jueves, 25 de agosto de 2011

Crítica: EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS (1989) -Última Parte-

PETER WEIR




Otro tema básico del cine de Weir es el de la amistad, todo lo que no tiene que ver con ella resulta castrador, limitativo. Neil se siente libre con sus amigos pero en cuento ve a su padre se muestra tenso y entrará en conflicto, siempre aparecerá para limitarle u obligarle, someterle. La familia y el colegio como entornos opresores.
En las cintas de Weir la amistad siempre resulta esencial para los protagonistas y a menudo conmovedora, los amigos en ”Galipolli”, el capitán y el médico de “Master and Commander”. La falsa amistad de Truman con el personaje interpretado por Noah Emmerich, el grupo de “Camino a la libertad”…


Aquí poco hace falta explicar en ese grupo que encuentra en sus momentos privados la mejor forma de ser ellos mismos. Una amistad que además jamás tiene que ver con nada erótico. Respeto y cariño mutuo sin fisuras y varonil.
Acto seguido vemos una de esas metáforas mencionadas que exponen el carácter gregario que se defiende en el colegio y que deben aceptar los alumnos, sometimiento a las normas a costa de la propia individualidad. Pájaros volando en manda todos juntos en libertad y alumnos bajando las escaleras en manada en un entorno cerrado, ambos grupos armando un gran barullo, por supuesto. Los dos en contrapicado además.
Clases de alto nivel y exigencia, disciplina casi amenazante y…Literatura con Keating. Aquí cambia todo en una de las memorables escenas con Robin Williams, brillantísimo e inolvidable en todas ellas. CARPE DIEM. “…No era el gigante mental que tienen ante ustedesCuando iba a la playa la gente solía tirarme libros de Byron a la cara”. Maravilloso.
El poder simbólico de la escena donde Keating ordena arrancar la página donde se pretende hacer de la poesía algo científico lo dice absolutamente todo, todo va encaminado hacia el mismo mensaje, sentir, usar el corazón y no sólo la cabeza, mensajes que van calando poco a poco en los alumnos y perfectamente retratado por Weir y el guión de Schulman.
El uso de la metáfora gráfica como modo de enseñanza, que emplea Keating, es otra idea magnífica de guión ya que estamos ante un profesor de literatura. Por eso disfrutamos tanto al ver a los alumnos encima de las mesas para “ver el mundo desde otro punto de vista”. Por eso nos emociona tanto también el final.

“…La poesía, la belleza, el romanticismo, el amor, son las cosas que nos mantienen vivos”, “Que tú estás aquí, que existe LA VIDA y la IDENTIDAD. Que prosigue el poderoso drama y que tú puedes contribuir con un verso”. “Sólo al soñar tenemos LIBERTAD, siempre fue así y siempre así será.”
La primera escena que dará lugar a la refundación de “El club de los poetas muertos” comienza con el grupo escabulléndose del colegio, sólo vemos sus sombras pasar por los lugares anteriormente tumultuosos del colegio, ese recinto de orden y disciplina. Sólo se ven sus sombras porque ya no volverán a ser iguales a los demás, son las sombras de lo que fueron, hasta perderse en la niebla, símbolo de la incursión en ese nuevo mundo que les ha mostrado Keating. Ese tránsito por el mundo natural, por el entorno de la naturaleza, les devolverá su individualidad al llegar a su destino. La naturaleza, como comenté, en perfecta sintonía con la individualidad del hombre, con su propio ser, con la libertad. Homenaje a Thoreau, un acérrimo defensor de la naturaleza además.
Las escenas de Robin Williams eran rodadas 3 veces generalmente, una con un tono normal, otra con un tono exagerado y otra más con uno intermedio. Weir siempre eligió las normales o intermedias salvo en una ocasión, en la escena donde explica a Shakespeare.

La escena donde Neil confiesa a Todd que se quiere dedicar al teatro es un ejercicio de virtuosismo de la dirección cinematográfica. Extraordinaria. Además muestra ese cambio antes mencionado, la libertad ya se introduce de forma nada disimulada en los muros del colegio.
Ese cambio se va mostrando con diferentes hechos además, la decisión de Neil de dedicarse al teatro, el impulso de Knox para intentar conquistar a Chris, que además tiene un plano de él en bicicleta embistiendo contra un grupo de pájaros posados que nos hace recordar a los planos de pájaros del inicio y su sentido… Todd y su poema.
La escena donde Todd debe leer en público, su terror escénico provocado por su timidez e inseguridad, identificó a muchísima gente para la que hablar en público era la más horrorosa de las pesadillas. La resolución de la misma es excelente, uno de los grandes momentos del film, y punto culminante para el personaje interpretado por Ethan Hawke. Un actor que ha tenido una carrera bastante sólida en la elección de papeles. Otro momento inolvidable.

Enlace doblado de la escena anterior (http://www.youtube.com/watch?v=ZUe5mFQt_Ag)



Peter Weir usa el círculo en varias ocasiones como elemento expresivo, el círculo a través del movimiento de la cámara. Con ellos se pretende resaltar la comunión de un grupo, aislamiento o vínculo perfecto. Escenas como cuando Neil le quita el poema a Todd y éste le persigue por la habitación con la cámara situada en el centro girando sobre sí misma, crea ese vínculo y camaradería entre ellos. A Todd le veremos, la noche anterior a tener que leer su poema, solo dando vueltas en círculo en su habitación, aislado y obsesionado con su miedo, círculos en soledad. En la mencionada escena del poema, emocionantísima, Keating gira junto a Todd tratando de aislarle del entorno de la clase y consiguiéndolo, creando un vínculo entre profesor y alumno y dotándole de la fortaleza necesaria. En las reuniones la forma de sentarse del grupo en círculo resalta esa camaradería y vínculo perfecto. En una de esas reuniones veremos al grupo sentado en círculo pero a Cameron sentado por encima rompiendo en cierto sentido esa armonía. Cameron por supuesto será el traidor al grupo.

Las escenas de los alumnos jugando al fútbol, un ejercicio de libertad absoluta, contrastan  con las de los mismos alumnos al principio de la película.
La escena donde Keating hace andar a sus alumnos por el patio para que entiendan la importancia de mantener las propias convicciones y personalidad es otro ejemplo del uso de la metáfora gráfica, visual. Por supuesto andarán en círculo en un principio.
Como mayor defecto de la película (mínimo), está el hecho de que esa brillantez en el empleo de las metáforas visuales se vea recalcada con un exceso de verbalización cuando ya quedaba claro, un ligero exceso de subrayado.
La relación de amistad entre Neil y Todd es una auténtica maravilla, la comprensión, el apoyo, la confianza, el poder mostrarse vulnerable, el mostrarse afectuoso con las debilidades del otro, hacen de esa amistad una de las más bellas vistas en el cine, algo para lo cual Weir es un maestro. Si Todd es un personaje conmovedor, Neil es el paradigma de la buena gente, un referente moral casi, que hará de la conclusión algo tremendo.

La gélidas imágenes en la escena del suicidio de Neil están perfectamente fotografiadas por el magnífico director de fotografía John Seale, que hace un trabajo maravilloso durante todo el metraje. La gelidez de la fotografía subraya el desolado estado de ánimo del protagonista. Lo mismo ocurre con el paisaje nevado y la reacción de Todd junto al resto de amigos.

Sobre Charlie se desarrolla la reflexión de la libertad sin sentido común o cabeza y los problemas que puede acarrear, un personaje realmente bueno, chulo pero fiel amigo de sus amigos hasta el final.

Todos traicionan a Keating ante la presión del colegio, pero sólo uno de ellos lo hace de corazón, Cameron. El resto mostrará sus verdaderos sentimientos y apoyo al profesor en el famoso final. Todos comandados por Todd, como no podía ser de otra manera, en una victoria íntima, personal, mínima ante el sistema que es el vencedor definitivo, pero una victoria que al ser íntima cumple su objetivo con respecto a las enseñanzas de Keating.
Destacar la música de Maurice Jarre.
Después de todo lo comentado lo cierto es que sólo resta por decir.
Oh Capitán, mi Capitán”.




Dedicada a Juanitoj


18 comentarios:

  1. Esta peli la ponían en mi cole del Opus. La edad impresionable y tal. Destacaría la paradoja de que siendo un éxito comercial seguramente constituye una de las cintas más amargas de Weir, siempre proclive a exponer cómo la realidad aplasta los idealismos.
    Excelente crítica y disección, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Ser uno mismo. La literatura como excusa para descubrir al individuo. Gran película y gran crítica, como siempre, sambo.

    ResponderEliminar
  3. Cierto Wsmith, y muchas gracias.

    Gracias Percival,suerte de cuando aún tenemos la capacidad de impresionarnos jajaja

    ResponderEliminar
  4. Lo que se encuentra Rústico al mirarse al espejo25 de agosto de 2011, 12:57

    Un par de cosillas, joven.
    Primero, que viendo título a título las pelis de Weir, tiene muy pocas malas, y unas cuantas excepcionales. Como bien dices, el Nene no está lo suficientemente bien reconocido.
    Y otra cosa. ¿Qué es eso que he leído en varias partes, de que es una película tramposa, de qué tiene truco? ¿Tal vez lo dirán porque parte de temas que son falsos directamente? Explícámelo please, aunque por lo que veo te parece una peli oompleta, sin artificios.
    Saludos derretidos.

    ResponderEliminar
  5. No se pq alguien puede decir q es tramposa, salvo q la ideologia antiprogre de alergia querido Rustico. Me gusta mucho, un director q sabe lo q cuenta, como contarlo y sin complejos, emitiva e inteligente. Imagno q l final sera cataligado de sensiblero, ami me parece un climax excepcional. Ufff q mal con los moviles...

    ResponderEliminar
  6. Saludos, MrSambo

    Llevo a tu blog siguiendo los consejos de un "amigo bloguero" común... y me encuentro una muy agradable sorpresa y unas críticas excelentes... Malditos Bastardos (no me cansaré de Tarantino), The Road (apocalíptica) y la que acompaña esta entrada, El Club de los Poetas Muertos.
    ¿Quién no se emocionó con el final y la despedida?
    Aún recuerdo la primera vez que la puso mi padre en el VHS... con aquellas reuniones nocturnas en la cueva y las imágenes de los jardines nevados que rodeaban la escuela... blancos de nieve.. y la música...
    Enorme película y preciosa disección.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Saludos Herep, me alegro de que te haya gustado. Grandes recuerdos de los VHS paternos sí señor. Veo que también tienes un blog, le echaremos un vistazo jejeje. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Cuando vi esta pelicula por primera vez, fue en el cine.Llore desconsoladamente.Es de esas pelis que emocionan.Quizas trasladada a nuestra epoca es un soplo de libertad,de luchar contra el sistema establecido.Quizas sin obtener premio alguno pero con la grata sensacion de saber que estas haciendo lo correcto.En estos tiempos tan relativistas, es una peli imprescindible.
    A cierta distancia le podria seguir"La sonrisa de mona lisa".
    Un beso.
    MartaPer.

    ResponderEliminar
  9. Hombre MartaPer como buena liberal y romántica no me extraña que te gustase la peli, no es tan buena como mi crítica pero no está mal jajajajaja

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Opino como tú que Weir es menos conocido que otros directores bastante peores que él y seguramente, como muy bien apuntas, que su cine sea de corte clásico y sin muchos alardes tiene algo que ver.
    En cuanto a la película después de tu gran crítica queda poco que comentar, decir que la vi en el cine cuando se estrenó y que me encantó (quizá influyó la edad como comentáis algunos), sea como sea guardo un gran recuerdo de ella.

    ResponderEliminar
  11. Una gozada de peli, y aquí estaré para reivindicar a Weir, uno de los grandes.

    ResponderEliminar
  12. Como bien dice Percival, el resumen de la peli es que la realidad aplasta los idealismos...pero viéndola uno quiere ser de los idealistas, de los aplastados.

    Una peli bien hecha, entretenida y que a mi me revuelve cada vez que la veo.

    La crítica, como siempre intachable.

    ResponderEliminar
  13. Gracias de nuevo, veo que te has animado a postear, ya era hora zanguango, además has elegido obras maestras. Lo grande de la peli además de todas las virtudes mencionadas es lo coherente que es con las ideas de su director, fondo y sensibilidad exprimidos al máximo.

    ResponderEliminar
  14. La Sabiduría de las Edades es algo que sería muy necesario en nuestras escuelas y en nuestros hogares. Educar es siempre una relación entre edades; pero éstas son algo más que un proceso biológico. Te invito a pensar y a sentir sobre ello en el siguiente vídeo: http://vimeo.com/36598783

    ResponderEliminar
  15. Gran ejercicio de análisis de una película increible, de factura impecable, con un trabajo actoral soberbio.
    Siempre que la veo, y eso es bastante a menudo, reflexiono sobre las mismas cosas, sobre el abandono de los padres hacia los hijos, declinan la oportunidad de educar y la dejan en manos de fríos profesores y en un entorno en exceso competitivo donde eres un apellido, unas calificaciones, un número.
    La escuela carente de lujos, casi espartana.
    La expectativas, desproporcionadas.
    Les veo en un mundo gris que no potencia en ellos la creatividad o el desarrollo de un criterio propio.
    y en este entorno llega un profesor que les cambia la vida, y es así porque no solo influye en el grupo de protagonistas,se aprecia en la escena final por como buscan dentro de ellos la valentía de romper las reglas, la osadía de desafiar lo establecido.
    Keating encuentra un grupo de jóvenes a los que no se les quiere enseñar a pensar de forma individual y les ayuda a lidiar con el miedo castrador y con el pensamiento gris y único.
    Podría seguir toda la noche pero como pincelada no está mal.
    Me ha encantado.

    Un beso
    Nur.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Nur, un placer verte por aquí. Muy acertado todo lo que comentas y estoy totalmente de acuerdo. Cuando quieras seguir ya sabes donde, aquí siempre es bien recibido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Ayer mismo vi la película y me encantó, pero tras leer el análisis creo que me gusta más... jajaja

    Sensacional, una película que hay que verla, y sobre todo escucharla con detenimiento. En las lecciones de Keating, en las relaciones entre los chicos...la película en si es una metáfora que hay que extraer como hacíamos de pequeños cuando buscábamos la moraleja de las fábulas infantiles.

    En un principio, el suicidio de Neil me dejó muy mala sensación, pero afortunadamente la película no termina así, sino con esa escena maravillosa con los chicos sobre la mesas...

    Sensacional la película en todos los aspectos. Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Yeaaah, es un peliculón None. Adoro a Peter Weir es uno de los directores actuales que más me gustan y además con un estilo realmente clásico.

    La muerte de Neil es muy impactante, te deja descolocado, pero se compensa.

    Un saludo crack.

    ResponderEliminar