viernes, 23 de octubre de 2015

PAUL STANLEY: Live To Win (2006)











No se ha prodigado mucho el mítico cantante de los imprescindibles Kiss en proyectos en solitario, tan solo dos álbumes.

De todos es conocida, o debería serlo, la trayectoria de Stanley en los Kiss, uno de los grupos más representativos e influyentes del Hard Rock, básico para el Glam Rock que se desarrollaría en los 80 gracias a una estética deslumbrante con sus maquillajes y parafernalia escénica. Un referente absoluto.

Aquí tenemos su segundo y último trabajo hasta la fecha, con un Stanley desnudo y sin maquillaje, pero muy inspirado.

El primero fue, nada más y nada menos, que en 1978, y muchos le consideran un disco de la banda, ya que fue un proyecto revolucionario en el que todos los miembros del grupo sacaron álbum en solitario al mismo tiempo. Kiss siempre a la vanguardia.

Este, de 2006, es un disco que entroncaría con la versión más melódica de los Kiss. En realidad es un disco mucho más melódico que los del grupo.



Muy cohesionado, suena moderno, actual, muy de su época, para el que ha contado con Desmond Child y Andreas Carlsson. Un disco que integra muy bien el Hard melódico con el Modern Rock que estuvo en boga esos años, con los Simple Plan como punta de lanza. Un trabajo que podría relacionarse con los últimos de Loverboy, como el excelente "Just Getting Started" (2007) o incluso el “Have a nice day” (2005) de Bon Jovi.

Un disco tremendamente fresco y equilibrando entre el Hard Rock clásico y con melodía de los Kiss y las nuevas tendencias.

Y es que hay un poco de todo, una producción muy moderna, temas en la onda del Modern Rock pasados por estilo de Desmond Child y el propio Stanley, algún himno ochentero de estadio que nos remite al Hard melódico y el estilo Kiss clásico, medios tiempos y algún tema lento… Un disco bastante luminoso en sus melodías.


El genio Desmond Child aparece en la composición de 5 temas.

Es un trabajo intenso, muy consistente, pero que no evita la diversión en esos guiños ochenteros ni en esas melodías alegres, pero nunca frívolas ni ligeras. Tiene especial mérito, porque el disco sólo dura poco más de media hora, un álbum muy corto, pero resultando, evidentemente, ágil. Nunca parece falto de elaboración, simple o superficial.

Canciones que exceden en poco los tres minutos y sólo una que llega a los 4.


Es un extraordinario trabajo, una joyita que mereció mucha más repercusión y suerte, y más siendo de quién es, el líder de la banda de Hard Rock con más merchandising de la tierra, posiblemente.

Me fascina la voz de Paul Stanley, su tono grave y lo bien que pronuncia cada palabra de cada estrofa.

Paul Stanley a las voces y la guitarra de acompañamiento; en las guitarras tenemos a gente como Corky James (que también toca el bajo), Brad Fernquist, John 5, el gran Tommy Denander e incluso Andreas Carlsson; en los teclados Greg Kurstin, Zac Rae, Harry Somerdahl y Russ Irwin; en el bajo Sean Harley y Bruce Kulick (ex Kiss y hermano del guitarrista Bob Kulick, también miembro de Kiss); la batería es para Victor Indrizzo, y en los coros encontramos a  CC White y John Shanks (productor, por ejemplo, de los últimos trabajos de Bon Jovi).



-Live To Win: Potente comienzo por todo lo alto con un sonido moderno y poderoso que va tornando algo más oscuro con la entrada de la voz de Stanley. Una melodía de guitarra y una batería entrecortada marcan el fresco inicio. Las primeras estrofas, también guitarreras y en tono hardrockero, dan paso al puente, intenso y breve, que acelera la melodía y recupera la base inicial hasta el estribillo, mucho más intenso y agresivo, espléndido en su melodía y energía por todo lo alto, beneficiado por un acertado y melódico acompañamiento de fondo. En el nuevo paso por las estrofas tendremos sutiles nuevos matices antes de reiniciar el camino por el puente y el estribillo. Stanley se luce en el final del puente y el arranque del estribillo. A la salida del segundo estribillo habrá una intensa y rítmica estrofa alternativa de arreglos modernos, pero muy bien integrados en un conjunto donde la producción es actual. Solo de guitarra con distorsión y wah wah acertado sobre la base inicial. Estribillo y repetición de la estrofa alternativa para finalizar un tema muy potente y vital, bastante enraizado con el Modern Rock y las nuevas tendencias sin dejar de ser hardrockero. Un final muy rítmico. Un tema made in Desmond Child.

-Lift: Guitarra sin apenas distorsión ni amplificación que queda sepultada por un sencillo ritmo y una pesada batería. Otro de los grandes temas del disco, otro de los temas con Desmond Child en la composición y el más largo del álbum. Estrofas oscuras, base de ritmo latente con arranques esporádicos, magnífico puente, muy en la onda de las nuevas tendencias de la época, con el Nu Metal melódico, el Modern y el Rock alternativo guiñando del Hard melódico. El estribillo es precioso, cadencioso, potente y épico, manteniendo las constantes de las influencias mencionadas. Base hardrockera, melodía suave y matices alternativos y modernos. Una amalgama sensacionalmente conseguida. Repetimos estructura hasta pasar el estribillo y sumergirnos en una estrofa alternativa, estructura clásica. Puente y estribillo de nuevo con matices de producción muy modernillos y un acompañamiento lírico y sinfónico de fondo, aviolinado, muy preciosista, y que da un acabado sensacional. Batería arrítmica. El estribillo se alarga con una nueva estrofa para redondear un auténtico temazo que se desvanece con la percusión. Una joyita.

-Wake Up Screamig: Sonido de producción típicamente moderna con distorsión. Caja de ritmos y unas primeras estrofas de puro Rock alternativo, pero muy melódicas. Stanley sube el tono para el puente, que es soberbio, pasaría por ser el estribillo de cualquier tema, hasta llegar al verdadero estribillo donde todo el poder rockero aparecerá de manera épica, especialmente por la línea vocal de Stanley. Un tema que pasa por distintas influencias y tonalidades, de un medio tiempo con tintes alternativos a un Modern Rock vigoroso. Se repite todo hasta llegar a una fase instrumental con mucha distorsión, dando la mano al estilo alternativo de nuevo. Solo de guitarra breve y con algo de distorsión. Estrofa alternativa. Parón con producción ensordecida y arranque con el estribillo para despedirnos. Otro estupendo tema, variado y con el sello de Desmond Child.


-Everytime I See You Around: Acústica e inicio de balada con la voz principal en las primeras estrofas. Un precioso medio tiempo. Delicioso puente e intenso y desgarrado estribillo, buscando los agudos y con mucho feeling. Un tema muy en la línea de los medios tiempos de los Bon Jovi del “Have A Nice Day”, por ejemplo. Un estribillo que coge ritmo en su segunda parte. Tras repetir la estructura llegamos sin pausa a una estrofa alternativa y ligera, muy melódica, como introducción a un sencillo solo de guitarra. El tono sube en las nuevas estrofas, pero sólo momentáneamente, ya que habrá un bajón para desgranar de forma juguetona otra estrofa y arrancar definitivamente hacia el clímax con el estribillo y la base con sintetizador aviolinado embelleciéndolo todo. Un tema muy bonito y acertado. Otra canción encantadora.

-Bulletproof: Insinuante Hard Rock que adquiere matices Modern. Primeras estrofas agresivas pero sin romper, lo mismo que el puente que aumenta ligeramente la intensidad. Estribillo de puro Hard Rock melódico ochentero, de los temas que más entroncan con los Kiss clásicos y los 80. Un tema de estribillo largo, como todos los del disco, y en dos tandas con buenos coros femeninos. Reiteración de la estructura por las suaves estrofas, el rítmico puente y el hardrockero estribillo. Buen solo de guitarra y excelente clímax desde la parte vocal y sus variantes, con el estribillo por todo lo alto. Pura diversión ochentera. Gran tema.

-All About You: Batería entrecortada e inicio rockero con distorsiones. Primera estrofa con suave y vacilón acompañamiento con más distorsiones. La intensidad sube por el puente hasta llegar a otro sensacional estribillo de puro Hard Rock ochentero. Otro tema que recuerda a los Kiss. Diversión y energía. Volvemos a las estrofas, el puente y el estribillo que nos sacia por segunda vez. Solo de guitarra con batería arrítmica de potencia rockera, estrofa alternativa y muy potente para llegar al estribillo del clímax. Ideal para saltar en estadios. Otro tema con Desmond Child en la composición.

-Second To None: Precioso tema lento. Delicadas estrofas iniciales con acústicas y la voz de Stanley, puente que dobla voces y embellece dichas estrofas, y genial y luminoso estribillo. Una bonita balada ligera que coquetea con el medio tiempo. La entrada de los coros es espléndida durante todo el tema. El piano rellena todos los huecos de una manera brillante y sutil. Los sintetizadores enriquecen la melodía en el estribillo, especialmente en su segunda aparición y en la estrofa alternativa que le sigue. Solo de guitarra melódico y sin complicaciones. Final del estribillo enlazando con un parón que recita el inicio del mismo estribillo y clímax a todo poder con Stanley forzando y buscando agudos. Mucho lirismo con el sintetizador decorando. Un tema muy agradable y bonito.

-It’s Not Me: Nuevo inicio con mucha producción y aliento Modern Rock, algo que se mantiene en las primeras estrofas. Gran puente buscando agudos. Tanto el puente como el estribillo nos remiten a los últimos Kiss. Un buen tema contundente aunque menos vistoso que los anteriores. Tras repetir estructura caemos en una estrofa alternativa algo más agresiva. Mucho arreglo en producción. Solo de guitarra sencillo y con variantes. Puente y estribillo para encarar el final. Un tema con energía, pero menos lucido. De los más sosos.

-Loving You Without You Now: La balada del disco. Un tema compuesto en solitario por Paul Stanley, que participa en la autoría de todos los temas del álbum. Progresión clásica con arranque en el final del puente para llevarnos a un soberbio estribillo, intenso y lleno de sentimiento. Matices en las nuevas estrofas y el puente, ligeras variantes que funcionan magníficamente para llevarnos de nuevo al primoroso estribillo. Estrofa alternativa y solo de guitarra, muy melódico y sencillo. Transición vocal e irrupción del estribillo para el clímax, que se dobla y sube en intensidad con un gran Stanley. Una delicia cortita, una canción muy bonita.




-Where Angels Dare: Último tema del álbum y último de los que tienen la participación de Desmond Child en la composición. Un tema muy Modern Rock. Batería rítmica y rockera que da entrada a las primeras estrofas con la voz de Stanley. Las transiciones rítmicas comparten protagonismo con las fases vocales. Puente y estribillo muy largo y conseguido. Grandes teclados acompañando el estribillo. Estribillo en dos fases, una más rápida y otra más medida. Buen uso de los coros. Volvemos a repetir estructura en este buen Rock melódico. Llegamos al puente y al estribillo, alegre, enérgico y vital, con esos teclados que son claves en el tono. De nuevo la aparición de los coros funciona a la perfección en el estribillo. Transición musical y breve detalle guitarrero, estribillo con la base de percusión y arranque para el clímax. Una magnífica conclusión.

Un estupendo trabajo el de Paul Stanley, que no deberíais perderos. Un disco directo, sencillo, conciso, fresco y muy agradable e inspirado del cantante de uno de los grupos indispensables en la historia del Hard Rock.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada