ritmos muy duros, un tema muy Heavy en sus estrofas iniciales. Puente con coros y estribillo en diálogos donde más coros, ahora muy masculinos y varoniles, conversan con la voz principal. Dentro de su dureza no se abandona la melodía, aunque se haya reducido. En la parte final volverán los coros más suaves. Agresividad y dureza por las estrofas que se tornan algo más melódicas en la frase que sirve de puente. Aplastante estribillo y ritmos y estrofa muy épica a coro de excelente melodía variada para dar entrada a un melódico y sencillo solo de guitarra. Pausa tensa, sonido de público lejano, latente salvajismo y acelerón para al estribillo, que acaba como un cañonazo con cambio de ritmo incluido y un bombo frenético. Un pelotazo, efectivo, pero no de los mejores temas, salvo para los más heavys, seguro.

-Banging Like A Drum: La melodía predominante vuelve de inmediato, la voz de Gunnarson la marca en las estrofas iniciales. El sonido se endurece camino del puente y el estribillo, nuevamente estupendos. Un estribillo con mucho coro que suaviza su fuerza. Sonido sólido, gran juego vocal en el estribillo y apuntes de los teclados. Estrofas alargándose con suaves guitarras de acompañamiento y retorno al estribillo, que es otra virguería hardrockera con melodía. Buen solo de guitarra, virtuoso, el mejor hasta este momento. Parón con distorsión de voz y percusión latente, crecimiento paulatino de la intensidad y estallido con el estribillo, pletórico, camino del final. Las improvisaciones vocales sobre el estribillo serán una gran despedida. Un gran tema.

-Keep The Fire Burning: La balada del disco, la segunda de la que disfrutamos. Tengo devoción por este tema, por su sensibilidad, las inflexiones vocales y su perfecta melodía que emociona. La bellísima acústica inicial define las pautas y la voz de Gunnarson desgarra el silencio con su aparición, exquisito inicio, que ya muestra una intensidad y delicadeza especial. Batería y bajo se suman al banquete para el puente y el estribillo nos desborda los tímpanos con unos teclados de fondo muy adecuados mientras los coros con el líder por encima nos deslumbran en la melodía. Un estribillo apasionado, rabioso de emoción, encendido de deseo. Una mezcla de nostalgia y arrebato lujurioso. Transición de acústica una vez llega la calma, caja atronadora, un corazón latiendo acompasado. La nueva estrofa es una auténtica joya, una delicia repleta de sentimiento, la aportación de los coros es espléndida. Nuevamente en el estribillo disfrutamos del frenesí intenso, de la furia exaltada de la pasión. Solo de guitarra sencillo y melódico, muy a tono. El estribillo que vuelve con sus notas acústicas, su esplendoroso teclado y la poderosa guitarra nos despide por todo lo alto. En la parte final el estribillo quedará desnudo, el desgarro se convierte en añoranza resignada y sin más acompañamiento que una acústica. La voz de Gunnarson y un perfecto teclado que se suma nos harán disfrutar de nuevo de su melodía. Una maravilla. Excelsa balada.

-The Heart Is A Lonely Hunter: Otro tema melódico y movido, para reponernos de la intensa balada anterior. Hard Rock melódico alegre y vital. Un tema más fiestero con esa melodía principal que se eleva por encima de los ágiles ritmos. El riff da potencia a las primeras estrofas, plenamente hardrockeras, melódico puente que no pierde un ápice de fuerza y estribillo sublime, puro estilo Bon Jovi. La melodía que guió el tema en su inicio volverá a sumarse ahora. Estribillo largo de notas estiradas en la línea vocal y que se alternan con otras más rítmicas. Las potentes estrofas regresan para ir dejando, poco a poco, su lugar a la melodía con el puente y el estribillo, gran trabajo, trepidante, del bajo. El estribillo se alarga, repitiéndose. Vistoso solo de guitarra con tapping inicial. El ritmo no cesa y la batería sigue pegando con desenfreno, aunque alterará su ritmo al salir del solo momentáneamente. El estribillo lo inundará todo hasta el final con un Gunnarson improvisando y forzando su voz. Grandes coros. Un tema agradable y perfecto, otro éxito.

-Braveheart: El tema más corto del disco, riff Heavy y ritmos pesados, otro trallazo en la puerta. Estrofas suaves y bastante melódicas que se endurecen en el puente que da entrada al estribillo de tintes épicos, bastante Heavy, sin olvidar la melodía. Todo se repetirá en su contundente transitar hasta el segundo estribillo que da paso a un buen solo de guitarra. Riff trepidante y estribillo en tonalidades más altas, buscando los agudos como corresponde a un buen clímax. De los más insulsos del disco, sin que por ello sea flojo.

-This Time It’s For Real: La melodía vuelve con fuerza, armónicos teclados que llevan el liderazgo de la canción sustentados en el acompañamiento de la guitarra rítmica, la acústica y la batería. Medio tiempo de puro Rock melódico ochentero. Estrofas sin batería y melodía impecable, el tono de Gunnarson sigue asemejándose al de Bon Jovi en los 80. Magistrales estas estrofas desnudas de acústicas y teclado. Todo va creciendo, entrará la batería y una guitarra melódica con mucha distorsión. Voces apoyan la línea principal y las acústicas siguen llevando el peso del tema, una perfecta progresión. El puente nos deja otro estribillo soberbio, intenso y pletórico de melodía y musicalidad, con los teclados haciéndose importantes, la eléctrica acompañando y todo cantado a coro con Gunnarson por encima. La inflexión final es otro de los muchos detalles de talento que deja el grupo. Estrofa de melodía variada, armonías de guitarra y mucho coro y acompañamiento ambiental, mucho eco, como durante todo el disco. Fase instrumental de transición para una nueva e intensa estrofa donde las guitarras siguen melódicas pero más rotundas y la línea vocal se engrandece y sube para llamar al solo de guitarra, que es acompañado de fondo por una acústica. Desde que empieza hasta que acaba el tema es una auténtica joya. Soberbia salida del solo y estribillos sublimándose, con los teclados haciéndose notar, armonías vocales, coros e intensidad arrebatada. Pletórico. El tema concluirá con una acústica y la voz de Gunnarson desvaneciéndose. Perfecto, de melodía inspirada y robusta, uno de los grandes temas.

-Dangerous Game: El teclado lo eclipsa todo, ampuloso y espectacular definiendo la melodía y decorando los vivos ritmos de la batería. El característico acompañamiento que mezcla dureza eléctrica y melodía acústica también aparecerá. El bajo amartilla la cabeza y las estrofas en la entrada de la línea vocal se hacen más agresivas, hardrockeras, con un trabajo de guitarra eléctrica en wah wah de fondo. El Hard Rock haciéndose con el poder. Puente melódico, potente y enérgico, con una soberbia melodía que se enriquece con los teclados, que son una gozada, los coros y el perfecto trabajo de Gunnarson. Una introducción perfecta para uno de los mejores estribillos del disco, una auténtica pasada de Hard Rock melódico sin concesiones, excelsa e inspirada. Coros, teclados y melodía sublimada y contundente. Las enérgicas estrofas retornan con más arreglos y fuerza para ir fundiendo esa potencia con la pletórica melodía. Un puente eterno, de una melodía que progresa de forma majestuosa hasta convertirse en un pseudoestribillo, perfecto, y un estribillo sideral, antológico, colosal. Es un frenesí de energía, fuerza y melodía. El estribillo se estira y dobla, se alarga y da paso al solo de guitarra, también muy melódico. Breve parón para el inicio del estribillo, con los teclados perennes de fondo, y disparados nos dirigimos hacia el final. Estribillo desarbolado, alargado, variando la letra, con improvisaciones de Gunnarson, soberbias, y la melodía del teclado por todo lo alto. Una de las más indiscutibles joyas.

-Money Lover Hate: Voces como punto de partida. Drástica batería y guitarrazo, con un juego en los platos expectante y un teclado protagonista. Hardrockero riff, potente y oscuro, para las primeras estrofas. Contenido salvajismo y mucha potencia. Original estribillo, melódico, sin apenas percusión, recreándose en la grandilocuencia de los coros y con los platillos omnipresentes. Tras el segundo estribillo se alternarán estrofas más oscuras con otras más agresivas, así como disfrutaremos de apuntes del estribillo, todo mezclado. El nuevo estribillo dará paso a salvajes estrofas donde el coro que oímos en el mencionado estribillo hará armonías, poderoso final con pesados riffs y coros. Un tema más soso y menos conseguido, pero que pone una rúbrica contundente.

Si te gusta el Hard Rock más melódico e intenso de los 80, grupos como Europe, Bon Jovi o Treat, este disco no te va a decepcionar, tiene una colección de himnos que ya quisieran muchos, que ya quisieran la mayoría, ideales para llenar estadios y corearlos en alto. Un grupo de mucha calidad que desgraciadamente no hace la música adecuada para vender, pero sí para nosotros, los fans del género. Extraordinarias composiciones, disfrutarás.


7 comentarios:

  1. A mi me encanta este album....no le pongo ningun "pero", para mi el trabajo es un todo....y cada cancion tiene su momento y su por qué.... mi preferida Gimme Your Love Tonight....razones muchisimas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocías este disco? Tiene mérito Sara, lo conocemos 4 mal contados jajaja. Discazo.

      Eliminar
  2. Lo escuche asi por casualidad....yo creo que era 2004....en unas vacaciones....me gusto y pregunte quien era....consegui una copia....y me quede enganchada de Gimme Your Love Tonight....y esta siempre viene conmigo en el MP3....soy asi de friki jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno conocer a alguien afín en gustos musicales. Yo soy más de KEEP THE FIRE BURNING jajaja

      Eliminar
  3. Hey master¡¡¡

    Hacía tiempo ;)

    Vengo del cine de ver Al filo del mañana de Tom Cruise. Menudo peliculón. A ver si sacas pronto la crítica que me apetece comentarte unas cositas.

    Salgo con un buen sabor de boca por no esperarmela así que no la tenía desde Oblivion... como lo borda Cruise en estas pelis.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coño cuánto me alegro!!! Tendré qu eir a verla ya... Pues contar lo que quieras! Tom Cruise es TOP, qué bien elige proyectos.

      Eliminar