viernes, 17 de febrero de 2017

LA CHICA MÁS DURA

RELATO








Era la chica más dura que he conocido en mi vida. En todos los sentidos. Nadie osaba ni osaría meterse con ella, más les valía no hacerlo, y a mí me costó año y medio conquistarla.

Como buen engreído, siempre me he considerado el tipo más guapo allí donde iba, no en balde mi éxito con las chicas era indiscutible. No tenía que hacer nada, con estar me valía. Mi magnífico pelo rubio perfectamente peinado de manera informal, mis rasgados ojos azules, mi cara de facciones casi perfectas y mi actitud natural y ligera que parecía no darse cuenta de todas estas virtudes, las volvía locas… menos a ella. Guapo, bien peinado, educado, bueno en deportes… vamos, un seductor, ¿qué más quería esa chica? Además, el uniforme me sienta genial. Es incierto eso que dicen que a las chicas les gustan con uniforme, ella me ignoraba disciplinada y metódicamente. Que lo sepáis.

Esta chica, un año mayor que yo, me ignoraba como se ignora a esa gente que reparte poemas que no son suyos en el metro, lo que me ofuscaba en la misma medida que me motivaba. Su displicencia me desesperaba del mismo modo que me servía de acicate, me impulsaba hacia delante, a comportarme como nunca lo había hecho, a cambiar mi conducta pasiva y hacer denodados esfuerzos para llamar su atención. La dificultad me estimulaba.

Solté indirectas, solté directas, la seguía, la buscaba, me acercaba a ella cuando se quedaba sola, si estaba cerca hacía todo lo posible para que me dirigiera la mirada, me mostraba más histriónico y chillón que nunca… pero no había manera, no la pillaba ni en un renuncio. ¡Llegué a empujarla distraídamente para que reparara en mi presencia!, pero todo resultaba inútil.

Intenté acercarme a través de sus amigas, manipularlas vilmente para que le hablaran de mí, caerles simpático para propiciar un acercamiento sutil, natural, que no denotara la acuciante desesperación que me embargaba, pero eran todas unas bordes desalmadas.

Llegué a pensar que mi habitual pasividad ligona estaba perjudicándome, me veía torpe e inexperto ahora que debía tomar la iniciativa, pero lo peor es que, como bien aseguran los sabios, no podía quitármela de la cabeza con tanto rechazo. Se convirtió en la única chica que de verdad me perturbaba e importaba.

En mi triste soledad sólo podía pensar en su ondulante pelo negro, que veía mecerse cada mañana frente a mí, como una burla inconsciente y malsana, en sus grandes ojos marrones llenos de jovial vivacidad que siempre ponían su foco en un lugar alejado de mí.

Sus miradas frías, si es que me miraba, llenas de desprecio en muchas ocasiones, contenedoras de universos de crueldad femenina, me taladraban y mermaban mi ya deteriorada moral, una insoportable sensación que nunca había experimentado y que me llevó a zambullirme en una extraña tristeza que preocupaba a mis amigos, a los que no podía contar qué me ocurría por vergüenza. Sólo me quedaba el disimulo y que el pasar de los días no me azotara demasiado…

Lo bueno de la tristeza es que te lleva a una calma inspiradora en muchas ocasiones, y así se me ocurrió la idea que lo cambió todo. ¿Cómo no había caído antes?

Aproveché mi acercamiento a las sosas y amargadas de sus amigas para informarme de sus gustos, de sus preferencias, y la observé con más detenimiento, es decir, dejando a un lado el aspecto superficial de mi diario escrutinio a su figura. No hay nada como conocer bien a tu objetivo para aprovechar sus debilidades. Me fijé en su ropa, en los objetos que llevaba, los detalles que usaba para engalanarse, agucé el oído para recoger información de lo que hablaba con las personas a las que no ignoraba…

Tras semanas de dura investigación de campo me di por satisfecho con los datos recopilados, con lo que diseñé el plan perfecto que no podía fallar. Y no falló. Gracias a él conseguí mi primer beso.

Pedí a mis padres que me compraran una muñeca “Gorjuss”, la que estaba de moda, la mejor, de la que la escuché hablar, diciendo que era para el cumpleaños de una amiga que me gustaba. ¡Y accedieron!



La suerte estaba echada. Cuando la agarré por la coleta después de correr tras ella un rato y entregarle la muñeca, cayó rendida a mis encantos, no pudo evitarlo y me dio un inolvidable beso en la mejilla.


¡Qué duro es el amor para un niño de siete años en el patio de un colegio!


No hay comentarios:

Publicar un comentario