domingo, 18 de septiembre de 2016

ROKBOX: Rokbox (1997)









Buen disco de AOR bastante clásico y elegante con arranques guitarreros potentes y rockeros Un disco que nunca alcanza la excelencia ni tiene temas arrebatadores, pero que siempre vuela a gran altura y con mucha calidad.

Es el proyecto de Marc Engeran y Randy Settoon, ambos compositores de los temas (Marc se ocupa más de la música y Randy de las letras), que lograron al final un contrato para grabar este álbum tras su éxito tocando por garitos de todo tipo, usando temas propios y no haciendo covers.

Fue Jim Odom, el guitarrista de LeRoux, el que se fijó en ellos. Con su inestimable ayuda lograron su objetivo y publicaron este proyecto debut. Un Odom que se ocupó además de la mezcla y otros muchos aspectos técnicos del álbum.

El disco tiene influencias aoreras clásicas, con los Journey como modelo principal, no en balde, Marc Engeran reconoce en Neal Schon a su principal influencia en la guitarra, entre otros muchos grandes guitarristas (Hendrix, Lukather, Page…). Styx y Tommy Shaw, así como los Beatles, Kiss, Led Zeppelin… son otras de las influencias del grupo, algunas reconocibles en los temas del álbum. También son reconocibles ciertos ademanes de Toto, aunque es Journey la más destacable de todas sus influencias.



El trabajo desprende elegancia y saber hacer, aunque nunca transmite genialidad ni verdadera emoción. Una factura más que aceptable y una estupenda ejecución hacen del disco un trabajo solvente. Los teclados de Settoon siempre llegan a tiempo, pero los solos de guitarra de Engeran son los que dan el punto de virtuosismo al disco. Lo mejor del trabajo.

La base de ritmos es notable, con un potente bajo y unos platos que sobresalen en la decoración de los temas.



Aunque introducen elementos de producción al inicio y final de algunos temas, sonidos de vinilos o CDs en reproducción, en consonancia con el nombre del grupo, son meros recursos simpáticos que no tienen continuidad en un álbum de sonido exquisito, clásico y limpio.

En “Going Nowhere” y “What’s The Reason” tienen el grueso conceptual del álbum, simbolizado en la portada del disco, mientras que “How Many Roses” es la canción predilecta de los autores. Too Young” y “Stop Waiting For The Moment” sonaron en las radios.

Engeran tocó buena parte de los instrumentos en varias de las canciones, aunque contaron con músicos de estudio para colaborar con ellos.

Marc Engeran es la voz y las guitarras principales, también maneja los teclados en algún tema; Randy Settoon los teclados y coros. Los colaboradores que aparecen en distintos temas son J.J. Engeran en la batería y la percusión, Bobby Levie al bajo, Jim Ricketts al bajo, Joey Starns a la batería.




-Going Nowhere: Electrónicos sonidos engañan antes de la irrupción rockera de la guitarra y la batería al más puro estilo Rock melódico. Un quejido de Marc Engeran y estrofas melódicas sucediéndose con un buen riff de fondo. Estupendo estribillo donde todo se hace aún más melódico, incluido el acompañamiento musical. Brillante juego de la batería a los platos y apuntes guitarreros. Segundo estribillo y transición con juegos de sintetizador y contundente base rítmica sosteniendo a la melodía de guitarra. Notable estrofa que antecede al nuevo estribillo. Fase final instrumental que acaba desembocando en un magnífico solo de guitarra de gran sentimiento. De los mejores temas del álbum, donde destaca el trabajo instrumental.

-Too Young: Perfecto equilibrio melódico con una guitarra protagonista y unos teclados perfectos sostenidos por una sencilla batería y un contundente bajo. Puro AOR. Así van cayendo las estrofas hasta llegar a un puente más intenso y un estribillo con frases a coro dialogando con la voz principal. Una estructura clásica que se repite hasta llegar a una estrofa de transición al solo de guitarra. Otro estupendo solo muy en la línea Schon. Los platos vuelven a jugar brillantemente. Estribillo con improvisaciones y quejidos vocales hasta la despedida con la guitarra emergiendo de nuevo gozosamente. Buen AOR clásico.

-Anytime: La voz principal se anticipa a todo para dar inicio a este suave tema de comienzo baladero que va progresando con la aparición de la caja para convertirse en un medio tiempo aorero. De nuevo destacan los platos en el estribillo a coro. Muy AOR. Estructura clásica con la suavidad retornando para las estrofas con una batería sutil, para luego subir en el puente y el estribillo. Estrofa de transición y corto solo de guitarra, de nuevo muy Schon con Journey. Final con armonías de coros, voz principal y guitarra. Correcto y efectivo tema AOR.

-It’s Time To Get Back: La guitarra ya forma una clara y sensacional melodía con suaves ritmos aoreros. Buenas estrofas iniciales, donde se incorporan coros y ecos, puente y estribillo efectivo a coro. Otra buena melodía que funciona a la perfección. Repetición de la estructura, donde vuelvo a destacar los ágiles platos, y estupendo solo de guitarra de Marc Engeran. Transitando por los mismos caminos llegamos al último estribillo, que se deja llevar con armonías vocales y guitarreras. Alegre y con un estupendo feeling este tema.

-How Many Roses: Otro comienzo puramente aorero, pero con ritmos algo más pesados. Melodías sutilmente definidas por la guitarra y los teclados. Bajo oscuro y potente. Estrofas desgranándose hasta llegar a un recio y largo estribillo de solemne cadencia. Un tema algo más duro sin dejar de ser aorero. Gran trabajo del Charlie y los platos en las estrofas con dejes bluseros ocasionales en la parte vocal. Melódicas estrofas que enganchan el segundo estribillo con una fase de transición con teclados y el solo de guitarra corto y melódico. El último tercio repite estructuras y el estribillo con el trepidante bajo y un segundo solo de guitarra igualmente melódico. Otro correcto tema.

-We Can Make It Last Forever: Un solitario piano comienza esta vez el tema, sumándose un sintetizador y una leve guitarra. Voz iniciando estrofas en esta balada sentida y aorera que cobra intensidad, sin perder melosidad, en el estribillo. Un tema nostálgico y dulce de largo estribillo. Apuntes de guitarra bluseros durante las estrofas las enriquecen, sin que las teclas dejen de sonar. Una bella cadencia e inflexiones durante la melodía del estribillo. Solo romántico de guitarra, corto y efectivo. La parte final cuenta con un mayor desgarro vocal, como es habitual, hasta que la melodía se va desvaneciendo. Una bonita y melosa balada.

-Out Of The Blue: Ritmos más vivos sobre el sonido de una multitud entregada, simulando un concierto. Guitarras entrando intermitentemente conforme avanzamos por las estrofas. Un aliento muy rockero. Estribillo correcto y pegadizo, sin ser demasiado llamativo. Guitarra sutil de fondo dibujando agudos en el nuevo paso hacia el estribillo. El estribillo vuelve a beneficiarse del constante golpeteo de platos, más rítmico aún. Un toque Journey se vuelve a apreciar, sobre todo en la estrofa de transición al solo de guitarra, que vuelve a ser bueno. La repetición de la estructura clásica nos lleva a un magnífico segundo solo de despedida, muy en la onda Schon, como de costumbre. Además está doblado. Un tema alegre y movido.

-Stop Waiting For The Moment: Los ritmos se calman pero no las melodías, que con los teclados y la predominante guitarra definen la de este nuevo tema. Riff y ritmos lentos para otro tema aorero en sus primeras estrofas. Coros doblando la voz principal en el puente y estribillo a coro recitado con fuerza. Correcto sin entusiasmos, como de costumbre. Tras repetir estrofas, puente y estribillo caemos en un nuevo solo de guitarra, corto. Una estructura clásica que vuelve a aparecer hasta encarar la parte final donde las guitarras resurgen para hacer armonías con buenos punteos. Otro tema que cumple sin problemas y sin entusiasmar.

-What’s The Reason: Otro efecto inicial llama a la rítmica percusión y al bajo. Un crescendo instrumental donde se van sumando uno a uno los instrumentos. Las teclas y la voz para las primeras estrofas. Puente aorero de melodía clásica y estribillo con coros recitando el título del tema. Hay un toque Toto mezclado con cierto tono Journey en la voz de Marc, que pretende recordar a Steve Perry. Estribillo en diálogo, coros con el título y respuesta de la voz principal. Tras el segundo estribillo, estrofa de transición y solo de guitarra. En la parte final el estribillo se va repitiendo hasta la llegada de un segundo solo, que se inserta en medio de otra vuelta al mismo. Tema convencional y algo soso.

-Patiently: Piano que limpia una bella melodía. Una balada que se deshace en la voz de Marc durante las primeras estrofas. Piano y voz. La batería y el resto del acompañamiento, con el bajo y la guitarra, surgen repentinamente para llamar a más estrofas. El tema cobra fuerza con el puente, largo, y el estribillo, también largo. Acortamos las estrofas para volver por el puente hacia el estribillo de nuevo. Transición con una melodía que deja lugar a la improvisación vocal, y solo de guitarra de buen sentimiento que nos acompañará, como las teclas, hasta el final. Es bonita, pero no logra emocionar.


Rokbox” factura un AOR de indudable elegancia y buena calidad, tiene clase y unos temas correctos, en algunos casos notables, pero nunca llegan a emocionar verdaderamente ni a entusiasmar. Sus temas se quedan a medio camino en la mayor parte de las ocasiones, a punto del estallido y la sublimación, pero sin rematar. En cualquier caso es una más que digna opción si te gusta el AOR clásico, elegante y cuidado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada