miércoles, 4 de abril de 2012

Crítica: BLADE RUNNER (1982) -Parte 3/6-

RIDLEY SCOTT








Comenzamos a entender lo que buscan los replicantes. Respuestas, que resultan que son muy comunes, aunque a diferente escala temporal, que las que se ha preguntado la humanidad desde que tiene consciencia. Quieren saber cuánto tiempo les queda. Quieren hablar con su creador. De aquí saldrá el nombre de J. F. Sebastian. Batty se recrea en cada frase.

Volvemos a oír un fragmento de la entrevista entre Holden y Leon mientras Deckard atraviesa un túnel, la referencia a la madre del replicante.

Deckard llega a casa, su número, 9732. Pocas veces se ha visto reflejada la calidez, el relax y lo acogedor del hogar tras un mal día, la comodidad y confianza, el refugio que supone ese lugar,  como en las escenas en la casa de Deckard. Antes de entrar entre bostezos se verá sorprendido por la presencia de Rachel en el ascensor, el susto lo trastorna, se muestra nervioso, tenso, agitado y distante. Una casa donde predominarán los dorados, por supuesto. Un lugar que contrasta con lo hostil de lo exterior, de esa ciudad superpoblada, con su lluvia eterna y demás. La relajación en la actuación de Ford, la intimidad que se crea entre los dos personajes, no ya en esta escena, sino sobre todo en otra posterior, cuando lo vemos lavándose, tomándose una copa o quedándose dormido, abruma por su veracidad. Es su universo privado, íntimo, donde resetear de la deshumanización. Un confortable abrazo.












Se ha comentado mucho sobre la deshumanización de Deckard. Es evidente que no es un personaje simpático, es un asesino, aunque sea de máquinas, pero no es cierto que no muestre rasgos humanos. Es un cínico descreído y asqueado de la vida, un detective clásico del cine negro, como ya he comentado. 
Deckard está amargado, es un solitario, bebedor, es frío y desagradable, pero también muestra compasión, por ejemplo con Rachel cuando lo visita, o remordimientos con las muertes de los replicantes, muestra rencor con su jefe, especialmente cuando habla de Holden, siente amor, pena… sentimientos puramente humanos desde el mismo inicio de la película.


Deckard admitirá a Rachel en ese universo íntimo y personal, y si bien es cierto que su habilidad en las relaciones sociales es escasa, trata de corregirse y mostrarse simpático. Son verdaderamente hermosas las escenas en las que Deckard, el asesino de replicantes, se comporta con absoluta naturalidad y confianza en presencia de ella, allí en su casa, incluso llegará a dormirse tras la muerte de Leon. Una intimidad compartida.

Harrison Ford está magistral, como en él es costumbre, en este rol tan distinto a los que le habíamos visto en cintas anteriores. Un actor de aspecto y carisma clásico que pasa de ser Han Solo e Indiana Jones a ser machacado por todos los villanos, deambular amargado como alma en pena, pasar sus ratos libres bebiendo solo y asqueado de sí mismo. Un héroe de lo más normal, y además puede caer antipático, lo opuesto a sus míticos héroes creados por Spielberg y Lucas.










Hay que comenzar diciendo que no puede caber duda de que en la versión original de 1982 Deckard no es un replicante, igual que hay que mantener que en la de 1992 sí lo es. Nada hace pensar en la primera versión que Deckard lo sea, suponerlo queda profundamente gratuito y todo lo que se dice en la película va encaminado a confirmar que no lo es. En cambio en la de 1992, con la aparición del unicornio, el paralelismo con el final nos lleva a otra evidente conclusión, que Deckard sí lo es. El problema en realidad no es si Deckard es o no un replicante, sino la coherencia, el rigor, la profundidad… que una decisión u otra presenta a nivel técnico y conceptual en la película. Esto es lo que voy a tratar.

Básicamente son tres los argumentos recurrentes para sostener la idea de que Deckard sea un replicante. El primero, el dorado de los ojos en la escena íntima con Rachel, donde él aparece desenfocado en segundo plano. El segundo, las fotos antiguas que tiene en el piano y que se relacionan con esa idea de que los replicantes las coleccionan. El tercero, el plano del unicornio en un supuesto recuerdo de Deckard. Los dos primeros están en esta versión original pero por sí solos no tienen la más mínima consistencia, salvo para crear cierta ambigüedad que es la que enriquece a la película, pero que además ya se crea en el diálogo en el que Rachel pregunta directamente a Deckard si se hizo él mismo el test Voight Kampff. El último de los argumentos, el del unicornio, se añadió en la versión del director en 1992 y con éste queda clara la naturaleza replicante en dicha versión.

En la versión original encontraremos gente que mantenga que es replicante, como en la del director encontraremos gente que mantenga que no lo es (Hampton Fancher, guionista y productor de la película o Frank Darabont, director, por poner algún ejemplo famoso), interpretando o retorciendo las imágenes para que encajen con la idea.

El hecho es que nada hay en la versión original que indique que Deckard es un replicante, absolutamente nada, pero sí existen elementos que llevan a la ambigüedad y a plantearse la opción. Ese es el principal acierto de la versión original, ya que obliga a reflexionar y usar las neuronas para dilucidar efectivamente que no es un replicante en coherencia con la historia y lo visto, pero también para obligar al espectador a plantearse todas las posibilidades y las implicaciones que supondría el hecho de que sí lo fuera. Enriquecer la obra en suma.

Dicho esto queda por dirimir cuál de las dos opciones tiene sentido o si lo tienen ambas.

Tras un análisis exhaustivo, y sin él, la idea del final con un Deckard replicante se demuestra gratuita y con la única intención de buscar el impacto y la vuelta de tuerca final, algo muy de moda ahora, porque no aporta nada absolutamente a lo ya desarrollando en la cinta, es más, redunda en casi todo.

Un final con un Deckard replicante dilapida no sólo la coherencia de la trama sino también la profundidad y densidad de los conceptos limitándolos y reduciéndolos a puro fuego de artificio.

La idea de que cualquiera puede ser un replicante (como idea de la deshumanización) está desarrollada durante la cinta, es más, se menciona en varios momentos de la misma con la consiguiente desconfianza que genera, de ahí el uso de los test.  Como ejemplos los animales que no se sabe si son reales, los test de Voight Kampff para comprobar la verdadera naturaleza de alguien y especialmente el personaje de Rachel.

La idea de que alguien que se cree humano descubre que no lo es también está desarrollada con el personaje de Rachel, como lo está la realidad de que los replicantes pueden sentir afectos, tener sentimientos, tanto hacia humanos como hacia el resto de replicantes. No sólo lo verbaliza Tyrell, es que el propio Batty se emociona al recordar a Leon o ante la muerte de Pris, ha creado afectos sinceros. Unas ideas y una evolución ya mostradas con otros personajes y otras tramas que limitan el punto de vista e ideas.
 
También la propia Rachel enamorándose de Deckard. ¿Qué aporta la idea de un Deckard que se cree humano pero en realidad no lo es? Absolutamente nada, redundaría en lo que acabo de comentar.

En cambio la idea de que un humano, que son mostrados faltos de humanidad precisamente, sienta como crecen sentimientos y vínculos hacia un replicante sí que es un aspecto no mostrado en la película que la sobredimensiona y amplifica a todos los niveles, de trama, conceptual, filosófico… y además crea verdaderos vínculos con el espectador que se identifica consecuentemente, y que de la otra forma recibiría la idea de manera fría. Se hurta al espectador su identificación, sintiendo, por tanto, la historia como ajena. Un Deckard humano dota de sentido y coherencia a toda la historia e identifica al espectador con la misma, es la única posibilidad de que todo tenga sentido, la única manera para que el entramado y la película funcionen.

Es por ello que un Deckard replicante hunde la maestría conceptual de "Blade Runner", reduciendo el nivel de una obra maestra absoluta digna de cualquier listado de las mejores películas de la historia a una obra coja, redundante y confusa desde la trama, que para justificarla habría que ir haciendo malabarismos, y mediocre desde el guión reiterando tramas y aspectos, limitando y reduciendo sus vías filosóficas, conceptuales y de todo tipo.

Desde el punto de vista de un manual de guión la idea de un Deckard replicante es un error de principiante, una torpeza mayúscula, por lo que tiene de redundante. Además deteriora un guión en el que los elementos que implicarían la “replicancia” de Deckard no están en el mismo, es cosa exclusiva de Scott y su unicornio.

Un Deckard replicante elimina el verdadero conflicto dramático, la idea de contraste que viene desde Aristóteles y que implica al espectador. Además que Batty salve a un humano que lo quiere matar da mayor valor y sentido, mayor potencia dramática a su acto de piedad final, aspecto que disminuiría de ser replicante Deckard.

Pero vayamos a más, a la coherencia y lógica de muchas de las ideas de la cinta que se verían masacradas con la idea de la “replicancia” de Deckard.

Tenemos el hecho de que Holden ha sido asesinado o disparado poco tiempo antes de que lleven a Deckard a la comisaría para reengancharle en el servicio. Esto supondría que todos en la comisaría estarían en el ajo, fingiendo y actuando para hacer creer a Deckard lo que no es, haciéndole pensar que su pasado implantado es real. Esto de por sí ya es surrealista, pero apurando un poco la cosa no se sostiene bajo ningún concepto. Deckard debería haber sido construido en tiempo récord ya que Holden ha muerto poco antes, por tanto, su construcción e implantes, con todo lo que supone, un piso, fotos, documentos, y que todo encaje sin fisuras, debe haber sido ejecutado en cuestión de horas… Si sabemos que Rachel es un experimento y el más sofisticado de los replicantes, poco sentido le encontramos.


Es coherente que Rachel sea un experimento ya que los Nexus 6 son los modelos más modernos, tanto es así que el propio Deckard, y Holden, los desconocen.

La construcción en tiempo récord queda además descartada cuando vemos que el cocinero del restaurante chino conoce a Deckard e incluso su rango.

Ya dije que la escena entre Deckard y Bryant es clave, y ésta Scott no la puede eliminar.

Resulta surrealista también que si se pretende que ese replicante no sospeche que lo es se arriesgue de esa forma. Que se le de semejante trabajo a un “experimento”, un trabajo relacionado con él mismo donde le dan todas las facilidades que se supone quieren ocultarse… Le dan un arma, le equipan con el test con el que podría descubrirse a sí mismo, es más, Rachel le pregunta si lo hizo, como es lógico, y todo esto con el peligro que supondría de que se volviera contra ellos… ¿Por qué arriesgarse? ¿Para qué se hace a Rachel si Deckard ya existía y funcionaba? Si Rachel es un experimento, ¿qué es Deckard si es anterior?... Todo un poco absurdo, o un mucho.

Es bastante ilógico que con la simple excusa de unos implantes, que es con lo que se pretende justificar todo, y no es factible, se haya enseñado a Ford, en tiempo récord, a manejar con solvencia práctica todo el material e instrumental de su trabajo, y no sólo eso, sino a desenvolverse en el mismo con demostrada experiencia tratando a policías, mostrando seguridad en situaciones extremas, manejando conversaciones complicadas… una experiencia policial con todo lo que eso conlleva. Lo mismo ocurre con su piso, que debería ser un piso franco o algo así, y sin ninguna fisura y defecto que Deckard extrañara… Implicaría unos recuerdos de tal detallismo que es imposible, simple y llanamente, además de que los recuerdos no implican experiencia.

Unos recuerdos basados en fotos, por tanto no narrativos, ya que éstos difícilmente pueden implantarse.

Veremos a Bryant hablar del pasado de Deckard con total naturalidad, así como de la “rareza” de Rachel, nada nos hace pensar que finja en su actitud, absolutamente nada. Pero por si fuera poco hay una escena que se cortó en la que Bryant habla con Gaff, por tanto no tiene por qué fingir, casi para sí mismo, mientras espía una conversación entre Holden, que en realidad no ha muerto, y el propio Deckard, en la que dice explícitamente “dos viejos blade runners hablando de metafísica”, lo que denota que el pasado de Deckard es verdadero y él mismo lo vivió como vimos en la primera escena.

Añado que Holden está vivo, Deckard va a verle, en otra de las escenas cortadas, y el policía convaleciente le reconoce y habla con total naturalidad con él, redundando en ese pasado verdadero de nuestro protagonista.


Otro aspecto llamativo es que si Deckard es un replicante tiene que ser de los más modernos,  similar a Rachel. Esto es así porque tendría también implantes de cerebro. Curiosamente se acusa a Deckard de ser frío e inhumano, es por ello por lo que se añadió la voz en off entre otras cosas, pero si tiene recuerdos volvemos a una contradicción, ya que en teoría esos implantes le dotarían de sentimientos, por tanto encaja mal con una evolución hacia la “humanidad”. Si Deckard, por el contrario, sí muestra sentimientos, que efectivamente los muestra como he explicado, la evolución directamente no existe, ¿cuál sería?, ¿de tener sentimientos a seguir teniéndolos?

Es evidente que la evolución existe, pero sólo se ve considerándolo humano. Deckard tiene sentimientos pero no por los replicantes. Al enfrentarse a un nuevo tipo como los Nexus 6, que él no conocía de antes, y aún más a ese experimento que es Rachel, su vínculo afectivo hacia esos seres aumenta, una evolución que va del desprecio al enamoramiento, una evolución respecto a los replicantes. Una vez más un ejemplo clarificador.

A esto se añade la evolución de un ser humano frio, como todos los retratados, pero humano al fin y al cabo, que recobra los rasgos más positivos de su humanidad.

Si Deckard es un modelo más nuevo de replicante encaja también bastante mal que sea apaleado de forma continua por todos y cada uno de los replicantes que aparecen en la película. Se tiende a argumentar que es para que no sospeche su naturaleza, pero ¿con qué motivo, si está tratando con ellos constantemente y le dotan de los medios para comprobarlo por sí mismo…?

La amargura, la desolación, el cinismo del personaje de Deckard sólo tienen sentido con experiencias y un  pasado verdadero, no tienen sentido con un robot de reciente creación ni implantes de cerebro, es precisamente la experiencia lo que hará surgir esa forma de ser, esto sólo es coherente con un Deckard humano, una vez más.

La relación de confianza y amor, que se expresa verbalmente en la escena final, cuando Deckard descubre en la cama a Rachel viva, cobra todo su sentido si se trata de un humano hablando a una replicante, lo demás ya lo vimos y sería redundante, como he explicado.

Es cristalino y evidente que un Deckard humano es lo que da riqueza y amplía el nivel conceptual, filosófico y dramático de la película ya que se tocan todas las posibilidades y reflexiones que se pueden dar sobre el tema, que es lo que convierte a “Blade Runner” en una de las mejores películas de la historia por derecho propio.

Blade Runner” presenta emociones y reflexiones absolutamente brillantes, ¿qué somos?, ¿nuestro pasado?, ¿nuestros recuerdos?, si son impostados ¿quiénes somos en realidad?, ¿qué es la realidad?, si lo más íntimo que tenemos no es nuestro, ¿qué es nuestro?...

Rachel también mostrará una foto como prueba, es ella, supuestamente, con su madre, pero es una foto de ella de niña, por tanto podría ser falsa. Deckard será sincero, lo que provocará una fuerte emoción en Rachel que llora. Dirá que sus recuerdos no son suyos, son implantes, seguramente de la sobrina de Tyrell. Esto hará que Deckard intente rectificar y mostrarse más sensible y comprensivo aunque ella huirá de allí frustrada, desorientada y afligida. La escena está rodada con la misma perfección, con estrictos planos y contraplanos, con Deckard sentado, y guardando siempre el punto de vista y la perspectiva con escrupulosa precisión. Siempre sabemos en qué lugar del apartamento estamos. Magistral la lección de dirección y encuadre de Ridley Scott.


Es posible que esa obsesión por los robots que no parecen que lo son viniera del personaje que interpreta Ian Holm (Ash), en “Alien, el octavo pasajero” (1979) donde parece un pasajero más pero en realidad es un androide.

Los recuerdos nos atormentan a menudo, pero los necesitamos indefectiblemente. El pasado es algo importante en el cine negro, ya sea explícita o implícitamente, que justifica esos personajes atormentados y cínicos que pueblan estas películas. En “Blade Runner” se reflexiona sobre ello, un personaje sin pasado que recuerda uno.

Deckard también tiene fotografías antiguas, pero en ningún momento se explicita que sean de él, pueden ser tanto las que ha encontrado de Leon como de otros replicantes. Como curiosidad, en el montaje se ha hurtado una foto de Deckard con su mujer (aparece en un travelling, pero es indistinguible, en cambio había una escena donde se mostraba claramente), y no de niño, donde sale él, y por tanto, confirma un pasado real no impostado. De hecho si nos fijamos, en la famosa escena donde aparece el unicornio y vemos a Deckard pensando, cuando se incorpora, la foto a la que mira es precisamente en la que está él con su mujer, poco tiene que ver con unicornios, es curioso comprobarlo. Esto por no contar que Deckard  no se plantee la propia antigüedad de esas fotos en blanco y negro, que pueden ser perfectamente verdaderas.

En estas escenas en el apartamento de Deckard el contraste mencionado entre el turbulento exterior y el acogedor interior se mostrará en un solo plano cuando el policía mira desde su terraza la moderna y decadente ciudad.


Pris (una estupendísima Daryl Hannah) hará acto de presencia, una espectacular, sexy y maciza replicante que fingirá desorientación y miedo, haberse perdido para hacerse la encontradiza con J. F. Sebastian (William Sanderson). En la novela de Philp K. Dick el nombre de este personaje es J. R. Isidore, y su inteligencia es limitada, menor a la media. En la película es un brillante diseñador genético, muy inteligente, que sufre una enfermedad que le hace envejecer prematuramente (síndrome de Matusalén).


Dedicada a Eddie79, que espero se coma mucho la cabeza con esta entrada.











32 comentarios:

  1. Vale, me has convencido. Pero qué nos quiere decir el director introduciendo el unicornio en la versión del 92?

    ResponderEliminar
  2. Buenos días crack. Pues nos dice claramente que lo es. Scott insiste en cargarse su obra maestra. Yo no puedo negar la “replicancia” de Deckard en la versión del 92, como explico, pero esa idea es incompatible con considerar una obra maestra, que sí lo es en la original, a la película con un Deckard replicante. Scott quiere sorprender y sobre todo forrarse con la "mítica" de la película. Lo que nos quiere decir está más que dicho en la cinta...

    Yo que quería polémicas joerlll jajaja

    ResponderEliminar
  3. Brillante Sambo

    Estoy totalmente de acuerdo: Deckard NO es un replicante. Es un humano al que su trabajo de asesino ha terminado por deshumanizarlo.

    Ni la trama tendría sentido si Deckard fuera otro Nexus 6, porque las contradicciones tumbarían su personaje, ni el final tendría ningún valor, puesto que Batty estaría actuando igual que cuando descubre a Pris muerta.

    ResponderEliminar
  4. Uno espera que la versión del director sea la definitiva, la buena. Pero tal como dices se carga la película. Nos está diciendo que es un replicante, pero hay hechos que lo desmienten claramente. Lo mejor es hacer ver que la versión del 92 no existe, ya que no tiene ninguna lógica.

    ResponderEliminar
  5. Wsmith exactamente, es que la película así lo pierde todo... me alegra verte por aquí, aunque también quiero que descanses unos días jaja.

    Rincewindcat, concuerdo totalmente, la del 92, la de 2007... El nuevo proyecto que tiene pensado para 2014 me da miedito jajaja

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja... El atasco lo dejo para esta tarde.

    ResponderEliminar
  7. Le has dado demasiadas vueltas al tema replicante, muchacho, has acabado por marear al pobre Harrison. Ya no sabe ni quien es.4 de abril de 2012, 9:21

    Buenos días, muchachada (perdón si mi nivel de chorradas supera el habitual; el arbitraje de ayer en el Mohamed&Platinatos's Camp aún me tiene catatónico).
    Como bien decís casi todos, Deckard no es un replicante. Son ganas de buscarle recovecos y vueltas de tuerca donde no las hay.
    El que luego hiciese la típica y espantosa versión del director con ese detalle que comentas del unicornio viene a ser un ataque de egocentrismo y de estar encantado de conocerse del jodío Ridley. No he visto esa versión y la verdad, si es como dices de 1992, me interesa aún menos, que es cuando perpetró la cosa esa infecta de Colón y tal, y encima Vangelis le acompañó en la banda sonora, y los dos se cubrieron de mierda hasta las trancas. Mal año para dejar de fumar. Esa imagen de Torquemada despidiendo a Colón...más absurda que un árbitro expulsando a Mascherano en la champion.
    Ahora es que se lleva mucho eso de buscar explicaciones raras a las cosas de antaño ¿Son Epi y Blas mariquitas, lo son Mortadelo y Filemón, el Quijote fue un invento de Franco, los Lunnis se drogan....?
    Cienes y cienes de preguntas y especulaciones que se hacen a cuento de vete a saber qué. A disfrutar de la peli, cojones.
    ¿No será Deckard un bujarrón perdido y la zagala un travesti operada en Brasil y por eso le mola? Ya puestos a elucubrar, ahí va mi aportación.

    ResponderEliminar
  8. Lo del unicornio es un homenaje de Scott a "Legend", es decir, al comienzo del fin de su brillante carrera... Hale, me voy a la nevera.

    ResponderEliminar
  9. Wsmith, eres malo...mu malo.4 de abril de 2012, 9:40

    Legend legend....He vomitado 2 veces.
    Legend...tres veces. Ya soy como las modelos. Anoréxico.

    ResponderEliminar
  10. Rústico, quizá me he quedado corto en realidad, hay muchos que opinan que lo es, no soy de dejarme cosas en el tintero, al menos lo procuro jajajaajja.

    De hecho existe la posibilidad de que el unicornio fuera cogido de LEGEND, de hecho lo explicaré posteriormente, se rodó esa escena en las mismas localizaciones que la mencionada película que además como bien sabéis va de unicornios. El proyecto ya se gestaba durante la realización de BLADE RUNNER.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves Rusti?

      YOYALODIJE... Jajajajajajaja

      Eliminar
  11. Hola a todos.

    MrSambo, gracias de nuevo por la dedicatoria, pero lo que has conseguido con tu entrada de hoy es que esté totalmente de acuerdo contigo.

    En la del 92, que es la copia en divx que tengo yo y que veo de vez en cuando sí que se saca la conclusión de que es un replicante.

    Podría ser que Deckard fuera un primer Nexus 6 sin "dispositivo de seguridad", osea sin los 4 años de vida, y creado, al igual que Batty que es un replicante para combate y Pris un replicante "de compañía", él sería un "Blade Runner" y así se explicara la diferencia de fuerza física entre él y los demás Nexus 6.

    Porque como dice Tyrell, la luz que brilla con el doble de intensidad, dura la mitad de tiempo. Entonces, Deckard, sin dispositivo de seguridad, no tendría la fuerza ni la inteligencia extraordinaria de los otros Nexus 6.

    Pero vamos, como digo, brillante tu exposición.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, yo también soy de la opinión de que Deckard NO es un replicante, y lo manifesté en su día...

    Mi visión no es la de un asesino deshumanizado. Estoy con Sambo en que ese concepto de la replicancia de Deckard es redundante, ya está ahí Rachel para mostrar esa zozobra.
    Deckard tiene un pasado y le atormenta, un presente que le asquea y unos sentimientos de compasión y amor que le redimen (si puede llamarse así) de toda su vivencia oscura y llena de amargura. Ya lo dije ayer, un 'héroe cansado' (y la interpretación de Ford es tremendamente magistral.
    Y sí, esas escenas del hogar, absolutamente íntimas y cálidas, que contrastan con el frío, esa estancia pequeña y cálida, tan diferente de los edificios inmensos y fríos, los recuerdos (propios o postizos, no importa, son muestra de sentimientos), un piano (desafinado, con unas notas que me roban el corazón), la cura de las heridas, el poder descansar...

    Entre muchas reflexiones, la cinta nos plantea la existencia y todo lo que la conforma, como el sensei dice, y (en mi humilde y puede que equivocada opinión), al final lo que cuenta se resume al sentimiento...a saber que somos finitos...hombres o máquinas, al carpe díem...a la eterna búsqueda de la felicidad...

    El unicornio...bueno...ahí Sambo tiene la palabra, y veo que los comentaristas estáis muy puestos...yo lo relacionaba con la fantasía, con los sueños, los imposibles...(si pongo Legend el pobre wsmith vomita otra vez!)

    Estoy disfrutando como nunca...

    Gracias, gracias, gracias Sambo, sensei...

    Un beso,

    R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, no, el que vomita es Rusti.

      Estoy de acuerdo contigo en lo del héroe cansado. Creo que es una definición perfecta del personaje.

      Lo que yo quiero decir con lo del asesino deshumanizado es que su trabajo retirando replicantes lo ha convertido en un asesino sin sentimientos, pero en algún momento se ha dado cuenta de ello (tal vez, tomando el hilo de la primera voz en over (ea), ese momento sea en el que su mujer le ha abandonado, o tal vez sea otro) y trata de escapar a ese pasado.

      El convertirse en un asesino similar a los que tiene que eliminar en cierto modo lo convierte en un replicante, pero no deja de ser un humano. Se convierte en un replicante en cuanto él también se convierte en una máquina fría a la hora de hacer su trabajo y actúa con total precisión. Esto se ve en el asesinato de Zhora, a la que persigue hasta matarla con total precisión, disparando desde muchos metros de distancia y a través de una tienda, o cuando mata a Pris, aprovechando el único respiro que le da la replicante para también hacer su trabajo con total precisión.

      Sin embargo, es, como dices, un héroe cansado: ha dejado su trabajo asqueado porque se ha convertido en un asesino y no quiere volver a él, sino que su ex-jefe debe amenazarle para que vuelva a ejercer; cuando Rachel le sorprende en el ascensor, sufre poco menos que un ataque de pánico. Leon le pilla totalmente por sorpresa y es incapaz de ofrecer resistencia ante la paliza que recibe. Cuando llega Batty a casa de JF, tiene la ocasión de liquidarlo rápidamente, pero los nervios le hacen fallar el tiro y a continuación se convierte en un pelele en manos del replicante y sólo intenta escapar como sea. De ser un replicante, y además un Nexus 6 programado como Blade Runner, como dice Eddie, no huiría, sino que se enfrentaría cara a cara con Batty.

