martes, 20 de marzo de 2012

ALVIN LEE: Live in Vienna (1994)







El espléndido guitarrista ingles Alvin Lee, nos deleita con un directo donde incluye muchos de sus éxitos así como varias versiones del rock y el rhythm and blues. Un guitarrista tremendamente clásico que ha mamado del blues, el jazz y el rock más auténtico, lo cual se nota en la ejecución de sus temas. Sentimiento a raudales.

Fue con Ten Years After donde Alvin Lee despuntó al participar en el mítico festival de Woodstock, desde ese momento el éxito y las giras se hicieron rutina. Una banda indispensable en los inicios del rock y su desarrollo desde el Blues, al estilo de los Cream.

Lee voló por su cuenta tras una larga carrera con su banda, ha realizado múltiples proyectos y sacado discos en solitario, como éste que nos ocupa, un espléndido álbum donde la autenticidad de un estilo inmortal y duradero y el virtuosismo de una banda y su líder, hacen de la escucha una experiencia realmente gozosa para los amantes del rock clásico de los 60 y 70.

Rock clásico, concesiones hardrockeras, versiones y magníficos solos de guitarra es lo que compone este álbum en sus más de 70 minutos de duración.


Entre las versiones tenemos que destacar “I hear you Knockin’” de Pearl King y Dave Batholomew, un clásico inmortal del rhythm and blues o la ultra-híper-mega versionada “Johnny B. Goode” de Chuck Berry, donde Alvin Lee pone todo de su parte para transmitir el feeling y la magia de estas composiciones. Otra versión a destacar es la que hace de “Good morning little schoolgirl” de S. B. Williamson, con los mismos parámetros. Otro tema que todo amante del blues y el rock conoce, y que desde luego en manos de Alvin Lee la disfrutarán enteramente.

Los solos sin artificios, ni trucos, ni técnicas complejas son de una calidad, virtuosismo y sentimiento como sólo los guitarristas más clásicos logran, un deleite para los oídos. Pero no sólo es la guitarra de Alvin Lee la que brilla, tanto el teclista Steve Grant como el batería Alan Young demuestran un talento instrumental excepcional. Solos donde la repetición de tres notas, tocadas a toda velocidad, o variaciones improvisadas, te ponen los pelos de punta.

En este directo oirás de todo un poco, Rock clásico y vitalista con “Keep on rockin’" y “Rip it up”, Blues de calidad y tristeza en “Long Legs”, riffs míticos e inolvidables como el de “Love Like A Man”, a Alvin Lee luciéndose de mala manera en las larguísimas “Going Home”, un rock que es puro ritmo con versiones intercaladas, y en el espectacular blues “Help Me Baby”, aunque se luce en todo el disco… armónicas que suenan en los momentos adecuados…

Todo lo que se le puede pedir a un disco de rock de calidad, con músicos excelsos, calidad instrumental, feeling desbordado, temas maravillosos y pasar un rato y una experiencia de las que merecen la pena.

No es la mayor obra maestra del rock, porque no deja de ser un álbum recopilatorio que no añade nada nuevo a destacar, pero si es un extraordinario directo que te llenará seguro.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada