martes, 9 de mayo de 2017

BLADE RUNNER 2049 (Trailer)

TRAILER









Tocar el universo "Blade Runner", la mejor película de ciencia ficción de la historia, es un insulto, como ya lo fueron los continuos retoques del señor Scott con la absurda y torpe intención de convencernos de que Deckard es un replicante, aspecto tratado en profundidad en el extenso análisis que de la cinta original podéis leer en estas mismas páginas.

Dicho esto, y como uno es cinéfilo y analiza películas, no puedo taparme los ojos ante esta profanación e irreverencia, por lo que toca verla y tratarla con la mayor frialdad posible.

En esta tesitura hay que reconocer que el primer avance me resultó sencillamente magistral. Hacía tiempo que no veía un avance así, donde se sugería la atmósfera, el estilo, se enseñaban determinados puntos fuertes, como la aparición de Harrison Ford, y no se contaba nada de la historia, no se destripaba la película entera, como acostumbran buena parte de los trailers actuales.



Un estilo que me recordó a ese memorable tráiler de “Alien, el octavo pasajero” (1979), también de Ridley Scott, y que, posiblemente, es de los mejores que se han hecho nunca.

Este nuevo tráiler enseña algunos secretos más, pero mantiene la incertidumbre de por dónde irán los tiros, guardando sus secretos (si bien no es fácil destripar una cinta de la complejidad de "Blade Runner"), pero mostrando más detalles para el regocijo de los que esperan esta nueva entrega con ansia.




Hay ciertos aspectos que tocan la fibra de todo amante a esta obra cumbre de la cultura moderna que es “Blade Runner”. La inquietante presencia de Jared Leto, cegado, parece resucitar la figura del creador, pero que se haga hincapié en los ojos, no sólo en los cegados de Leto, sino con algún primer plano más sobre ellos que vemos en el tráiler, indica que se han empapado con cierto interés de los orígenes.

Esos naranjas, esos tonos cálidos, ocres, que contrastan con la frialdad de los azules y la nocturnidad urbana y ecléctica que tanto marcó a toda la estética de la ciencia ficción posterior, son pequeños detalles que destacan en el visionado de este avance. Una estética deslumbrante y muy reconocible. El tempo de los planos remite también a la cinta de Scott. De hecho, no se me ocurre un director más adecuado para acometer una remake, reboot o secuela de "Blade Runner" que Denis Villeneuve.

En Cinemelodic tenéis varios análisis de películas suyas donde dejo constancia de su maestría para la creación de atmósferas. Su estilo pausado y atmosférico, su facilidad para generar tensión y un clima desasosegante, parecen paridos por aquel Ridley Scott primigenio de “Alien” y “Blade Runner”, un esteticista que rezumaba tanto clasicismo como modernidad, y un pulso narrativo firme como una roca.

Villeneuve ha tenido un primer acercamiento a la ciencia ficción con su exitosa y reputada “La llegada” (2016), que fue un estupendo entrenamiento para acometer esta nueva “Blade Runner”. Allí se apreciaban esa capacidad para la atmósfera y el suspense con mínimos elementos, un pulso pausado y sugerente y un esteticismo deslumbrante.

En esa estética tenemos momentos que nos llevan a la reciente “Ghost in the Shell” (Rupert Sanders, 2017), con esos anuncios infográficos, pero claro, aquella mamó casi todo del “Blade Runner" del 82. En este sentido no debemos esperar algo novedoso, ni debemos quererlo. Por lo demás, tenemos las armas, los coches voladores, las paredes destrozadas en peleas, clubs nocturnos, neones, vestuarios, la lluvia, los anuncios gigantescos, un héroe con el rostro magullado… Parece que no pasan las décadas, ¿verdad?

Uno de los puntos fuertes de estos avances es la presencia del eterno Harrison Ford, que representará un rol secundario, aunque quizá clave si se insiste en presentarlo como un replicante, de forma que sería una especie de pionero, de llave para llegar a alguna respuesta. Sería la peor de las opciones y reincidir en el error que pretendía desarrollar Scott en sus continuas nuevas versiones de la obra maestra original, la buena, la perfecta, la de los productores de 1982. Una serie de replicantes inconscientes y caza replicantes, para una mayor competencia… Una chorrada supina.

Los planos anaranjados en esa entrada de Ryan Gosling buscando a Harrison Ford, remiten de alguna forma a la novela de Philip K. Dick. Entornos abandonados, deshilachados, semi derruidos, de un pasado casi olvidado.

Hay ciertos aspectos que crean cierta incomodidad, que podrían tentar a los responsables a limitarse a repetir la historia con una envoltura y dos o tres elementos distintos, correr a cubierto, mejor que exponerse con algo nuevo que los destroce…

Lo cierto es que una cosa u otra dan lo mismo, porque se está mancillando una obra única que no necesita ni añadidos ni secuelas ni remakes, porque es absolutamente incontestable.

Siguiendo con Ryan Gosling, he quedado francamente sorprendido. Su hierático rostro parece encajar como anillo al dedo en ese papel en los pocos planos que le vemos. No sé cómo irá la cosa, pero en el tráiler parece hecho a medida del personaje.

A Harrison Ford siempre da alegría verlo, aunque no parece estar como para convertirse en Indiana Jones de nuevo, como le veremos hacer. Por desgracia, el primero apesta a nueva versión de replicante que no sabe que lo es y el segundo a cadáver…

El punto que habrá derribado más muros y barreras escépticas es la endurecida, tensa y rítmica (incluso decadente) adaptación de la insuperable banda sonora de Vangelis, con los sintetizadores refulgiendo por todo lo alto.


El 6 de octubre está más cerca.






2 comentarios:

  1. A mi me gustó el trailer. Difícil estar a la altura de un mito, y más si les da por pastelear con lo de Deckard. Pero en fin. Muy de acuerdo con lo q explicas y con la sensación de ver a Harrison en ese papel. Expectante por el estreno, en cualquier caso.
    Ya nos expondrás tus siempre atinadas impresiones al respecto!!!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del clasismo, la sociedad por estratos, el orden, dará para reflexiones, pero claro... lo tienen chungo.

      Eliminar