miércoles, 6 de junio de 2012

Crítica: SHERLOCK HOLMES. JUEGO DE SOMBRAS (2011) -Parte 1/2

GUY RITCHIE










Sherlock Holmes es uno de los personajes más mítico de la literatura, el virtuosismo de Sir Arthur Conan Doyle para crear un personaje excepcional y riquísimo que investiga unas tramas igualmente excepcionales y riquísimas ha servido de inspiración para todo tipo de adaptaciones, versiones, variantes, copias… y todo lo que podamos imaginar. Holmes es un personaje con tantos matices que puedes crear personajes frescos y distintos subrayando uno de los aspectos de su compleja personalidad más que otros y así hacerlo parecer nuevo sin ser infiel al mismo. Un personaje del que muchos dudan aún si fue real o no.


Pero ahí no se queda la cosa, su compañero es igualmente extraordinario, Watson, con su amistad compleja, sutil y profunda, es otro personaje ejemplar. ¿Qué decir del mítico villano? Que debe estar a la altura del héroe, el brillantísimo profesor James Moriarty… que ha pasado por ser uno de los grandes villanos también de la literatura.

Relecturas, reinvenciones, dibujos, películas, series… La obra del Conan Doyle es una mina de oro fascinante siempre.

Series británicas, americanas, soviéticas… con especial mención a la que protagonizó Peter Cushing, uno de los Sherlock Holmes más míticos. Christopher Lee también protagonizó su serie sobre el personaje, además de protagonizar alguna película. Incluso Hayao Miyazaki ha participado en una serie animada sobre el detective. Son innumerables las series sobre el personaje y las novelas de Conan Doyle, y para todos los gustos. Recientemente ha tenido gran éxito la serie de la BBC “Sherlock”, un éxito merecido.


Si al cine nos remitimos ¿qué decir?, la cantidad de películas es ingente, una auténtica barbaridad, de todo tipo y condición… y se seguirán haciendo. Las más famosas las  protagonizadas por el estupendo Basil Rathbone, el Sherlock Holmes más inmortal e iconográfico, la imagen del detective que nos viene a la cabeza se la debemos a él, indudablemente. La más fiel recreación. Muchas de las películas protagonizadas por Rathbone estaban dirigidas por Roy William Neill, al que hay que rendir también obligado homenaje.

Pero adaptaciones cinematográficas las ha habido de todo tipo, desde la estupenda “El secreto de la pirámide” (Barry Levinson, 1985), con un Sherlock Holmes jovencito, a la visión que dio el maestro Billy Wilder del personaje en la estupenda y lamentablemente cercenada “La vida privada de Sherlock Holmes” (1970)…

Existen peculiaridades como la comedia “Sin pistas” (Thom Eberhardt, 1988). Protagonizada por Ben Kingsley y Michael Caine donde el verdadero genio es Watson y Holmes un actor contratado para encargarse de representar el personaje creado por el médico y aliviarle del acoso público.


También pequeñas joyas de la animación como “Basil, el ratón superdetective” (John Musker, Ron Clements, Burny Mattinson, David Michener, 1986), donde se rinde homenaje explícito (las siluetas de Holmes y Watson aparecen en la cinta), y donde el nombre del protagonista también es un  homenaje, en este caso al actor Basil Rathbone, por ser el más mítico Sherlock Holmes de la pantalla.

También hay películas mudas sobre el personaje, por ejemplo “El moderno Sherlock Holmes” (Buster Keaton, 1924), y de muy distintas nacionalidades.

Además de las adaptaciones de Guy Ritchie, en 2010 hubo otra dirigida por Rachel Goldenberg.


Particularmente no me gusta la visión que Ritchie da de los personajes y las novelas, pero la cuestión es si las acusaciones de infidelidad que se le han achacado son realmente así o al menos tan exageradas. Su elección de convertir a Holmes y Watson en héroes de acción estaba claro que crearía polémica y difumina el tono fascinante de la investigación, el clima de auténtico descubrimiento y mimo por el detalle y las pistas en aras de un espectáculo grandilocuente, es por ello por lo que la elección pierde en profundidad aunque gana en comercialidad. Teniendo esto en cuenta hay que afirmar que esa conversión en héroe de acción no acaba resultando infiel al personaje, sólo a su tono, con lo cual aquellas acusaciones acaban siendo bastante injustas.

Su carácter solitario, taciturno, engreído, prepotente, mourinhista, lacónico, asocial, su inteligencia privilegiada, su conocimiento enciclopédico de muchas y variadas disciplinas, su carácter obsesivo, sus adicciones para evadirse de su propia genialidad, de su exceso de la misma y de su falta de retos, sus manías, su brillantez, su asombrosa capacidad deductiva y analítica, su amistad con Watson, que es su vínculo con la sociedad, con el mundo exterior, sus adicciones para sobrellevar su ausencia, su fidelidad, su gusto por los retos… hacen de Holmes algo muy grande que fascinó, fascina y seguirá fascinando siempre por todo ello, al igual que las tramas y novelas ideadas por Sir Arthur Conan Doyle.




Con el tema de las adaptaciones es evidente que un director y un guionista pueden acabar haciendo cualquier cosa con el material que adaptan, tan evidente como que se acaba cuestionando su labor en base a como traten ese material por falta de honestidad o respeto. Cuando alguien adapta una obra y pone el título de la misma o usa un personaje mítico que ha sido creado por otro, el adaptador tiene ciertas servidumbres que debe respetar, no puede desnaturalizar o desvirtuar ni obra ni personaje en aras de una supuesta visión personal. Si el adaptador tiene pensado cambiar aspectos de la trama o de la personalidad del personaje que cambien su esencia no debe usar los nombres de la obra original o de dicho personaje, no tiene sentido y sólo denota un interés, deshonestidad y, posiblemente, su uso y abuso para forrarse los bolsillos. Si una historia te gusta pero hay aspectos esenciales, hablo de esencia en el sentido de la naturaleza última de obra o personaje, de su fondo, cambia el nombre o el título, no uses los de los referentes por evidentes que sean. Un ejemplo de respeto y honestidad lo tenemos por ejemplo en “West side story” (Robert Wise, Jerome Robbins, 1961), a nadie se le escapa que tiene en Romeo y Julieta su referente, pero hay variaciones y no se usan los nombres de la obra de Shakespeare. Otro lo tenemos con “El gran Lewosky” (Joel y Ethan Coen, 1998), donde se reconoce la influencia de Chandler en la historia pero el personaje principal es completamente distinto y se respeta a la obra del autor no usando su nombre. Si algo te impulsa de una obra a adaptarla debes respetar su contenido esencial, si en esa esencia no estás de acuerdo coge aspectos de la trama pero no uses su nombre.



En muchas ocasiones es difícil dilucidar si se está siendo honesto y respetuoso con la obra original, esto lleva a hacer aseveraciones muy a la ligera basándose en aspectos superficiales que nada tienen que ver con el fondo y la esencia mencionados. No se debe confundir infidelidad o deshonestidad con respecto a una obra original por una cuestión de tono o porque se haga más hincapié en un aspecto de un personaje mítico que no es el que más destaca en dicha obra original. Esas variaciones, esos cambios, nos desnaturalizan la obra original, si se potencia un rasgo del carácter de un personaje, pero ese rasgo está presente en su personalidad en la obra original es una manera de dar otro punto de vista, enriquecer dicha obra original, nada se inventa, nada de desvirtúa en realidad. Lo mismo pasa con el tema del tono, que se recurra a otra época o se haga un musical de una obra que no lo es, o se le da más ligereza o trascendencia, es superfluo si se respetan las credenciales y tesis de la obra base, un ejemplo lo podemos tener en el “Romeo y Julita” de Baz Luhrmann, por poner un ejemplo donde cambiando el tono, la época y demás, la película se mantiene fiel a la obra.

Esto es lo que debemos valorar, es evidente que en la mayoría de aspectos del tono y la forma la película de Guy Ritchie no tiene nada que ver con las novelas de Sir Arthur Conan Doyle, pero en el fondo ¿es tan infiel al texto y al personaje? Pues hay que decir que no.



El Sherlock Holmes de Ritchie mantiene el carácter solitario, obsesivo, aislado de la sociedad, con Watson como único amigo y vínculo con esa sociedad a la que en el fondo desprecia, ávido de nuevos retos intelectuales en los que aplicar su genialidad, fanático del crimen, adicto a ciertas sustancias, especialmente cuando se queda sin Watson… La cuestión más polémica radica en haber convertido al brillante investigador en un luchador superdotado, algo que no se muestra en las novelas, en ellas Holmes resuelve los casos por deducción, pero el hecho es que en las propias novelas se cita que el detective posee habilidades para la lucha.



Centrándonos en la película que nos ocupa, Ritchie sigue fiel a su estilo que podríamos denominar macarrista-mainstream, un estilo gamberro pero asumible por el gran público… y muy cuidado. Esto funcionó muy bien en “Lock and Stock” (1998) y “Snatch. Cerdos y diamantes”, su obra maestra (2000), pero aquí el aspecto gamberro cede en demasía al mainstream en el estilo de Ritchie, lo macarra queda reducido al clásico montaje del director, a un aspecto formal moderno de una obra clásica. Poca cosa.

La película se inicia al estilo hitchcockiano con el seguimiento de un objeto, un mini macguffin, que es lo que vertebra la escena, una cajita que lleva Rachel McAdams, la simpática e impredecible novia de Holmes.


Robert Downey Jr., nuestro Holmes, parece haberse especializado en sagas de éxito, además de ésta está triunfando como Iron Man, y lo hace encarnando papeles muy similares donde parece interpretarse a sí mismo más que otra cosa, genios excéntricos, egocéntricos, presuntuosos y siempre divertidos. Este es uno de los aspectos que los más puristas cuestionarán, el clásico Holmes taciturno, lacónico, casi amargado es sustituido por un Holmes vitalista, alegre, gracioso, divertido… Esto en apariencia parece desnaturalizar al personaje pero no es así exactamente, las diferencias acaban ahí, en una cuestión de tono, de forma, ya que los rasgos del carácter del mítico personaje se mantienen y reconocen en la cinta de Ritchie. Solitario, sin amigos, consciente de su genialidad, drogadicto…





Otro de los puntos más polémicos es el hecho de convertir a Sherlock Holmes en un héroe de acción, algo que tiene poco que ver con las novelas de Sir Arthur Conan Doyle que se basan en la deducción y la investigación, pero ¿es una infidelidad dotar de habilidades para la lucha a Sherlock Holmes y por tanto hacer hincapié en ese aspecto en una adaptación? La respuesta debe ser que no, en las novelas de Sherlock Holmes no vemos al detective aplicar la violencia en general pero se dice que Holmes es un experto espadachín, esgrimista, así como boxeador y que tiene conocimientos en artes marciales. Dicho esto es lícito que Ritchie recurra a un aspecto de las habilidades de Holmes, ya que las tiene, y desarrolle su adaptación, mejor o peor, a partir de ahí si es lo que le interesa. Además no se prescinde de los elementos deductivos ni de la investigación, aparecen minimizados por las luchas físicas con precognición pero están, en realidad, presentes de manera significativa e importante.

En lo concerniente a Watson la cosa ya puede ser mucho más cuestionable.


 






26 comentarios:

  1. La mejor peli de Ritchie es Snatch: Cerdos y diamantes. De allí ha ido para abajo.

    Y la mejor adaptación de Holmes es la serie de la BBC de S. Moffat, Puto Amo Moffat. En verdad no es una adaptación, más bien es una modernización del personaje, pero es tremenda.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el aporte Rincewindcat, ahí menciono la serie y todo jeje

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de aporte, ¿te he dicho que te quiero mucho y eso? jejeje

    ResponderEliminar
  4. Es que no he visto la peli, y he pensado: "Qué le voy a comentar al Sambo? Pues le pongo el enlace a las obras de Holmes." La mitad de los marcadores de mi navegador son bibliotecas digitales. Te puedo buscar desde textos gnósticos del S.II a A dance with dragons en catalán. XD

    Por cierto, en el anterior enlace no estaba El sabueso de los Baskerville. Arreglado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias querido Rincewindcat, no me percaté de tan imprescindible ausencia. En caso de querer alguna cosa ya sé a quién recurrir. Espero que me permitas el abuso jajaja

      Eliminar
  5. Deduzco que es usted un fan de las novelas de Conan Doyle y que en el fondo le ha disgustado la reinterpretación de Ritchie.

    Al menos no ha subtitulado la serie como 'Sherlock Holmes por Sir Arthur Conan Doyle' como pudimos ver en la fallida 'Drácula de Bram Stoker' de Francis Ford Coppola. Eso sí es irrespetuoso, deshonesto y en castizo, tenerlos cuadraos.

    'Lock&Stock' y 'Snatch - Cerdos y Diamantes' son moeeee boeenas, especialmente la segunda. Por cierto, en la primera tiene un papel el actor que interpreta a Holmes en 'El Secreto de la Pirámide'. Pero en mi opinión su obra cúlmen por profundidad, significado e inteligencia es 'Revolver'.

    Este Sherlock de Ritchie a diferencia del clásico ha perdido el respeto por sí mismo hasta alcanzar comportamientos autodestructivos que desesperan a este Watson de Ritchie. Sherlock necesita a su sidekick porque le viene bien una ayudita de cuando en cuando y para poder alardear de su superioridad privadamente. En realidad la sociedad abierta le intimida de ahí su gusto por los disfraces y por la vida de eremita. Defensas narcisistas para ocultar que a pesar de todas sus magníficas habilidades tiene un corazoncito frágil como el resto de los humanos. De ahí su relación amor/odio con nuestra ladrona favorita. Ella le proporciona retos contínuos y la coartada perfecta para poder odiarla en caso de que lo traicione. Y de esta manera, no sufrir tanto.

    Elemental, querido Sambo ;)

    ResponderEliminar
  6. Querido Hirvaluin ni en el fondo ni en la superficie, lo que me ha parecido la peli con respecto a la obra de Conan Doyle y la película en sí está en esta entrada y en la de mañana. De hecho defiendo que no es deshonesta e incluso lo explico.

    Elemental, querido Hirvaluin jejeje

    ResponderEliminar
  7. Personalmente siempre me ha parecido que las dos películas de Ritchie beben más del mundo del comic que de la fuente original. Una revisión del personaje aderezada con una estética "Liga de los Hombres Extraordinarios" y la omnipresente sombra del Bourne cinematográfico cuando se tratan las escenas de acción.

    Señalar que cierto es que las películas y series sobre Holmes son innumerables, de hecho se tiene a Sherlock Holmes por el personaje de ficción que más veces ha aparecido en la gran pantalla, pero no habría estado de más citar la magnífica y cuidada serie de Granada TV con Jeremy Brett en una interpretación antológica del personaje. Si alguien busca respeto a los textos originales, la época y los personajes (y no me refiero sólo a Holmes, el retrato de Watson es magnífico y sucede lo mismo con personajes "menores" pero aún así importantes como Mrs. Hudson, el inspector Lestrade, Mycroft Holmes o el mismísimo Profesor Moriarty), esa es sin duda LA serie.

    En cuanto a la tan cacareada serie de Moffat, sí, concedo que tiene su punto de originalidad al plantearse como podría haber sido el personaje de vivir en nuestros días (se distancia así de experimentos pasados en los que se mandaba directamente al Sherlock Holmes decimonónico a los años '90 vía suerte de congelación criogénica) pero en mi opinión tiene sus altos y bajos y a veces cae en la caricatura fácil. Cualquiera que lea las historias originales puede comprobar que Holmes es un personaje bastante complejo y el mismo Brett ya comentó en su momento que a él en particular le parecía más complicado de interpretar, más exigente, que un Hamlet o un Macbeth (y téngase en cuenta que Brett aprendió el oficio en la compañía de Sir Laurence Olivier nada más y nada menos). En cualquier caso me parece una visión interesante y un intento muy loable. Ya veremos que nos trae su primer hijo bastardo, si se me permite la expresión, esa adaptación de la americana CBS con Johny Lee Miller como un Holmes vivendo en NY y un Dr. que pasa a ser Dra. (no será la primera vez) en las manos de Lucy Liu. http://www.youtube.com/watch?v=DO6uUEuWNa4

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por el aporte Anónimo. Conozco la serie que mencionas, la pusieron en VeoTv, creo que era, y ciertamente podría haberla mencionado también.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Me vas a permitir introducir un tema importante, aunque nos pueda parecer "pintoresco", pero que marca muy y mucho, el devenir de la obra de Conan Doyle, y en particular, la de Sherlock.
    Como no es el lugar para extenderme sobre ello (lástima que en su día no encontrara editor para mi libro), Sherlock Holmes es más, mucho más, que una novela.
    Conal Doyle, al igual que su amigo Bram Stoker, pertenecía a la mítica Golden Dawn, el Amanecer Dorado, la más prestigiosa y elitista de las Sociedades Secretas esotéricas que se hayan dado en el mundo.
    El análisis pormenorizado de los distintos episodios que narra Conan Doyle sobre las andanzas del detective, nos lleva a descubrir datos ocultos. Las fechas, muchas veces, no son simples fechas. Son indicios de determinados momentos que, a la luz de las velas de la Golden Dawn, eran altamente importante para los fines que ellos perseguían.
    Si, ya, parece cuentos de viejas. Pero, señores, pueden estar seguros de que no son así.
    Desde la mítica Baker Street, calle de la panadería, hasta el número de esa calle, 221 (13x17 número kabalístico, número de la TOTALIDAD).
    En esto creían los miembros de la Golden Dawn. Y por supuesto, Conan Doyle entre ellos. Y eso lo encontramos como referencia "oculta" en las aventuras de Sherlock Holmes.
    Vaya, Holmes, en castellano, "encinas".
    Encinas, justo donde se aparecen las Vírgenes Negras.
    Ay, Señor, Señor.

    ResponderEliminar
  10. Perdón, una precisión...
    Vírgenes Negras, o no Negras, como la de Fátima.

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes.

    Muy buena entrada MrSambo. No llegas a pronunciarte (esperaremos 2/2), pero leyendo entre líneas, me parece que de las dos películas de Guy Ritchie no te decepciona tanto la falta de fidelidad con las novelas, como el resultado cinematográfico en sí.

    Yo no he visto "Juego de sombras", en Sherlock Holmes me entretuve bastante, pero me pareció que quedaba lejos de "Lock and Stock" y "Snatch", dos grandísimas películas. También inluiría entre las grandes obras de Ritchie "Rock'n'Rolla". Impagable el detalle del "parecido accidental" entre el mafioso ruso y Abramovich.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues básicamente lo has clavado Keyser, es más, comparto tu valoración jaja. Me pronuncio en la de mañana concretando en la peli, esta parte era más general y vi la división clara.

      También comparto tus gustos sobre Ritchie, capaz de pelis muy estimables y de auténticos bodrios. Este Holmes es un entretenimiento inofensivo...

      Eliminar
  12. Ostane jaja muchas gracias por el apunte, leí algo sobre este tema pero no estoy muy puesto, así que si te animas tú escribe.

    ResponderEliminar
  13. Pues leí las novelas completas de Sherlock Holmes hace tiempo y pensé que alguien debería hacer una adaptación cinematográfica en tono de aventuras y acción, porque tiene los elementos para ello. Además, aunque apenas haya acción sí que en un par de las novelas se le muestra poniendo en práctica su habilidad pugilística y de esgrimista con un bastón. No recuerdo dónde se dan esos combates.

    Y por culpa del navegador birria este, que no sé por qué no me quedo con Opera que es el bueno, tuve que cerrarlo con el Task Manager y ya no me acuerdo qué más había añadido a lo ya dicho.

    P.S. - Y para septiembre, versión de José Luis Garcí, basada en la novela de un español: "Sherlock Holmes, Madrid suite 805", no recuerdo el número, puede no ser 805. Con Gary Piquer de Sherlock Holmes, Belén López de Irene Adler (creo), Carlos Hipólito de Galdós y no caigo en el nombre del que hace de Watson, ¿Javier Pérez? y Gallardón de su propio abuelo (Albéniz). Como ya comenté en Twitter, lo de que meta a Albéniz y a Galdós me echa para atrás; pero Garci es el director de "El Crack" así que le daré la oportunidad de verla.

    ResponderEliminar
  14. Se me olvidaba en la post data: La peli de Garci se llamará "Holmes y Watson, Madrid Days".

    ResponderEliminar
  15. Sí, la referencia al futuro Garci es obligada. Yo también confío en que esté curiosa.

    Pues estamos de acuerdo, como bien dices las habilidades están, por tanto por ese lado no se puede criticar al bueno de Ritchie, lo único que la peli es muy normalita, para pasar el rato.

    Un abrazo Rojo4.

    ResponderEliminar
  16. Rojo4, pues me parece un título precioso.

    ResponderEliminar
  17. A mí las pelis de Holmes de Ritchie me han resultado entretenidas. Lo que me ha intrigado es lo de que "La vida privada de Sherlock Holmes" está cercenada. ¿Podrías extenderte al respecto? Es una película que me encanta y no sabía que pudiera ser aún mejor de lo que me parece. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Pablo. Pues sí, Billy Wilder tenía el derecho y la decisión final de montarla pero confió en su montador y cuando regresó de un viaje a París vio el estropicio que le habían hecho. No se sabe donde están las secunecias eliminadas, las han buscado mucho pero hay un 30 por ciento, en palabras de Wilder, que se perdió en la sala de monetaje con respecto a la pelícla orignal que él tenía en su cabeza.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la información, una lástima lo de la película.

    ResponderEliminar
  20. Nada, para eso estamos, en lo que se pueda ayudar.

    ResponderEliminar
  21. Yo he visto la película y me gustó mucho, me parece que está muy bien realizada y lograda. Sherlock Holmes juego de sombras, creo que es incluso mejor que la primera, es más entretenida y divertida.

    ResponderEliminar
  22. Una de las películas que me fascina es la de Policías y Ratones, por este toque de drama policíaco que tiene. Ahora con las nuevas series, descubrí una llamada , es sobre casos policíacos y cada vez que la veo, me recuerda mucho a Holmes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holmes es un icono, es normal que además de las adaptaciones directas haya otras pelis que lo recuerden por distintos motivos.

      Un saludo Elizabeth.

      Eliminar