lunes, 14 de mayo de 2012

Crítica: LOS VENGADORES (2012) -Parte 1/3-

JOSS WHEDON








Ya está aquí el ansiado proyecto sobre los superhéroes de Marvel tras los distintos episodios individuales, el clímax con el grupo de ”Los Vengadores” al completo. Un proyecto complejo y ambicioso que ha llegado a buen puerto y pretende seguir además. Tras las películas sobre Hulk, Iron Man, el Capitán América, Thor… llega la definitiva obra que se había ido gestando en estas anteriores, como todos sabréis Nick Fury siempre tenía una pequeña escena, a menudo en los títulos de crédito, que iba avisando de esta ansiada obra, incluso en “Iron Man 2” (Jon Favreau, 2010), tuvo bastante presencia.


Los Vengadores” tiene ciertas ventajas con respecto a sus predecesoras y la expectativa era máxima. ¿Estaría a la altura de las que más han gustado?, ¿sería una decepción o en cambio se daría el do de pecho y se crearía una obra que superaría a todas las demás? Parece que los fans han salido encantados y la cosa está más cercana a esta última opción que a cualquier otra, considerándose por muchos un referente ya del mundo de los superhéroes en el cine. Las ventajas mencionadas  son el desarrollo de los personajes en las anteriores películas, lo que ahorra ciertos aspectos en este sentido, y el contar con un gran número de superhéroes míticos a los que confrontar tanto verbal como físicamente. Estas ventajas lo son sobre el papel, pero luego hay que llevarlas a buen puerto.


Joss Whedon no se ha complicado y ha logrado una obra sólida que ha sacado gran partido a todos estos aspectos, haciendo las delicias de fans y no tan fans que disfrutarán seguro con los duelos, conflictos y alianzas de muchos de sus superhéroes favoritos, si es que los tienen.

Si bien es cierto que las reacciones positivas han sido tremendamente exageradas, quizá por las ganas que había de la película y por el logro de Whedon de sacar partido al material que tenía, con lo difícil que es satisfacer en muchas ocasiones a los fans del cómic, también lo es que el espectáculo es brillante y realmente entretenido, superando a sus predecesoras en el universo Marvel.



El hecho de que los episodios individuales desarrollen el carácter de los personajes es una gran ayuda para este proyecto, que nos los muestra ya como son sin necesidad de manejar un desarrollo dramático en cada uno de los casos, pero otro de los grandes aciertos de Whedon es que no renuncia a este aspecto y sigue manejando y contrastando caracteres en batallas dialécticas que nos dejan grandes momentos. Los personajes progresan y muestran su carácter al entrar en conflicto ya sea con otros superhéroes o con los villanos. En este aspecto cabe destacar, como no, al Tony Stark que encarna Robert Downey Jr., que nos deja los mejores diálogos, y poner en el debe al Thor que encarna Chris Hemsworth, un personaje al que Branagh sacó un gran partido, con sentido del humor, prepotencia, falta de humildad, chulería, así como en su adaptación a las costumbre de la Tierra, pero al que Whedon minimiza en casi todo, resultando especialmente insulso en la comparativa. Se intenta en alguna ocasión con algún chiste pero con poco éxito. Un personaje, Thor, con ciertos aspectos similares a Tony Stark.


El clasicismo acertado, aunque poco espectacular de “Capitán América: El primer vengador” (Joe Johnston, 2011), la ironía, cinismo y diversión en el magnífico inicio de la historia de “Iron Man” (Jon Favreau, 2008), la espectacularidad y exuberancia visual y narrativa del entretenidísimo “Thor” (Kenneth Branagh, 2011), eran la línea a seguir por Whedon, muy por encima del “Hulk”de autor de Ang Lee o el segundo “Iron Man”.

Como digo, “Los Vengadores” supera a todas con holgura, mucho más espectacular, mucho más rica en elementos, más cohesionada en su progresión, sacando partido a las ventajas que tenía de inicio, y aunque no tenga el ingenio en la puesta en escena para las escenas de acción que tanto me gusta, jugando al máximo con elementos nimios, lo cierto es que Whedon no se deja nada dentro y se explaya, con un gran sentido del humor y del espectáculo, a la hora de alargar brillantes secuencias de acción con multitud de aristas, puntos de vistas, batallas e historias diversas, dando a cada superhéroe su grado de protagonismo justo, un equilibrio magnífico que era lo más difícil de lograr y donde el guionista y director sale triunfante.


Es en la presencia de Joss Whedon donde debemos encontrar la causa del resultado de esta película.

La apuesta del universo Marvel en el cine es la contraria a la de los Batman de Christopher Nolan. Si Nolan nos entrega un superhéroe tremendamente realista, oscuro, siniestro, con la sensación de que cualquier cosa puede pasar, amenazante… en las películas Marvel se prefiere una estética más de cómic clásica, más juvenil, desenfadada, alegre, luminosa y fantástica. Siempre teniendo presente que uno de es DC y los otros de Marvel, con lo que eso implica.


Con “Los Vengadores” parecen haber encontrado su referente.

La presentación de Nick Fury (Samuel L. Jackson), se hace con marcados contrapicados que señalan la importancia del líder y jefe del proyecto “Vengadores”, en esta primera escena lo veremos en varias ocasiones encuadrado de esta forma.


El primer vengador que veremos será Clint Barton / Hawkeye (Ojo de Halcón), interpretado por Jeremy Renner, ahora muy de moda en el cine de acción (“Misión Imposible IV”, será el protagonista del nuevo episodio de Bourne…). De inicio no dura mucho en el bando de “los buenos” ya que el villano de la función, Loki, del universo de Thor, interpretado nuevamente por Tom Hiddleston, más desfasado y loco que en el episodio del dios nórdico, lo gana para su causa usando su cetro.


Veremos a Nick Fury en acción en esta estupenda escena inicial, ya no sólo demuestra habilidades negociadoras sino que también sabe disparar y apañárselas con villanos venidos de otros mundos.


El arranque, como digo, es espectacular aunque no exagerado como ocurre en otras muchas cintas (esto acaba siendo un acierto extraordinario), como mandan los cánones del género, de hecho la película mantiene la estructura arquetípica en este tipo de cintas, un inicio por todo lo alto, una parte central más calmada para desarrollar la historia y a los personajes y una conclusión donde se tira la casa por la ventana a nivel de espectacularidad.


La segunda vengadora es Natasha Romanoff / Black Widow, interpretada por Scarlett Johansson. Este personaje será mostrado en varias ocasiones a través de espejos, al inicio más que nada, con la idea de recalcar su uso habitual de la mentira, la manipulación y la apariencia, es una espía sigilosa, va con el cargo. Así la veremos siendo torturada en apariencia para sacarle información cuando en realidad lo tiene todo controlado, o le dirá a Bruce BannerHulk, que están solos cuando en realidad tiene la casucha donde se encuentran rodeada. En estas dos ocasiones aparecerá reflejada en espejos. En esta escena Banner jugará con una cuna, meciéndola suavemente, un bonito símbolo para reseñar el delicado equilibrio del personaje.


Mark Ruffalo interpreta a Bruce Banner / Hulk, y lo hace brillantemente. Se nota el especial cariño que Whedon tiene por este personaje.



Llegamos al Capitán América. Un personaje que es pura bondad y la honestidad en grado sumo, esto en los tiempos cínicos de hoy día no parece gustar mucho y ha llevado a críticas hacia el personaje poco fundadas. A mí me encanta y además es el perfecto contraste tanto para los villanos como para los superhéroes más arrogantes (el desperdiciado Thor o Tony Stark, por ejemplo). La película sobre el personaje, bastante incomprendida por muchos, está muy bien. Si bien el mayor problema de “Capitán América: El primer vengador” fue su falta de espectacularidad, una de sus virtudes, aparte de la brillante narración clásica y desarrollo del personaje que ésta tiene, radica en lo bien que muestra la “modestia” de un superhéroe que está lejos de ser un semidiós como otros. El Capitán América es un superhombre, muy superior a la media en cuanto a cualidades se refiere pero mucho más limitado como superhéroe que otros, esto se aprecia muy bien en la película dirigida por Joe Johnston.


Whedon no olvida las películas anteriores y las respeta bastante. Así veremos imágenes de “Capitán América: El primer vengador”; veremos a Jane Foster en una foto, el personaje que interpretó Natalie Portman en “Thor”, donde aclararán al dios nórdico que ha sido de ella. También veremos imágenes de “Hulk” o referencias a los “Iron Man“ anteriores. Todos los títulos que nos han llevado hasta aquí se tienen en cuenta. El cubo azul, el teseracto, viene del mundo de “Capitán América”, de hecho se encuentra junto al superhéroe en el hielo en que éste fue encontrado. Los villanos vienen del universo de “Thor”, el tema de las radiaciones gamma vendrá del universo de “Hulk”, así como la Torre Stark y el reactor que tiene en el pecho, junto con algún aspecto más del universo de “Iron Man”, serán importantes. Esta es una de las virtudes del guión de Whedon.


Uno de los reyes del mambo en “Los Vengadores” es Tony Stark. El magnífico Robert Downey Jr. sigue mostrándose como pez en el agua en la piel del superhéroe. Tiene los momentos más divertidos y la mayoría de los mejores diálogos. Veremos que su relación con Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), va viento en popa.


La trama ya la hemos visto muchas veces y sigue los patrones clásicos. Un villano quiere reinar en la Tierra y someter a la humanidad, un peligro auténtico en el mundo y el universo se cierne de manera inexorable, así que “Los Vengadores” deberán solucionarlo, impedirlo y acabar con dicha amenaza. Todo como Dios manda. Todo convencional.

Nuestro villano, como dije, es Loki, el hermanastro de Thor.


No hay innovaciones narrativas, el guión recurrirá a la típica estructura de “reclutamiento o constitución”, clásica en los guiones construidos sobre la historia de un equipo o un grupo. Aquí hay cierta previsibilidad ya que este reclutamiento se hace con un ritmo regular, constante y predecible, sólo existe la sorpresa de la repentina aparición de Thor, que por otro lado se esperaba. Supongo que este esquematismo Whedon lo basa en la seguridad y fascinación que produce cada personaje y su interés por dar espacio a cada uno de ellos. A fin de cuentas la mayoría sabe a quién nos vamos a encontrar.

De todas formas no es el guión el aspecto más brillante de la cinta, sin ser éste malo. Whedon, además, salva este escollo con una presentación de cada uno de los personajes dinámica y vigorosa, virtud lograda desde la dirección. Hay que agradecerle que en líneas generales, vuelvo a poner la excepción de Thor, le dedique el tiempo suficiente a los personajes a pesar de que estos estaban desarrollados en sus cintas individuales. Whedon maneja perfectamente la baza del conocimiento que tiene el espectador de esos personajes gracias a las anteriores cintas. Esta virtud en el desarrollo de los personajes y la sensación de que cada uno de ellos ha tenido su función e importancia sin quedarte con ganas de algo, sin esa sensación de ligereza o superficialidad, ese equilibrio, es lo que le falta a cintas como “X-Men”, que tienen en la acumulación de superhéroes su mayor problema.

 






14 comentarios:

  1. yeahhhhhhhh, has salvado la vida poniéndole un 4

    luego comento algo más cuando llegue a casa

    ResponderEliminar
  2. Pedazo de pelicula te ha faltado decir que en 3d esta bien y que los cines viejos con su telon molan mas jeje

    ResponderEliminar
  3. jajaja bueno esos aspectos son más secundarios, pero sí, los cines de siempre son geniales y si no hay mucha gente mejor.

    ResponderEliminar
  4. yo salí del cine flipado. sólo había visto Iron Man 1 y Hulk (la de Ang Lee) pero no hace mucha falta haber visto las pelis anteriores si más o menos sabes como son los personajes y además en la peli te explican algunas cosas por si eres nuevo.

    es que se nota que está currada

    ResponderEliminar
  5. Me parece intuir cierto entusiasmo jajajaja

    ResponderEliminar
  6. entusiasmado yo???

    si soy un tipo muy triste

    ResponderEliminar
  7. Tú triste? jajaja, si así fuera, que ni de coña, los tristes también se entusiasman, aunque sea con la pena jajaja

    ResponderEliminar
  8. que grande la escena en la que Hulk acaba con la frase

    Dioses a mi

    peliculón de acción,con un humor ligero pero efectivo.

    para mi la mejor película de superheroes de los últimos tiempos sin contar los Batman de Nolan

    ResponderEliminar
  9. De esa escena hablaré mañana, es difícil que no provoque sorpresa o gracia aunque me sobra la frase que dices jejeje

    ResponderEliminar
  10. "Puny god" en el original.

    "You won't bully me" WHACK WHACK WHACK @@P Cara de "bullyado" que tira de espaldas.

    Está graciosa. Jejeje

    ResponderEliminar
  11. Esta película me encanta, porque tener varios superheroés de Marvel en una sola cinta que a pesar de ser un poco larga de más de 2 horas, vale la pena ver Los Vengadores una y mil veces, yo no me canso de verla con mis sobrinos, mi familia y mis amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Daniela, es un gran entretenimiento.

      Eliminar
  12. el teseracto, en un principio, proviene del universo de Thor, cuando los Jotuns tratan de robarlo durante la coronacion de Thor. luego es descubierto por Red Skull en Capitan America, por ende, el teseracto proviene es del universo Thor, no del Universo Capitan America

    ResponderEliminar