viernes, 4 de diciembre de 2015

CROWN OF THORNS: 21 Thorns (1995)











Debut de otro grupo apadrinado por Bon Jovi. La opera prima de Crown Of Thorns fue recibida con jolgorio crítico, incluso fue considerado el mejor disco de Hard Rock del año gracias a su frescura, talento melódico y sonido hardrockero original. Con la ayuda y colaboración de gente del talento de Paul Stanley (Kiss), Jim Vallance (Bryan Adams) o Beau Hill (Europe), que producen temas del álbum, el grupo liderado por Jean Beauvoir logra un disco soberbio que hará las delicias de todo amante al Hard Rock melódico.


Poco después Jon Bon Jovi invitó a la banda a que se sumase a una espectacular y memorable gira europea en la que Van Halen también estarían de teloneros, lo que les permitió tocar antes grandes audiencias y aumentó la popularidad del disco y el grupo. Gracias a todo esto este “21 Thorns” tuvo unas notables ventas y un merecido éxito.

El talento como cantante, músico, compositor y productor del bueno de Beauvoir es indiscutible, una trayectoria y un talento que le han llevado a compartir cartel con Tina Turner, The Eurythmics o a colaborar produciendo, escribiendo o tocando con gente de la talla de Kiss, The Ramones, John Waite, Glenn Hugues, Doro, Little Steven o Lionel Ritchie. Su voz negra es una auténtica joya, una originalidad para el Hard Rock que le da un sabor especial a sus composiciones y aumenta la calidad de sus melodías. Una voz muy personal que es una de las grandes virtudes y rasgos diferenciales del grupo.

Con todo, no es este debut lo que más me gusta de Crown Of Thorns, siento predilección por su segundo álbum, que además fue con el que les conocí, “Breakthrough” de 1996. Antes de estos discos el grupo había sacado algunos temas y maquetas (“Raw Thorns”, 1994), más un Ep (Extended Play, un disco de duración muy larga para ser un sencillo y muy corta para ser un álbum o Long Play), llamado “Hike it up” (1994).



Este “Breakthrough” tiene un sonido más desnudo, con guitarras más endurecidas y distorsionadas y una producción más moderna, más acorde con los nuevos tiempos donde el Grunge lideraba el mundo del Rock… desgraciadamente. Un disco que también tiene de todo pero donde las melodías son aún más maduras. La calidez de la voz de Beauvoir deslumbra en los excepcionales temas lentos y medios tiempos que tiene el disco, así como desgarra en los duros. Un disco compacto, muy completo y maduro que daba un giro en su sonido perfecto y adecuado sin perder ni una sola de las cualidades de su debut, la frescura y la melodía.


Los discos posteriores del grupo si bien han bajo algo el nivel siempre dejan momentos de notable calidad, no decepcionan. Alguno tiene muchos defensores como “Lost Cathedral” (1998), su tercer álbum, o “Faith” (2008), el último hasta la fecha. “Karma” (2002) y, sobre todo, “Destination Unknown” (2000) son los peor valorados, los más flojos.

Jean Beauvoir ha compaginado su labor en Crown Of Thorns con trabajos en solitario u otros proyectos como Voodoo X. Ahora parece más dedicado a las tareas de producción y cosas por el estilo, aunque seguro que vuelve a deleitarnos con nuevos trabajos de calidad.


21 Thorns” ofrece frescura, incluso en los temas menos inspirados, en la sensación global del disco, con variedad de ritmos y detalles. Es alegre, luminoso, vistoso, con un ocasional tono épico muy distintivo en muchos estribillos y con momentos deslumbrantes, sacando partido a todo, dejando buen sabor de boca con una gran cantidad de recurso en los temas más flojos. Un disco que satisface en cada tema y transmite positividad en cada momento. Melodía, sentimiento, luminosidad, frescura, intensidad, diversión, alegría… ingredientes que van cayendo a lo largo del disco, en muchas ocasiones juntos.


Jean Beauvoir a las voces, al piano, los teclados y la guitarra rítmica; Tommy Lafferty en la guitarra principal; Michael Paige al bajo y Hawk Lopez en la batería.





Disco 1.

-Crown Of Thorns: La frescura y positividad de la que hace gala el grupo tiene el perfecto ejemplo en este tema inicial. Un tema luminoso repleto de Rock alegre y grandes detalles, pero que no por ello pierde un ápice de intensidad o sentimiento, en parte gracias a la voz de Jean Beauvoir. Una melódica guitarra marca el inicio y un riff suave y armónico acompaña a la guitarra solista que presenta la canción. Estrofas de aire moderno en su acompañamiento rítmico, majestuoso puente, intenso, y estribillo acertadísimo, alegre, vitalista y positivo. Guitarra que acompaña, sin marcar un riff. Transición guitarrera para las nuevas estrofas, con gran sabor en la voz de Beauvoir. El puente es excepcional y el estribillo muy bueno, este segundo se alarga más y Beauvoir le pone más fuerza e intensidad si cabe. Paso al solo de guitarra, muy hardrockero, que juega con la melodía que la propia eléctrica marca desde el inicio. En el estribillo final se suman coros para redondearlo, haciéndose armonías vocales con la voz principal, de esos recursos y elementos que el grupo añade y son la clave para la frescura que poseen. Un perfecto inicio.

