miércoles, 5 de diciembre de 2012

Crítica: LOOPER (2012) -Última Parte-

RIAN JOHNSON








En la presentación de Sara, Emily Blunt, la vemos hacer la misma caricia que la mujer de Willis le hace a éste en el pie. No serán las únicas vinculaciones en un evidente interés por crear ambigüedad.

Jeff Daniels será encuadrado en contrapicado para retratar su superioridad sobre el fracasado Kid Blue, en la escena donde martillea su mano.
Sara verá de lejos a Joe, que se esconde entre la cosecha, lo amenazará pero posteriormente será rescatada por él cuando un vagabundo la asuste. Este hecho creará el vínculo que inicie su relación. Sara parece mantener una difícil relación con su hijo.

Willis posee un número identificatorio de “El Fundador”, un número incompleto, por lo que tendrá tres opciones, tres niños que pueden ser la persona que busca. Querrá acabar con los tres, y como es fácil deducir uno de ellos será el hijo de Sara. La escena del asesinato del primer niño es también muy buena y donde Johnson vuelve a manejar la elipsis para evitar la violencia de forma perfecta, y más tratándose de un niño. Además se recluirá en las cloacas para evitar ser capturado mientras planea su siguiente movimiento para acabar con los posibles “Fundadores”, un adecuado lugar.



Cid (Pierce Gagnon), es el hijo de Sara y desde luego parece bastante especial. Él cree que Sara no es su verdadera madre, es un crío raro.

Muy Listo”.

Su peculiaridad la veremos confirmada cuando seamos testigos de sus extraños poderes, aunque todo será bastante confuso aún. Un niño cuasi demoniaco.


Willis sigue con su cruzada infanticida, el segundo niño con el que acabar será el hijo de Suzie, la prostituta con la que pasaba sus ratos de ocio. Esto, de alguna manera, también puede remitir a referencias cristianas con la orden de matar a los primogénitos de Herodes.


Las familias.

Looper”, como hiciera “Blade Runner”, plantea un futuro repleto de solitarios, un conjunto de soledades, de madres solteras, de hijos necesitados y abandonados, de padres inconstantes, de gente perdida… Tanto Joe como el niño, Cid, fueron abandonados por sus padres, aunque Cid ahora vuelve a tener madre. Suzie es madre soltera (este personaje aporta poco), al igual que Sara… Familias rotas, desestructuradas, un pilar social resquebrajado. Emily Blunt, Sara, tendrá un momento de lucimiento, de actriz, en la escena postcoital. En su monólogo mencionará la cantidad de gente a la que miraba a los ojos, otra vez presentes, y las soledades que veía en ellos, perdidos, redundando más aún en el tema mencionado.



Un Looper llegará a casa de Sara buscando a Joe, una escena de buen suspense estructurada en los encuadres, donde apreciamos a Cid en la escalera a la espalda del asesino buscador y a Joe escondido en un sofá. Una escena de gran tensión muy bien administrada, donde el director juega, de nuevo, de forma excelente con el punto de vista. Esto, como algún otro momento mencionado y otros que mencionaré, lo une con Brian De Palma.

Rian Johnson se muestra flexible y sutil, un ejemplo lo tenemos en la escena donde vemos a Sara en la cama, en su soledad nocturna, sedienta de deseo, de sexo, cómo se acaricia una pierna a punto de ceder a la masturbación pero decidiéndose finalmente por el chico que las protege, para ello usará la ranita que hizo su hijo como avisador. La pobre estaba muy necesitada. Tras el encuentro Sara reflexionará sobre sus miedos, su mala conducta y la soledad que vio y la rodeo, como mencioné. Ella también es una TK (telequinésica), y tiene unos potentes genes, como comprobaremos. Ahora está decidida a cuidar de su hijo por encima de cualquier cosa, redimiéndose de haberlo abandonado. 

Es comprensible que todo esto identifique y vincule a Joe con esa familia, ya que él también fue abandonado.

Tenemos otro ejemplo del buen tempo narrativo que tiene la cinta en cómo el director muestra los poderes telequinésicos del niño, gradualmente y cada vez de forma más clara. Terminará con el buscador que fue a casa de Sara y perdonará la vida al Joe del futuro y a su propia madre cuando ésta logre calmarlo.

Se hace evidente que el niño será el futuro “Fundador”, además veremos como Willis le dispara y roza su mandíbula, en este sentido hay que mencionar que Willis dijo que había rumores sobre que “El Fundador” no tenía mandíbula o que vio morir a su madre.

La cinta plantea numerosas reflexiones de todo tipo, por ejemplo sobre las distintas personalidades que adquirimos, bajo una base constante, a lo largo de nuestra vida, llegando a hacer cosas por gente semidesconocida que no haríamos ni en el pasado ni en el futuro. Cambiamos. Incluso se plantea la idea de que si dialogáramos con nosotros mismos en un tiempo futuro o pasado es probable que ni siquiera nos cayéramos bien. Somos, o podemos ser, muchas personas distintas conforme avanzamos en la vida.





Willis será capturado y llevado a la base de los Loopers, donde tendremos una auténtica orgía de violencia y sangre, la mayor parte de ella en off. Lo veremos con la cara ensangrentada, algo que lo vinculará con el niño, Cid, que también acabará con la cara ensangrentada cuando acabe con el Looper que visitó a Sara.







Será en fuera en campo también la muerte de Daniels, en otro ejemplo del inteligentísimo uso que hace de la violencia Johnson. El director muestra una cantidad de recursos para manejarla, sin renunciar a ella, realmente brillante.

Kid Blue será el único superviviente, pero no tardará en morir a lomos de su moto voladora, como si de una competición de justa se tratara. También recuerda en cierto sentido a la muerte de Pris en “Blade Runner”. Lo cierto es que se entiende poco la importancia que se da a este personaje, que es bastante torpe por otra parte.



Cuando el apocalipsis se cierne sobre el Joe del futuro y la madre de Cid, una vez que el crío deja escapar toda su ira y su madre logra calmarlo, cuando parece que el destino que impulsará al crío a convertirse en el mencionado “El Fundador” será inevitable, el Joe del presente tendrá un momento de lucidez y, mediante su sacrificio y suicidio, interrumpirá el bucle en el que estaban inmersos. Algo que verbaliza expresamente en su voz over. Redención, su gesto tiene especial sentido si recordamos su delación a Seth.


El final resulta pretendidamente ambiguo, algo que quizá sobra. Veremos cómo Sara acaricia el pelo de Joe, un eco de la caricia que recordaba de su propia madre, de igual forma que cuida de su hijo, un eco claro que vincula a Joe con el pequeño Cid. Una caricia que además se vincula mediante un plano encadenado con Cid dormido. A esto hay que añadir más paralelismos, como la mencionada caricia en el pie que hace tanto la mujer oriental como Sara, o que ambas mujeres ayuden a superar el mono a los distintos “Joes”. Una ambigüedad fundamentada en la paradoja temporal, la coincidencia o la confusión en los recuerdos, variables, del personaje de Bruce Willis. Se insinúa así una relación entre Joe y Cid, que el niño pueda ser Joe en una tercera edad más joven… Esto, analizando la película y su trama, sería muy difícil de encajar, es por ello que sobra, una vez el final parecía bien cerrado. El dinero de la furgoneta siniestrada podría servir para financiar perfectamente el demoledor futuro de “El Fundador”.



He mencionado en varias ocasiones la cantidad de referencias que tiene la cinta, es hora de hacer una lista más exhaustiva. No hace falta mencionar las posibles referencias literarias a los viajes en el tiempo, pero si es especialmente interesante mencionar las cinematográficas. Se ha citado en varias  ocasiones a “Blade Runner” (Ridley Scott, 1982), algo obligado, pero hay muchas más. “12 monos” (Terry Gilliam, 1995), en el tema de los viajes en el tiempo, su planteamiento e incluso algunas cuestiones estéticas, como esa máquina del tiempo y la vestimenta de Willis, es un referente claro. También lo es “Terminator” (James Cameron, 1984) otra cinta de viajes en el tiempo y que mantiene puntos en común con la trama de “Looper”, especialmente en lo que respecta a Bruce Willis, un viajante del futuro que viene a matar a un niño. Tampoco pasará desapercibida, guardando mucho las distancias, una cinta como “Regreso al futuro” (Robert Zemeckis, 1985). “Con la muerte en los talones” (Alfred Hitchcock, 1959), en la escena donde el protagonista se oculta en la cosecha de Sara, o “Star Wars”, con esas motos voladoras son referentes que pueden venir a la cabeza. El cine negro clásico personificado en cineastas como Samuel Fuller, Robert Aldrich o Joseph H. Lewis, son referentes que los más cinéfilos apreciarán. La mítica camiseta manchada de sangre de Bruce Willis y su espiral de violencia matando a cuanto le sale al paso nos puede recordar a cintas de acción indispensables como “La jungla de cristal” (John McTiernan, 1988). Son frecuentes las menciones a “Matrix” (los hermanos Wachowski, 1999) u “Origen” (Christopher Nolan, 2010). El universo de Tarantino está claramente presente, no ya en esas escenas en el bar de carretera sino en esa acertada mezcla de violencia y humor que surge en ocasiones. Un referente indispensable de la película es “Único testigo” (1985), la joya de Peter Weir, con ese personaje protegiendo al niño y su madre en una granja. Johnson hizo voluntariamente minimalista la cinta pero no disminuye la intensidad, como esa joya del thriller de los 80 mencionada. Por supuesto no puede faltar Brian De Palma, ya he comentado en distintos momentos los juegos con el punto de vista que realiza Johnson y tan queridos por el director de “Misión imposible” (1996). De hecho, una de sus cintas, “Carrie” (1976), con una protagonista que también era telequinésica y cuando se enfadaba había que ponerse a temblar, viene fácilmente también al recuerdo. Incluso de forma aún más cercana puede estar "La Furia" (Brian De Palma, 1978).




Además de todo esto tenemos una buena música de los 60, buenas actuaciones, muy buena dirección y un guión inteligente, aunque con ciertas lagunas e incoherencias con su trama de viajes en el tiempo, donde no se sabe qué influye, qué no influye, si hay dos líneas temporales o sólo una etc. etc. La trama telequinésica resulta excesiva y ciertamente sobra. Es posible que algún espectador acuse de cierto bache narrativo en la mitad de la película, cuando ésta se centra en la granja, algo que es cierto, pero si le gusta la ciencia ficción inteligente y que propone algunas reflexiones interesantes y un modo de contarlo que se aleje de lo convencional, sumado a una seguridad clásica en la dirección, no creo que “Looper” le decepcione. Estamos ante una de las sorpresas del año, que posiblemente se convierta en cinta de culto. Desde luego tiene calidad y merecimientos.

12 comentarios:

  1. Gracias!!! Me ha gustado mucho!!! Reconozco q la había desestimado muy prejuiciosamente. Y q ahora pongo en mi carpeta de pendientes.

    Interesante el comentario sobre el cambio d las personas…eso d q si hablaramos con nosotros mismos en épicas pasadas puede q no nos cayéramos bien…lo he pensado más d una vez al ver a las adolescentes petardas!!!

    Buen trabajo, Sambo!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Reina, pues es muy posible, desde luego de jovencillos es muy posible, por uno y otro lado jaja

    ResponderEliminar
  3. Gran peli y gran crítica, como siempre, MrSambo.

    El final para mi gusto lo peor, algo flojo y bastante previsible.

    ResponderEliminar
  4. Cierto querido Eddie, se queda como a medio camino de algo y no se sabe muy bien de qué. Pero como dices está muy bien.

    ResponderEliminar
  5. 'Looper' es una película curiosa, entretenida, que parte de una premisa interesante y te hace pasar un buen rato. Eso sí, mejor no darle vueltas porque los agujeros pueden engullirte en cualquier momento. Si te mola la acción y la ciencia ficción, es para ti. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que sí, hay lagunas dificilmente subsanables. Gracias por la opinión.

      Eliminar
  6. Lo de los poderes mentales es una referencia a uno de los temas más recurrentes en la obra de Philip K. Dick, el escritor de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, la novela que sirvió de base para Blade Runner.
    No he profundizado gran cosa en las fuentes de Looper, pero no me sorprendería que estuviera basada en alguna novela de Dick.
    Puede parecernos muy barroco, pero así es el autor: en una misma novela suelen aparecer drogas, poderes mentales y viajes estelares, y todo esto en un ambiente en donde la realidad que perciben tanto el lector como los personajes es puesta en duda constantemente.
    Si Looper está inspirada en Dick el tema de los poderes mentales no sobra. Es parte sustancial del argumento, o cuando menos del ambiente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el aporte Nimaste. Un saludo.

      Eliminar
  7. Buenas MrSambo, con "algo de retraso" voy a dejar mi aportación. Me ha gustado la película, la vi ayer y le he dado mil vueltas. He leído hoy las tres partes de tu crítica.

    Mi aportación. Creo que la decisión de "Joe joven" puede no ser acertada. Argumento.

    1 Hay dos bucles en la película. La primera ruptura necesita ser de "Joe viejo", después de haber cumplido su labor autoasesinándose y yéndose con su dinero al desenfreno en China. En el momento que escapa y vuelve al pasado sin maniatar, se rompe el bucle inicial. ¿Quizá en la elipsis se insinue que él cambio está en la conquista de la mujer oriental? Que en un "paso por el bucle" va más allá, insiste con la mujer oriental que inicialmente le rechaza, se enamora y se casa. Esto es lo le fuerza a volver. Pura especulación lo de la mujer, pero necesariamente el bucle se ha de romper en el futuro pues necesitamos una "evolución normal" de Joe joven.

    2 Esto nos hace ver que el fundador no necesita el asesinato de Sarah para evolucionar en esta dirección. A no ser que aceptemos coexistencia de bucles paralelos interconectados, demasiado para nuestra mente humana...Olvido los paralelos, en la primera ruptura del bucle existe el Fundador porque Bruce Willis vuelve a buscarlo y a salvar a su mujer.

    3 El suicidio de Joe joven puede hacernos pensar en un segundo bucle, en el que el niño evoluciona IGUALMENTE a el Fundador, y Joe joven envejece y vuelve de nuevo a tratar de evitar el drama. El problema es que es difícil de aceptar Joe joven envejeciendo pudiera olvidar algo tan traumático y volcer de nuevo a repetirlo. Me es más sencillo pensar que el bucle roto se autoelimina en el primer paso.

    4 Esta interpretación hace que Fundador se convierta en lo que es criado por Sarah. Cuando Willis dice que "vio morir a su madre", hemos de tener en cuenta que para el niño Sarah no es su madre, "es una mentirosa". El obstáculo para encajar mi puzle desde luego, es "la mandíbula rota", que parece relacionada con el disparo de Willis y nos llevaría a ese segundo bucle que no me convence por lo que he dicho ahí.

    Ene stas películas la ambiguedad es difícil de evitar. Pero conseguir que le haya dedicado tanto tiempo a encajar bucles, es un tanto a favor de la película.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Keyser me ha gustado mucho tu reflexión y vueltas sobre el tema, muy interesantes. Creo que el problema de la cinta es que tiene lagunas de coherencia en algunos puntos con los bucles y dar una solución conlcuyente en principio no parece posible porque la lógica de un bucle no va a encajar nunca con la del otro y así.

      Como dices lo interesante del tema está en las reflexiones que provoca y las muchas cosas y temas sobre los que trata.

      Un saludo crack.

      Eliminar
  8. Hola de nuevo.
    Esta tarde he visto la peli, que me ha gustado bastante, y después he acudido puntual a la crítica, que me ha gustado también.
    Normalmente, y esta no es una excepción, las pelis con viajes en el tiempo presentan paradojas que no siempre se resuelven bien. Mi interpretación del final de la peli es que el niño crece bueno en la nueva realidad que se ha creado. No hay un por qué muy definido, hay datos concretos como que ya no matan a su madre (porque acepta al final que Sara es su madre y ella sobrevive) y desde luego el niño no es Joe porque no encaja temporalmente de ninguna manera y porque no tiene los ojos azules, hala.
    Tampoco estaría de más indicar que el malo del futuro podía hacer que a los loopers no se ejecutaran a sí mismos, sino que fuera otro quien les matase. Después se entrega la jubilación a quien corresponda y a correr.
    La teoría de las líneas temporales que tengo encaja bastante bien, pero me falta moral para explicarla y arrastraría incoherencias propias de la película más que de la explicación en sí.
    En lo positivo: Entretenida y te hace pensar. Emily Blunt.
    En lo negativo: Peor resuelta que 12 Monos, por ejemplo. El desnudo, qué decepción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo en todo, creo que el final es ese, y como dices una explicaicón acaba en paradojas irresolubles me temo, está peor acabada.

      También coincido en tu decepción jajaajjaja

      Un abrazo, Pablo.

      Eliminar