sábado, 5 de mayo de 2012

Crítica: LOS JUEGOS DEL HAMBRE (2012) -Última Parte-

GARY ROSS








 Nuestra hábil arquera nos recordará en ocasiones a Robin Hood y en otras a Guillermo Tell, como en la escena donde interrumpe la fiesta de los responsables del juego mientras ella realiza unas pruebas ensartando una manzana que tenía un cerdo asado en la boca, estando a una gran distancia y ante la sorpresa de todos.

El look futurista de la película es bastante hortera y en algunos casos chirria, pero parece ser consciente ya que se gastan bromas al respecto del vestuario, por ejemplo.

Todo por el espectáculo. Es la ley que los participantes, los tributos, deberán tener siempre presente.

Todo esto plantea algunas interesantes reflexiones, por ejemplo la procedente de la conversación que tienen Peeta y Katniss sobre ser fiel a uno mismo o no poder permitírselo. ¿Ceder y no ser fiel a uno mismo, desnaturalizarte para sobrevivir, o resignarte pero quedar conforme a tus principios? Hacer las cosas que creemos van en contra de nuestros principios, de nuestra forma de ser, hacer cosas de las que no nos creíamos capaces ¿nos desnaturaliza o nos hace descubrir nuevos aspectos de nuestro Yo, de nosotros mismos?

Todo esto vinculado con el egoísmo, en el buen sentido, o la obligación para con los seres queridos.


Gary Ross (“Seabiscuit, más allá de la leyenda”, 2003), crea una buena tensión a lo largo de la primera hora y cuarto de metraje, disponiéndolo todo para los juegos en sí en la hora final.

Los juegos del hambre” se transforma en una cruel lucha por la supervivencia, un terror light asumible por adolescentes pero con un trasfondo que la deja a años luz de ”Crepúsculos” y similares, como he señalado. Escenas de muerte, lucha y peleas donde los tributos van muriendo uno y a uno, muertes que son anunciadas mediante cañonazos. Una violencia matizada pero siempre soterrada que es de agradecer en este tipo de productos.

El mayor problema de esta violencia light es que no se logra transmitir la desolación psicológica y física que produce el juego y la situación, tampoco ese regreso a lo primario, a lo instintivo. Cuando acaba los protagonistas parece que han ido a una acampada de cierto riesgo. Esto sí se muestra en los libros con crudeza, no así en la película.

Por lo demás lo verdaderamente perturbador está en lo accesorio al juego, a la idea del juego en sí, a la manipulación de las personas en beneficio del espectáculo, al menosprecio por la vida, la superficialidad… esos conceptos sí transmiten una violencia despiadada y transgresora en este tipo de películas, con mensajes a los que no está acostumbrado el público juvenil, consumidor de otras sagas mencionadas.

La primera vez que suenan los mencionados cañonazos anunciando la muerte de participantes se nos contrastará con un plano de Katniss cogiendo una mariposa, de la muerte de los tributos a ese ser vivo, vulnerable, que coge y hace volar nuestra protagonista. Un pequeño atisbo de vida en ese mundo de muerte y sangre. Si quiere sobrevivir deberá transformarse en lo que ella creía que no era (mariposa).


La búsqueda de protección y seguridad forma alianzas, así la historia torna hacia la caza del hombre, en este caso de Katniss y otros, cuando varios de los tributos forman un grupo. Esto emparenta “Los juegos del hambre” con algunas de las referencias mencionadas anteriormente.

Los mayores riesgos visuales que toma Ross (“Pleasantville”, 1998), son las distorsiones en los momentos alucinatorios de Katniss, cuando es intoxicada por una picadura de avispa, ciertos montajes sincopados para dar ritmo a determinadas escenas, sobre todo de acción, como es normal, aunque esto de forma muy ocasional y concreta, y cierto distraimiento en algunos encuadres donde enfoca los objetos que los personajes tienen entre manos moviendo la cámara de forma, en apariencia, indecisa para mostrar perturbación o algún estado emocional o psicológico concreto (en la presentación de Woody Harrelson, por ejemplo, veremos cómo se enfoca su vaso, la botella, luego a él en un vaivén poco firme e inconsistente, mostrando su estado etílico desde la misma dirección…).


Hay un minimalismo también en la acción que se agradece, un suspense que aunque no renuncie por completo a la espectacularidad se basa más en escenas pequeñas, como esa en la que Katniss intenta cortar una rama y se hace eterna mientras las avispas la pican. De hecho el nivel de espectacularidad de la película es discreto, no me extrañaría que alguno saliera algo decepcionado al respecto.

Katniss también tendrá sus alianzas, Peeta, que parece traicionarla pero sólo está adaptándose al juego y Rue (Amandla Stenberg), una encantadora niña negra de ojos achinados, un personaje que supone un buen ejemplo de simplificación y mala adaptación del texto.


Estos defectos en desarrollos y elaboraciones a veces son irremediables en las cintas mainstream, que deben ceder en coherencia y cohesión dramática para hacer la acción más ágil y digerible al público, pero el hecho es que cuando el personaje de Rue, que en la novela está más tratado y elaborado que en la cinta, muere no acabamos de entender la afectación de la protagonista y se dedica más tiempo a estas escenas lacrimógenas que a la elaboración del personaje de la propia Rue. Esto sucede con otros aspectos en las habituales servidumbres de las adaptaciones, especialmente de las malas adaptaciones.

Gary Ross hace un buen trabajo con los efectos sonoros, muy importantes durante todo el metraje, desde momentos donde el sonido desaparece a otros donde es usado de forma fundamental por los personajes, como la llamada pactada de Katniss y Rue.

Me hubiera gustado ver que hubiera hecho John Boorman con esta cinta, uno de los directores que mejor se maneja en bosques y junglas, pero supongo que me quedaré con las ganas.

El manejo de las masas, la sociología a través del espectáculo, su utilización, nos remite también a esa ciencia ficción antitotalitaria, las distopías de los Huxley, Bradbury u Orwell, ya mencionadas. El símbolo de El Capitolio acaba adquiriendo reminiscencias nazis, como refuerzo a esta idea.


Katniss Everdeen adquiere casi la relevancia de “el elegido” de tantos relatos fantásticos, un personaje destinado a cambiar el mundo. Es un guía, un referente, un inspirador…


No hay alardes en los efectos especiales ni escenas de acción surrealistas, y eso que es tentador, es una aventura sobria y muy digna.

Es interesante el tratamiento del supuesto triángulo amoroso donde se usa el “amor” como forma de supervivencia y manipulación de la audiencia, el programa y el juego. Con todo, este amor que parece forjado en la mentira (sobre todo por parte de ella) cuajará en el futuro.

El tributo “villano” que sobrevive junto a los dos protagonistas en la escena final del juego es tratado con dignidad, se le dota de respeto cuando se descubre a sí mismo manipulado por el uso que el programa y sus dos rivales han hecho de su supuesto amor. Un buen detalle.

El programa intentará jugársela a los protagonistas y revocará su regla de que pueda sobrevivir una pareja para potenciar la audiencia, es ahí cuando Katniss, jugándose la vida y la de Peeta, adquiere la conciencia suprema, una iluminación y comprensión total sobre lo que ocurre. Siempre ha sido el espectáculo, es lo único que cuenta, y por tanto necesitan un ganador, su farol amenazando con suicidarse, triunfará.


La falsedad, la mentira, la ambigüedad de los sentimientos, el uso y manipulación de los mismos, son la clave para sobrevivir. Una idea espeluznante pero que vemos a diario.

No es una gran obra cinematográficamente hablando, no ha inventado nada, pero es un mainstream muy interesante que anda muy lejos a nivel conceptual y de profundidad de otros éxitos adolescentes. Por ello merece la pena apostar por esta saga.

 






24 comentarios:

  1. sambo,te has olvidado mencionar que las escenas de acción son mareantes,mal grabadas. Uno no sabe lo que está pasando

    ResponderEliminar
  2. No me olvido Chu4che, no me olvido.

    ResponderEliminar
  3. Me "obligaron" a ver la saga de Crepúsculo, y creo que esta también la tendré que ver. Sobretodo si hay protagonista guapo.

    En la primera parte hablabas de Battle Royale con el gran Kitano. Merece crítica.

    Pd: No ir nunca al cine con la pareja. Llevarla a cenar sí, al cine no.

    ResponderEliminar
  4. Si son tus hijas no lo dudes, la verás jajaja.

    La tengo planificada, esta noche si tengo ánimo y tal la haré.

    Hombre, hay que ser generoso jajajaja

    Gracias po el comentario Rincewindcat

    ResponderEliminar
  5. Dios, me imagino teniendo hijas adolescentes... Sudor frío.

    La frase de mi pareja es: "Veremos la peli donde salga el tío más bueno". A veces vemos alguna buena.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja tu chica tiene espíritu adolescente sin duda, al hablar creía que te referías a gente juvenil que compra merchandising jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Sólo tiene 25. Cuando fuimos a ver la ultima de Crepúsculo había más treintañeras y cuarentonas de lo que te puedas imaginar. La cosa es grave.

    ResponderEliminar
  8. Esperaremos a ver que tal continua la saga, empezar a empezado bien, pero no creo que hayan dejado nada pendiente... o si?

    buena critica Mr

    ResponderEliminar
  9. Bueno la historia sigue y se dispara por muchos lados, a fin de cuentas habrá que acabar con el régimen jeje.

    Veremos como sigue.

    Muchas gracias Luna.

    ResponderEliminar
  10. De acuerdo con chu4che, las escenas de acción cámara en mano son pésimas. Me parece que hoy día cuando un director no sabe dirigir acción, se pone a menear la cámara y listo.
    Me faltó mencionar lo mejor de la película, la protagonista. Está lo creíble que se puede estar en esta cinta, y bella como una diosa.

    ResponderEliminar
  11. mmm.... lo ke no me gusta es ese supuesto amor de katniss y peeta ke en verdad es una mentira pero :$ mmmpero no importa igual la peli esta recontraxevere :)

    ResponderEliminar
  12. Anónimo, la verdad que es algo que tampoco me convenció pero vamos a tener que acostumbrarnos. Un abrazo, me alegro que te gustara la película y gracias por la opinión.

    ResponderEliminar
  13. muy buena la pelicula....

    ResponderEliminar
  14. Anónimo, me alegro de que le haya gustado.

    ResponderEliminar
  15. Buf... decepcionante la verdad. Y mucho. Lo peor es la falta absoluta y total de química entre los supuestos enamorados. Me hubiera gustado mas que el prota masculino hubiera mentido sobre su amor para despues intentar cargarse a la inocente jovencita.
    Dos villanos, uno de cara y otro reptando por el fango de la traición.
    Por otra parte hay algo que me chirrió tela del argumento.
    Por que cojones van los "malos" en grupo? Vamos a ver, sólo puede quedar uno (Inmortales dixit) No tiene sentido que formen un grupo... e incluso lleguen a dormirse plácidamente en mitad del bosque!
    Uno de ellos se despierta antes, les rebana el cuello a todos y ala, se ha cargado a los rivales mas fuertes. Desde el punto de vista estratégico no tiene sentido aliarse con los mas fuertes para matar a los débiles y despues tener que enfrentarte a los fuertes. Mas lógico resulta formar un grupo con los débiles y enviarlos como carne de cañón.

    ResponderEliminar
  16. A mí no me disgustó en absoluto, su planteamiento inicial es muy notable, especialmente tratándose de una historia juvenil. Luego la segunda parte con los juegos en sí es mucho más pobre. Lo que comentas puede tener varias explicaciones, simple proteccionismo, debilidad de carácter, pertenencia a un grupo, sumisión...

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente el planteamiento puede ser correcto (yo no diría notable) pero no deja de ser una introducción al auténtico meollo de la cinta. Los Juegos, y esos juegos... bueno, que decir. Sobre las posibles explicaciones... podrían valer para los pobretones de los distritos inferiores, pero se supone que al menos los primeros tres distritos son entrenados y aleccionados casi desde que nacen para jugar, y ganar.
    Lo cual me lleva a la segunda reflexión, los primeros distritos deben de estar formados por una auténtica legión de asesinos en potencia, ya que cada año entrenan a cientos (o miles) pero sólo participa uno por zona... pero el resto también ha entrenado durante años para ser asesinos.
    Eso si que da miedo.

    ResponderEliminar
  18. Es más que correcto querido Gouel, pocas historias dirigidas a adolescentes en la actualidad plantea cosas tan terribles y crueles como éste. Generalmente son más de magos que luchan contra el mal o triángulos amorosos entre vampiros y hombres lobo. Evidentemente y por estar dirigido a quien está dirigido su violencia es light, pero el trasfondo queda. También es evidente que al director lo que le interesa es la distopía del mundo que se retrata, los juegos en sí son accesorios, de hecho las escenas de acción están mal rodadas. Falta desarrollo, problemas en la adaptación, en algunos personajes que explicaría mejor su comportamiento, algo corregido en las novelas. Se le dedica más tiempo al morbo, a la televisión amarillista, a la falta de escrúpulos etc. Los siguientes capítulos seguirán desarrollando esto, no los juegos en sí.

    Por ello el concepto, la idea, el planteamiento, es notable, lo otro hubiera sido repetir BATTLE ROYALE.

    ResponderEliminar
  19. Bueno, posiblemente por eso me haya decepcionado, esperaba ver algo mas parecido a la genial Battle Royale, puede que algo mas light... pero coñe, no tanto. Tal vez si la hubiera visto sin esas expectativas mi opinion hubiera sido otra...pero ya es tarde para eso :P

    ResponderEliminar
  20. Eso es totalmente normal y esa recriminación también se la pongo yo jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Queda claro que no todos estarán de acuerdo en el resultado de la película, sin embargo, tiene aciertos como el diseño de arte y la elección de casting. Los Juegos del Hambre es una buena adaptación cinematográfica.

    ResponderEliminar