-Hike It Up: Una ruidosa entrada guitarrera solista nos introduce en un nuevo tema rockero. El riff divertido y los ritmos alegres nos van llevando por las estrofas levantando el ánimo. Un tema muy positivo y motivador. El luminoso estribillo con los coros recitando el título del tema con apuntes de Beauvoir nos lo definen por completo, una melodía muy vacilona. La percusión acompañando a la perfección las inflexiones de la voz durante las estrofas, dotando de frescura al tema. Hay una esencia funky en la canción. De nuevo regresan los coros en el estribillo que dan paso a un solo de guitarra que se recrea en punteos y algún juego de vibrato. Sin ser un tema que deslumbre, es tan sabroso, tan fresco y tan pegadizo que debes rendirte a él. Los coros y el estribillo vuelven, con un leve acompañamiento de guitarra para ir subiendo poco a poco con la irrupción de la batería. El estribillo y los coros que cantan el título del tema se irán repitiendo hasta el final pero aumentando la intensidad, con variaciones de percusión y la aparición de la guitarra solista dando punteos. Un tema muy simpático que tiene en ciertos matices su aliciente.


-Dying For Love: El mejor tema del álbum, un himno, mi tema favorito del disco. Una sensual guitarra solista, algo triste, llorosa, introduce de forma suave el tema que arranca con una potente batería poco después. Nuevamente una guitarra solista marca la melodía que seguirá el tema. Apuntes vocales de Beauvoir y primeras estrofas desgranándose. Sentimiento y melodía deshaciéndose en los oídos. La intensidad subiendo por el puente hasta llegar a un memorable estribillo, de los que hacen época, largo, intenso, elaborado y con un sentimiento desbordado. Puro Rock melódico. Las estrofas regresan, más poderosas aún con un majestuoso Beauvoir que nos lleva de inmediato al puente y al estribillo de nuevo. Un himno inolvidable en toda regla. El solo, melódico, pausa la línea vocal, un solo sencillo que cambia de ritmo para marcarse un riff y punteos varios. Entramos en el estribillo que finalizará el tema, más intenso, con la guitarra haciendo armonías y Beauvoir improvisando en una orgía de placer musical. Un final inmejorable. La guitarra llevará la melodía mientras Beauvoir improvisa, además de marcarse un excelente solo que intensifica las armonías. Un final de excepción para un tema perfecto.



-No You Don’t: Contundente inicio donde batería y riff inundan los altavoces. La voz de Beauvoir es agresiva y la potencia hardrockera latente, esperando estallar de un momento a otro con una guitarra repetitiva y lista para explotar mientras las primeras estrofas se van sucediendo. Esto sucede con el puente, que lleva a un estribillo donde el coro recita el título del tema al que contesta Beauvoir, un estribillo con fuerza, agresivo. Volvemos al estado latente para escuchar las nuevas estrofas, un tema nervioso, con la percusión inquieta, como la guitarra. Nuevo arranque para el puente y el estribillo con una batería y una guitarra que cabalgan pesadamente. La guitarra se hace más ligera en su acompañamiento solitario a la que se unen unas frescas acústicas, otro detalle de la viveza del grupo. Una parte instrumental muy interesante y distinta. Un solo con distorsión de guitarra eléctrica redondea este acompañamiento. Un buen solo. La reanudación con el estribillo es estupenda, con un Beauvoir pletórico y gustándose. La guitarra deja buenos y duros riffs de acompañamiento para despedirnos. Otro tema donde la frescura es la gran virtud, aunque no resulte memorable en sus elementos.

-Standing On The Corner For You: Baladón. La balada del disco. El piano toma las riendas en esta ocasión. La voz de Beauvoir va definiendo la preciosa melodía, realmente exquisita con ese timbre tan particular. Batería y eléctrica sutil aparecen en el puente, brillante, para desgarrarse en el estribillo, que tiene aportaciones geniales de los coros en los momentos precisos. Una balada clásica realmente bella. El piano solitario regresa para las nuevas estrofas, Beauvoir modula a la perfección y la batería y la guitarra entrarán antes del puente, para no abandonarnos durante éste y el estribillo. Una balada perfectamente elaborada, bonita de principio a fin. Los coros aparecen en el puente con gran presencia. El estribillo se derrama en sentimiento gracias a la voz de Beauvoir y la gran composición melódica. Solo sencillo y sensible de guitarra. Retomamos el estribillo para encaminarnos hacia el final, donde todo se vuelve más intenso y da rienda suelta al sentimiento. Beauvoir más emotivo que nunca, forzando y gustándose en el estribillo. Una gozada auténtica, un gran final para un bellísimo tema.



-The Healer: Una frenética caja dispara el tema de ritmos vivos y energía desbordada. Una guitarra solista vuelve a marcar la melodía mientras el tema avanza a todo tren. Beauvoir entra con ganas en las estrofas. Estrofas poderosas y muy rockeras, uno de los temas más enérgicos, con duras guitarras y una base potente. El estribillo goza de varoniles coros y un tono épico en su conclusión, un estribillo largo y muy conseguido. Uno de los grandes temas del álbum. Sin que la fuerza cese volvemos a las estrofas con la voz principal cada vez más descarada y salvaje. El puente avanza la melodía a la que se entregará el tema en el estribillo, del que volvemos a disfrutar con apuntes de guitarra ocasionales. El ritmo no cesa, no para, y se adentra en una estrofa de melodía variada y una parte instrumental impetuosa y exaltada con un gran solo de guitarra. Una parte muy bien llevada y fresca. Saldremos de ella como entramos, con otra estrofa que varía el tono y nos mete de lleno en el estribillo de nuevo. Un estribillo de diálogos entre coros rudos y voz principal, coros que repiten las líneas de la voz principal. Épico, vitalista y vigoroso tema para saltar y motivarse. Un temazo que acaba en orgía instrumental. Un trallazo.



-Winterland: Acústicas tensas y expectantes con una percusión de platos crean la atmósfera. Las primeras estrofas, con una melodía difusa, se van haciendo paso hasta la irrupción de la guitarra y la batería. Definido el riff, la batería arrítmica se va centrando. La voz de Beauvoir encauza el tema en las estrofas siguientes con una excelente progresión melódica que del puente desemboca en un sencillo estribillo, que se limita a cantar el título del tema de forma épica e intensa. De vuelta a las estrofas, aparecen coros ocasiones enriqueciéndolas y dotándolas de gran frescura y sentimiento. La magnífica progresión nos vuelve a llevar al guitarrero estribillo. Una estrofa de melodía alternativa nos introduce en el solo de guitarra, sencillo y efectivo, para retornar al estribillo. Un estribillo donde la guitarra solista es vital, convirtiendo el clímax final en una orgía de improvisación con base en dicho estribillo. Un buen tema que con elementos nada complejos funciona a la perfección.

-Secret Jesus: Deliciosa melodía la de esta canción, especialmente en el estribillo con modulaciones e inflexiones de un gusto exquisito. Es el tema más corto del disco, directo al mentón melódico. Contundencia inicial, punteos varios y Beauvoir tomando el control. Rockeras estrofas de Rock melódico en el estilo entre seco y fluido del grupo ejemplificado en la voz de su líder. Llegamos casi sin querer al estribillo que, como mencioné, es una delicia, especialmente por la incorporación de los coros al recitarse el título del tema. Transición guitarrera y nuevo paso por las estrofas. El estribillo no tarda en retornar para nuestro placer, con esos coros con mucha producción. Otra transición rockera y estrofa transitoria de melodía variada para la entrada del solo, muy distorsionado. El final será en exclusiva para el estribillo, que en la voz de Beauvoir se irá haciendo cada vez más intenso y que quedará rubricado con la guitarra y el riff.  Directo y eficaz.

-House Of Love: Riff tradicional sobre el que la guitarra solista deja unos punteos con mucho sabor. Esencia blusera y de Rythm & Blues en el tema. El puente adquiere una melodía realmente conseguida que se acaba sublimando en un estribillo grandioso. Estribillo largo y elaborado manejando su fresca y pegadiza melodía de forma magistral. Para contrastar el melódico estribillo tenemos las rockeras estrofas con un riff clásico y aportes de guitarra solista. Repetimos estribillo donde la guitarra solista no pierde protagonismo. Hay cierta esencia góspel en algunos momentos del álbum, en ese tono luminoso y alegre que tiene el mismo. En la estrofa de melodía variada que da entrada el solo tenemos un sutil ejemplo. Muy buen solo de guitarra, rockero y eficaz. Parón y arranque con un gran bajo y la llegada del imprescindible estribillo. La guitarra deja grandes apuntes haciendo la armonía con el ejemplar estribillo. Uno de los mejores temas del disco, de mis preferidos.





-Are You Ready?: Un tema curioso, ejemplo perfecto de la mencionada frescura y variedad del grupo en un tema soso, quizá el más flojo del disco. Ritmos discotequeros, poperos, riffs rockeros, la voz de Beauvoir acompasando las estrofas... Estribillo repetitivo con muchos coros y toques raperos, que también se llevan a las estrofas. El caso es que el tema no funciona mal. El retorno al estribillo deja más detalles guitarreros e improvisaciones vocales. Solo de guitarra brillante y episódico entre riffs. Parón y reactivación con la voz de Beauvoir para una parte final de pura jam sesión, más guitarras e improvisaciones vocales con base en el estribillo. Buenos detalles de percusión. El tema que menos me gusta.



-‘Til The End: La otra balada del disco, otro baladón. La guitarra define cristalinamente la melodía, exquisita. La entrada vocal de Beauvoir no deja lugar a la duda, estamos ante una joya. Preciosa. Primeras estrofas delicadas y sensibles, perfectamente moduladas por la voz de Beauvoir. Teclados acompañando sutilmente. Eléctrica entrando en el puente y sublime estribillo para ponérselo a la novia y bajar sus defensas. Largo, delicado y con mucho sentimiento. Detalles preciosos de guitarra como transición al regreso de las estrofas. La progresión del tema es ejemplar: estrofas, puentes y estribillo son sensacionales. Tras el segundo estribillo llegamos al solo de guitarra, que también desprende sentimiento en su sencillez. Acústicas alzándose con el poder y estallido del estribillo que nos despedirá. Beauvoir haciéndose cada vez más intenso y forzando al máximo la exquisita sensibilidad de la melodía en el estribillo. La melodía y detalles vocales despiden el tema y el álbum de forma majestuosa, Otra joyita que rubrica el álbum de la mejor forma posible.










Disco 2.

Yo, que tengo la edición guay del disco, disfruto del segundo Cd que lo acompaña con este contenido.

-Are You Ready ’95: Algo más larga que la original. Ligeras variaciones en la percusión, que nos deleita en algunos momentos, sobre todo en la parte final, la de jam sesión, donde hay más improvisación y guitarra con un estupendo cambio de ritmo.


-Standing On You Corner For You, Hike It Up, Secret Jesus, Hang On Sugar, The Rain y Rock And Roll son temas en directo donde podemos comprobar cómo se las gasta el grupo. Otro regalo de esta edición.

-The Rain (demo): Coros a capela desgranando parte del estribillo y una eléctrica muy desnuda junto a la suave percusión introducen el tema. Primeras estrofas, sintetizador que sube el clima, puente y estribillo, poderoso, con grandes coros. Sabrosos juegos con el bajo y la guitarra en las transiciones y más estrofas notables. De nuevo de paso por el estribillo y solo de guitarra, notable. A la salida nos espera el estribillo de nuevo, donde Beauvoir nos deleita con grandes improvisaciones vocales con los coros apoyándole y una guitarra que se marca otro espectacular solo. Con armonías nos despedimos de este apreciable tema.



-I Won’t Wait (demo): Riff, bajo y batería como un trepidante tren rockero para el comienzo. Estrofas negras con sabor hasta que todo torna en una luminosa melodía con una larga estrofa donde la guitarra marca la dirección. El estribillo es aún más luminoso y buscando los agudos. Transición guitarrera y vuelta a las estrofas, con el dominante riff, que cederá su liderazgo al llegar la melodía del puente y el estribillo a una guitarra melódica. Solo de guitarra puramente hardrockero y algo psicodélico. Parte final para el estribillo, más intenso y con improvisaciones vocales. La melodía acompañará al tema a su conclusión. Muy agradable.

-Dirty Talk, Dirty Walk (demo): Otro riff clásico de inicio. Estrofas hardrockeras sin apenas percusión, armónicas y puro sabor. Estallamos en el estribillo donde todo el grupo acompaña. Piano y estrofas rockeras que son un puro deleite para los amantes del género. Esto es el sabor de lo auténtico. Más estribillo y solo de guitarra. Beauvoir se gusta en este tema, Rock fiestero y auténtico de sabor añejo. Armonías e improvisaciones se desbocan en la parte final. Un gusto.


Este debut de Crown Of Thorns es de lo mejor que ha grabado el grupo y deja constancia de la calidad y talento de su vocalista y líder, Jean Beauvoir. Un disco que inicia una trayectoria notable con abundancia de buenos discos y temas extraordinarios, una trayectoria ya larga, casi 20 años, que confiemos siga extendiéndose en el tiempo. Discos como este merecen todo el reconocimiento, el prestigio y los elogios que reciben. Éste los sigue recibiendo y no son gratuitos, es una auténtica maravilla.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada