sábado, 6 de diciembre de 2014

DE TURISMO POR BERLÍN

VIAJES









A ver, cómo empezamos….

Bien, te cuento, Berlín tiene una zona eminentemente turística, es muy fácil, y no te puedes perder nada de ella…

Sabes que la ciudad se la repartieron entre cuatro países, Inglaterra, Rusia, EEUU (cómo no) y Francia. En 1961 levantaron el muro para separar la zona soviética del resto. Y quedó la zona oriental y la zona occidental.

El recorrido turístico está cambiando constantemente de una zona a otra y está marcado casi siempre por la trayectoria del muro.

Tras esta breve introducción, ¡empieza el tour!

Yo comenzaría desde la Alexander Platz, la Alex como la llaman allí, la plaza en sí no tiene nada de especial, pero tiene una historia de la leche, mucha lucha y muchos muertos. Y está el hotel Park Inn, enorme y la caña por dentro (yo he dormido allí un par de veces y las habitaciones molan mucho, tienen las paredes del baño transparente, o la puerta de la ducha es la misma que la del baño, se mueve hacia los dos lados, curioso), si te toca una planta alta y hacia el lado no comunista, ves toda la ciudad y de noche resulta preciosa. Eso sí, es carillo.

También está el pirulo de la tele, también conocido como “pirulofen”, es broma, aquí puedes subir y en la bola de arriba hay un restaurante donde puedes desayunar, no especialmente caro, y la plataforma va girando lentamente y puedes ir viendo la ciudad mientras comes. Suele haber colas, pero depende de cuando lo pilles.

Vale, si te sitúas en la puerta del hotel hacia la plaza (la parte de atrás da a una calle que ya es zona comunista como bien indica el nombre de las calles, “Karl Marx Alle”, por ejemplo… y la reconocerás por los edificios de casas típicamente rusos, los llaman panelakis), a mano derecha tienes la Karl Liebknecht Strasse (este hombre, junto a Rosa Luxemburg, pertenecían al partido socialdemócrata alemán, después fundaron la liga espartaquista y más tarde el partido comunista alemán (KPD), se los cargaron a los dos durante la revolución en Berlín en 1919. Una pena). Ay, que me desvío… Esa calle empalma con la arteria principal de Berlín, la Under den Linden (Avenida Bajo los Tilos), es una calle larga larguísima y de ella parte casi todo.

Tienes dos opciones a partir de aquí:

1-      A mano derecha de la calle tienes el barrio judío, recomendable a tope, tienes que llegar hasta la estación de la S-Bahn (el metro por fuera, el U-Bahn es el metro normal). Hackescher Markt, bien puedes llegar por la Dirckenstrasse o por Spandauer strasse (hay más opciones pero para que no te líes mucho). La estación es súper chula, es roja y por la noche se ilumina. Bueno, la plaza de la estación está llenita de restaurantes, garitos, heladerías, cosas así… También hay una puerta de un garito que todo el mundo le hace fotos, que la fachada está cubierta de redondelitos plateados, muy de los ochenta, como aquello de la señorita pepis que unías con ganchitos… es pequeña pero a todo el mundo le llama la atención, por la noche brilla….  Y hay una tienda de Hip Hop con muchas gorras y ropa. Pero yo te recomiendo ir por el día para ver todo eso y comer en la callecita paralela a la estación, la calle se llama Grosenprasidentens strasse o algo parecido, al fondo de la  calle, justo detrás de la plaza, hay un restaurante italiano que se come que te mueres y no es caro, como aquí más o menos, es un descubrimiento… 

Ahora tienes a la izquierda del restaurante la Oranienburguer Strasse, la calle principal del barrio judío y de frente la Rosenthaler Strasse, tira por ésta y comienza el recorrido interesante, tienes que meterte en todos los patios que veas, hay algunos preciosos, son los patios de las casas judías y se comunican todos entre sí, o la mayoría, hay que verlos sin duda. Además, son patrimonio de la humanidad…



Acabas saliendo a la Sophienstrasse, la recorres, aquí pasa por el cementerio original judío, pero no se ve nada porque los judíos son muy respetuosos para eso y no lo tienen como algo turístico. Cuando llegas al final de la calle tuerces a la izquierda y tienes que salir a la Grosse Hamburguer Strasse, esta zona es… impactante, creo yo… Aquí vas a ver todo lo que ocurrió en la Noche de los Cristales Rotos. Fíjate en el suelo, está lleno de placas con los nombres de las familias que murieron. A mano derecha te vas a encontrar con la casa tiroteada, tienes que fijarte, pero la verás porque la gente hace fotos, es impresionante verla, tiene toda la fachada llena de tiros. Se te pone la piel de gallina. En la acera de enfrente está La Casa Olvidada, destruída con toda la gente dentro, no han vuelto a levantar el edificio, en su lugar han llenado las dos paredes de placas con los nombres de la gente que vivía allí.

En la misma acera de la casa tiroteada está la entrada del cementerio, y tiene un pequeño monumento que en seguida verás…  A mi me encanta este barrio, tiene tanta historia que contar que me impacta cada vez que voy  y te da una impresión terrible pensar que pasó todo aquello allí mismo… Pero creo que os va a encantar. ¡Ah! Y está la Sinagoga judía original, está hecha polvo, por eso construyeron la nueva que está en la Oranienburguer Strasse. Espectacular.

Ahora, si queréis tomar algo, tenéis que ir por la noche a la Oranienburguer Strasse, está lleno de garitos y terracitas, tiene un ambientazo en verano que flipas, incluso algunos de los patios por la noche son terrazas, yo he estado en alguno y te encuentras muy cómodo…
Por cierto, al final de esta calle hay como una especie de centro de arte callejero, es un edificio derruido después de la guerra, creo, que ocuparon artistas jóvenes y que lo han convertido en un centro “underground” de arte, hay exposiciones de fotos, de arte contemporáneo, hay grafitis, está muy muy curioso, se llama Hunsthaus Tacheles, esta es la página web si queréis echar un vistazo http://www.kunsthaus-tacheles.de/ Creo que merece la pena…

2-      La otra opción es en vez de ir a la parte de la derecha de la Alex, ir hacia la parte izquierda, todo lo contrario y entráis en el barrio prusiano o Barrio de San Nicolás, es chiquitito, para darse un paseíllo, pero merece la pena porque es muy bonito, como perderte en otro tiempo, también son patios y está lleno de terracitas y tiendas, y el borde del barrio va a dar al río… En una de las plazas está el oso original de Berlín (si no recuerdo mal Berlín significaba oso), una escultura metida entre barrotes para cuidarla, la placita donde ésta es la parte trasera de la iglesia, tenéis que bordear dicha iglesia porque tiene unas callecitas muy monas y hay coches de caballos y esas cosas. Busca un reloj que hay en una pared que es muy original. Hay una tienda de miniaturas… Me encanta, es como transportarte en el tiempo. Pero repito, es un paseo porque es muy pequeño, pero tomarte una cervecita o cervezota más bien, merece la pena.

Tienes que tirar por el parque del pirulí y cruzar la Rathausstrasse y después seguir la Judenstrasse, por aquí sales de cabeza al barrio, las calles son Stralauer Strasse, Parochialstrasse, Klosterstrasse, todas éstas son callecitas del barrio, para que os orientéis…

Aquí hay un restaurante, que lo reconoceréis porque tiene un pozo muy bonito en la puerta, donde se come bastante bien. Un codillo... ummmm. Detrás del barrio prusiano está el ayuntamiento de Berlín y por ahí tienes que ir para llegar a la East  Side Gallery.

Bueno, ahora cambiamos el tercio…

Si queréis desayunar de puta madre o como se diga eso, hay un lugar algo carillo pero que merece muuucho la pena. Volviendo a partir de la Alex, seguís la Karl Liebknecht Strasse recto y en la cera de la derecha pasáis por muchas tiendas en unos soportales, los pasáis y llegáis a un café llamado Balzac Café, hace esquina con un pasillo comercial y tiene terraza (pero cuidado con las avispas, Berlín tiene un problema con esto en verano). Se desayuna tanto dulce como salado y está todo buenísimo, palabrita. Y ponen unos zumos de naranja… Ummmm ¡¡¡¡que ricos!!!!

Por cierto, si queréis un plano de Berlín, en el pasillo comercial este hay una tienda de souvenirs grande que los tienen baratos, y la señora es súper simpática.

Después de desayunar, seguís recto y pasáis por una tienda oficial de los Ampleman, los famosos muñequitos de los semáforos, a partir de aquí ya los podéis ver, aunque no están en todos los semáforos, solo en la zona turista… Tenéis que daros una vuelta, es una tienda pequeñita pero hay de todo. Por cierto, en uno de los patios judíos, también hay una de éstas. Pasas también por un hotel muy lujoso, en el que yo tuve la suerte de ver a Nelson Mandela... Ya me puedo morir tranquila. Casi me caigo de culo, nos paró la policía a ambos lados de la entrada y empezaron a salir guardaespaldas y detrás la Merkel, Mandela y su señora esposa. Genial, ¡casi voy a darle un abrazo!

Vale, que me pierdo… Detrás de esto… ains… cruzas el tristemente famoso río Spree de Berlín y llegas a la Lustgarten, mi sitio favorito de la ciudad. Es la plaza de los deseos, lust en alemán significa deseo, anhelo… Aquí está la Berliner Dom o catedral de Berlín, preciosa, Si quieres entrar tienes que pagar, aviso. Pero lo que a mi me gusta es la plaza, pequeña pero bulliciosa, llena de gente tirada en el césped… De noche es espectacular, me encanta. 






Aunque tuve la suerte de verla a las 8 de la mañana sin un alma y es igual de bonita…

También está el Museo Egipcio, tienes que entrar sin duda, está la esfinge de Nefertiti. Es… no sé como describirla, siempre recordaré la cara de mi sobrina cuando la vió, es perfecta, preciosa, espectacular… Y también está el Libro de los Muertos, el auténtico, un trozo al menos porque yo he visto otra parte en el Louvre, pero mola un montón… Es muy bonito el museo. El puente que cruzas para llegar a la Lustgarten es famoso pero que me aspen si me acuerdo del nombre…

Por cierto, se me olvidaba, a la altura del hotel más o menos, en el parque de enfrente está la estatua de Marx y Engels, visita obligada ¡por favor!

Ahora, detrás del Museo Egipcio, está la conocidísima Isla de los Museos, y el más famoso y el que merece toda la pena del mundo entrar, por favor te lo pido, es el Pergamun Museum. ¡Es la HOSTIA! Está el Altar de Pérgamo, La Puerta del Mercado, La Estela de los Guerreros, mogollón de arte etrusco, esculturas, cuadros…. Y ¡la Puerta De Ishtar! Impresionante, alucinante, preciosa, impactante, todo junto y más, no os podéis ir de Berlín sin verla, please.

En fin, que me emociono… A partir de la Lustgarten ya comienza la Under den Linden y la segunda parte del tour. Vuelves a cruzar el río, porque se bifurca y la Lustgarten está en medio, como una isla (de ahí el nombre de Isla de los Museos, jejeje), y sigues recto (al otro lado del segundo puente ponen un mercadillo artesanal bastante chulo, date un paseíto que hay cosas muy bonitas, yo me compré varias y a cada cuál más original). Caminas unos minutos recto y llegas a la Universidad Humboldt de Berlín, a mano derecha, y enfrente está la Bebelplatz. Te cuento, antes de ir a la Bebel, sigue recto pasando la estatua del rey prusiano Maximiliano y en la acera de la derecha está la Biblioteca, entra a ver el patio que es muy bonito, están todas las paredes cubiertas de hiedra, lo que no sé es si la pillarás verde o no, pero de cualquier modo, es muy bonito.

Vuelve hacia atrás y cruza a la Bebelplatz, es otra parte de la universidad, y la plaza donde los nazis quemaron todos los libros, ¿recuerdas el libro  Fahrenheit 451? Está basado en esto. En el medio de la plaza hay una especie de ventanita en el suelo, es un monumento recordatorio a aquello, te asomas y ves estanterías vacías, donde deberían estar todos los libros. Antes había una escultura enorme que era un montón de libros apilados de Goethe, Descartes… pero ya no está.

Ah, seguro que está todavía un señor que vive en la plaza que está como una cabra, si le véis observarle que es digno de ver. Y hay un puesto de perritos calientes y comida para comer por la calle. Bueno, en un lado de la plaza veréis un edificio con una cúpula verde redonda enorme, es la catedral católica de Berlín. Tampoco ellos se libraron de la quema de libros, les obligaron a quemarlo todo.

Ahora os tenéis que meter por la calle de la iglesia que se llama Hedwigkirschgasse o algo similar (me vas a perdonar mi alemán…), salís a una calle grande que se llama Französische strasse, torcéis a la derecha y veréis una plaza grande con tres iglesias, otro de mis lugares favoritos de la ciudad. Es la Gendarmenmarkt Platz, es preciosa, tiene en el centro lo que era la iglesia alemana (ahora es el auditorio de música), y a la izquierda y a la derecha otras dos iglesias, una es italiana y otra francesa. Dejaron construir una a condición de que fuera idéntica a la otra, para que no destacaran por encima de la alemana. Veréis que efectivamente son iguales excepto por el lugar donde viven los curillas, que no me acuerdo como se llama eso… En la de la derecha de la alemana se puede entrar, está hueca, es gratis y tiene una exposición permanente de la historia de la ciudad. Yo he entrado un par de veces, es curioso pero nada del otro mundo. Esta plaza me encanta también y hay unas cuantas terracitas si queréis hacer una paradita. También hay un café típico berlinés.

Vale, pasáis esta plaza y tenéis que tirar por la calle de la derecha de la plaza llamada Charlottenstrasse, muy conocida, y llegáis a la calle Kronenstrasse, torcéis a la derecha y la primera calle que la cruza es la Friedrichstrasse, otra muy conocida, y torcéis a la izquierda y tiráis recto para llegar al Check Point Charlie. Uno de los 10 puntos de vigilancia y claro, cómo no, el yanki es el más famoso. Hay un tipo vestido de soldado haciéndose fotos con la peña, pero en realidad lo que más mola de aquello es la exposición de fotos que tienen puesta, te explica toda la historia del muro hasta que lo tiraron. Si puedes échale un vistazo, y ya empiezas a ver las placas en el suelo que te indican por donde pasaba el muro…

Una de las calles que están donde la exposición se llama Mauerstrasse (calle del muro, muy original). Entra y a unos metros verás una escultura de una bola del mundo grande con cosas pegadas. Mola, parece de plastilina, como de juguete.





Una vez visto esto, debes tirar por la Zimmerstrasse (zimmer es habitación, a saber por qué se llama así la calle) recto y verás que a mano derecha hay como un descampado con un globo que sube y baja contínuamente. Pásalo y verás que hay un edificio cuadrado y feo y enorme (antes era el cuartel general de Himler) que ahora es un ministerio, creo que el de hacienda. Pero lo interesante está justo enfrente, el solar que hay es lo que era la GESTAPO o conocida mundialmente como la Casa del Horror. Cuando entraron y la bombardearon los aliados, no volvieron a construir (curioso porque los berlineses tienen la extraña costumbre de derruir cualquier edificio que esté medianamente mal, ya sea un palacio con siglos de existencia, ya sea una escultura, y volverla a levantar tal cual. Ya verás que todo Berlín está en obras) y han hecho una topografía del terror permanente (ésta calle ya cambia, es Niederkichnerstrasse).

Es un poco triste pero te cuenta toda la historia de Hitler y compañía allí, incluso tienen grabaciones de los juicios de Nuremberg que puedes escuchar. Y lo más llamativo quizá, es que está rodeado del muro original, sin pinturas, ni grafitis, ni nada, está rodeado de una valla para que nadie pueda hacerle nada…

Por cierto, se me olvidaba decirte que vas a ver osos por toda la ciudad, cada cual más chulo, es el símbolo de Berlín y están por todas partes. Y cuidados, igualito que aquí...

Cuando ya hayas visto esto, sigues por la calle pero no vuelvas por donde has venido, sigues hacia delante y sales a la calle Stresemannstrasse, tuerce a la derecha y sube la calle, llegas a la Postdamer Platz. Bien, ésta plaza es una de las principales de Berlín, y en ella está el Sony Center, una especie de centro comercial. Debes verlo porque tiene un techo espectacular y está repletito de sitios para beber y comer, hay una cervecería grande donde se come mucha cantidad, típica comida alemana y normal de precio. En una esquina del centro verás que, extrañamente, han dejado parte del salón de té de la reina prusiana, está acristalado claro, pero se ve, es curioso. Si vas por la noche también merece la pena porque se ilumina todo el Sony y cambia el color de las luces constantemente. En esta plaza también está la reproducción de un semáforo original de Berlín, lo verás rápido porque está plantado en medio de la plaza. A mi me mola mucho el edificio enorme que hay al lado del Sony, toda la fachada de espejos, se llama Columbus. ¡Ah! Y está la estación Postdamer, una de las más antiguas, si no la que más, y muy importante. Y por supuesto, tienes trozos del muro original, justo por donde pasaba (verás todo el rato por el suelo la señal de por donde iba) y están todos pintados con grafitis, foto obligada, si te deja la gente…






Ahora tienes que seguir por la calle Ebertstrasse, una avenida grande (la continuación de por donde has llegado a la plaza) y seguir recto, pasas por un Starbuck, un Haagen Dazs, un Subway, todo ese tipo de sitios y sigues recto. Vas a ver que llegas a un parque enorme, el Tiergaten, pulmón de Berlín, es grandísimo, y justo enfrente está mi otro lugar favorito de Berlín, el Monumento a los Judíos. Es increíble, 2711 cubículos negros, diseñados a diferentes alturas y tamaños para que dé la sensación de pérdida del equilibrio y de la orientación, lo que sentían los judíos. El nivel del suelo también sube y baja constantemente para ayudar a crear este efecto. Evidentemente, tienes que entrar y atravesarlo, me encanta este sitio. Al otro lado hay unas escaleras que bajan a un museo subterráneo en honor a los judíos. Es muy triste, yo acabé llorando. Verás también unos soportales con tiendas y bares, busca una entrada entre ellos que da a unas escaleras a ver si la pillas abierta y puedes subir a una terraza desde donde se ve todo el monumento perfectamente y el parque enfrente, es chulísimo. Lo malo es que no siempre está abierta… Y encontrarás tiendas de souvenirs para los regalitos y esas cosas…





Una vez terminada la visita, sigues por la calle por la que has venido y como a un minuto está la Brandenburg Tor, o Puerta de Brandenburgo en cristiano. Bueno, qué decir, está vista hasta la saciedad, y está petadita de gente (si podéis ir a verla muy temprano, la ves sin gente y está preciosa). Yo la vi sin un alma igual que la catedral y el resto de la ciudad, porque la tuve que atravesar, una horita caminando sola y sin personas alrededor. Me encantó… Bueno, al lío, el lado por el que llegas da a la Avenida 17 de junio (en ésta fecha se produjo el primer levantamiento obrero de los berlineses, a los que se cargaron a mansalva grrrrrr…. Hoy es día de fiesta en la ciudad). Atraviesa el parque y verás al fondo el pirulo de la victoria (no era su sitio original, la construyó el Maximiliano prusiano en honor a la victoria en la guerra, pero Hitler la hizo suya y la plantó ahí para que se viera desde la Puerta…). Pasas por debajo de la Puerta y sales a la Plaza de París, llamada así porque ahí dieron "pal pelo" a los gabachos… muy irónicos ellos… En esta plaza están la mayoría de las embajadas. Y la calle que sale de la plaza es la Under den Linden, que lleva de nuevo a la catedral, Isla de los Museos, la Alex, etc… Yo cada vez que estoy allí, me imagino la plaza llena de nazis con el brazo en alto y las banderas con la esvástica y se me ponen los pelos de punta. Por la puerta pasaba el muro también…

Si bajas por la Avenida 17 de junio, en la acera de la derecha hay un monumento a los soldados rusos caídos y está construído, en parte, con los trozos de la GESTAPO, para darles en los morros. ¡ZAS en toda la boca! Muy original, me encanta…

Bueno, a la derecha de la Puerta está el Reichstag o parlamento alemán. Justo antes de llegar hay como una especie de monumento improvisado a las personas que murieron intentando cruzar el muro o cruzando el río hacia la parte occidental… Verás que hay cruces blancas y ramos de flores con las fotos de éstas personas. Impresiona un poco…



El Reischstag Aguantad la cola y subid por favor, es simplemente increíble… La cúpula está diseñada por Norman Foster y tiene un premio mundial de ecología, es un sistema para recoger el agua de la lluvia y convertirlo en calefacción en invierno y en refrigeración en verano. Una pasada. Y tiene vistas muy bonitas. También se ve el hemiciclo, donde se reúne el Busdestag o cuerpo parlamentario, pero se ve desde los arcos de seguridad, que tienes que pasar, claro.



Al otro lado de la ciudad, tienes que ir a ver la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, o como la llaman ellos La Muela, es una iglesia que bombardearon y está medio destrozada, y parece una muela picada, de ahí el nombre. Los berlineses tienen costumbre de ponerle mote a todo, hay un edificio en el Tiergarten al que llaman "la sonrisa de Kennedy", y otros cuantos motes de ese tipo. Es digna de ver, muy chula. Al lado han construído una nueva para comparar la altura y esas cosas, lo afea un poco pero sigue siendo muy chula, entra a verla que merece la pena… Por allí está también el zoo de Berlín por si quieres ver al osito Knut, también está el museo erótico al que va mogollón de gente, es muy conocido allí. Y está la calle de las compras, Zara, H&M, Nike, Adidas, etc… es la Friedrichstrasse. Hay una calle llamada Tauentzienstrasse, una de las grandes, que tiene el monumento a los Derechos Humanos, muy conocido también, desde ahí se puede sacar una foto muy bonita con la muela de fondo… Por cierto, hay una cámara webcam que está emitiendo constantemente imágenes en directo de la plaza de la muela, el enlace es http://www.kurfuerstendamm.de/berlin/webcam/ por si quieres echar un vistazo…




También tienes el Museo judío, está en la calle Lindenstrasse, es original, hay gente que no le gusta, hay gente que sí, a mi me moló mucho, pero también es muy triste. Tiene un árbol de madera donde cuelgas deseos que antes has escrito en un papelito que te dan en un mostrador, una idea muy bonita.

Y tienes la playa de Berlín, artificial evidentemente, pero tiene hamacas, sombrillas y hay mogollón de gente, de alguna manera se tienen que refrescar las criaturas…

Y tienes la opción de darte un pirulo por el Spree en barco, esto no te lo aconsejo, es un poco soporífero, la verdad. Pero para gusto, los colores….

¡Ah! Se me olvidaba, alquilan bicis por todos los lados, en Berlín todo el mundo va en bici, ya verás que no hay mucho tráfico, entre otras cosas también porque las calles son enormes. Y el transporte público es muy caro, creo que el billete de metro y autobús vale 2 euros con algo. Te sale mucho más barato un taxi. Yo te aconsejo encarecidamente que te patees la ciudad, que se puede hacer tranquilamente, o alquilar una bici.

Se me olvida algo muy muy muy importante, la conocida como East Side Gallery, es el trozo de muro más largo que queda y es donde están las pintadas más famosas, El Beso de Leónidas Breznev (jefe de estado soviético) y Erich Honecker (jefe de estado de La República Democrática Alemana), y verás pintadas que te suenan mogollón de anuncios de coches y cosas así... ¡¡¡Tienes que verlo!!! Está en la calle Mühlenstrasse y está pasado el barrio prusiano, a la izquierda de la Alex

También se me olvidó contarte que si sigues la Karl Marx Alle, llegas a una plaza que se llama Strausberger Platz, están los panelakis más famosos, son 4 y rodean la plaza y es una de las entradas de la ciudad, las llaman las puertas de Berlín, eran edificios obreros, pero cuando curraban bien y mucho los premiaban con pisos para una sola familia y mejores condiciones. Eran éstos, ahora les han lavado la cara y son chulos, a mi me gustan al menos... Esto lo puedes ver por curiosidad...

Si tenéis tiempo y oportunidad, deberíais ir a Potsdam, es un pueblo muy cerca de Berlín, y es muy muy chulo. Tiene el Palacio de Sannsaouci, donde se firmó el tratado de Potsdam (decidieron cómo poner en marcha Alemania después de la guerra y cómo administrar de nuevo el país, esas cosas) y el pueblo es muy bonito, para pateárselo. Supongo que saldrán trenes y autobuses con fluidez porque está bastante cerca de Berlín.

Y claro, también tenéis súper cerca de la ciudad el campo de concentración de Sachsenhausen. Bueno, lo del campo va en preferencias, yo a éste no he ido, pero si a Dachau y a Auschwitz, y creo que ya he tenido bastante...

Ve si te interesa al Stasi Museum, la sede de la policía secreta de Berlín, ¿recuerdas la peli de "La vida de los Otros"? Está en la calle Ruschestrasse, 103. Es el edificio 1 y pertenece al ministerio de Seguridad del estado. Muy interesante, creo yo. Por si te quieres dar un pirulo. Los horarios son de 9 de la mañana a 6 de la tarde, excepto los domingos que cierran.

¡Ah! Buscad como llegar a los búnkers, hay una empresa que hace visitas guiadas por todo el subsuelo de Berlín y se llama Berliner-unterwelten, la página web es http://berliner-unterwelten.de. Hay un museo que se llama Museo Store of Berlín que es diferente e interesante, incluso tienen la mesa del despacho de Hitler y el famoso Globo Terrestre (¿recuerdas la peli de Chaplin "El Gran Dictador" donde interpreta a Hitler y sale bailando con el globo en su despacho?). Está en la calle Kurfürstendamm 207-208 y la página web para los horarios y esas cosas es http://www.story-of-berlin.de . Por cierto, aquí te incluyen una visita a uno de los bunkers. Y si os apetece también podéis daros una vuelta en los coches típicos rusos, los Trabis, que inundaron la ciudad cuando estaban allí. Se pueden alquilar y darte un paseo por Berlín, ya los veréis, están por todas partes. Si no recuerdo mal, se pueden alquilar en donde estaba la GESTAPO. Lo que no sé es si los conducís vosotros o los conduce alguien y os da el paseo esa persona.

Bueno, este es el recorrido que yo he hecho muchas veces en las… no sé, unas cuantas veces que he estado en Berlín. Si vas, espero que te guste la ciudad tanto como a mi, es tan grande, tan llena de vida, tan cosmopolita, tan vangüardista… tan tan tan… ¡Te gustará, seguro!


 




@PILISINMAS


2 comentarios:

  1. Una ciudad bonita, mística y llena de historia en la que, desgraciadamente, perviven los ecos de la Segunda Guerra Mundial...

    ResponderEliminar
  2. Cierto, es un paseo por la Historia que ellos mismos no permiten que se olvide. Muchas gracias por leerme, espero que te haya gustado

    ResponderEliminar