      Eliminar
    2. Bueno, eso depende, wsmith.

      Un Nexus 6 sin el dispositivo de seguridad, osea los 4 años, que asume su inferioridad con respecto a otro Nexus 6, que "brilla con el doble de intensidad", sí que podría huir.

      Pero vamos, que estoy de acuerdo con la tesis de que Deckard no es un replicante y que casa mejor con toda la historia, salvo en la versión del 92.

      Eliminar
    3. En mi opinión, aunque Deckard fuera un Nexus 6 pero inferior a Batty, no huiría nunca:

      Zhora huye de Deckard y es un Nexus 6, pero Zhora es un androide de placer, creo recordar, mientras que Batty es un androide de combate. Si Deckard fuera un Nexus 6, estaría programado como androide de combate también, dada su condición de policía que tiene que enfrentarse a androides de combate.

      Y los androides de combate "asaltan naves en llamas más allá de Orión". Es decir: no huyen nunca.

      Si creas un androide cuya misión es retirar aquellos androides que se vuelven un problema, sea cual sea su misión, tienes que crearlo implacable, porque entonces, en el momento en que ese androide se enfrente a un Batty y tenga miedo, se habrá convertido a su vez en un problema. Será mejor en ese caso usar un humano, con todos sus defectos, porque como mucho huirá, pero no se convertirá en otro robot a eliminar.

      Eliminar
    4. Wsmith, que no hay tu tía, es clarísimo y deja en cuarentena, como dije, las cuestiones intelectuales del bueno de Scott.

      Eliminar
    5. No estoy de acuerdo, wsmith... ;-)

      Siempre partiendo de la base de que estamos hablando sobre algo que entendemos no es así(que Deckard es un replicante).

      En mi opinión sí es posible su huída porque al ser un Nexus 6, es capaz de sentir emociones, osea miedo.

      Eliminar
    6. Eso también está muy bien visto Eddie.

      Eliminar
  13. Jajaja...torm¡pe que soy...bueno dejemos las vomiteras...

    Wsmith eres un crack! estoy de acuerdo con tus puntualizaciones. Gram momento la caza y captura de Zhora, las fotos, la escama, la localización, la persecución...¡cuánto elemento oriental en la cinta1 me llama mucho la atención...ese futuro tecnológicamente avanzado pero a la par tan mecánico, tan "anticuado"...

    Y para que conste, la definición de 'héroe cansado' no es mía, es del universo de APR (lo referí ayer), me alegro de que, como yo, creas que encaja...

    Saludos!

    R

    ResponderEliminar
  14. Eddie79, las dedicatorias te las mereces todas. Como bien dices con esa versión no cabe más que concluir que lo es, pero claro… queda la cosa como queda.

    R, un héroe cansado. Bravo. Y amargado y muchas cosas. Un personaje tremendo, qué grandes personajes. Totalmente, R, das una de las claves, BR habla de lo que de verdad es humano, que no es el simple origen biológico, como el final de INTELIGENCIA ARTIFICIAL, es el alma que se le escapa a la máquina en la muerte de Batty o el que recupera Deckard para irse con lo que debía matar. Ahí está la humanidad.

    Wsmith, ciertamente en eso se convirtió.

    Sois TOP judíos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí te aburres menos que en la piscina del Hugh Hefner4 de abril de 2012, 13:44

      ¿Einsteins tal vez, Golda Meirs...? Por lo TOP judios y todo eso.
      En efecto R (gracias Sandro, por tu anónima aportación, alguno de la esquinica queda que merezca la pena) y MR, querido anfitrión, el meollo no se trata si de hombre o máquina, sino de, más que alma, trascendencia.
      El replicante, tal vez, no comprende como puede ser que siendo superior al ser humano en todas sus capacidades, haya sido privado de la inmortalidad por su creador, cosa que teóricamente en la práctica podía haber sido posible. Y se rebela contra su creador.
      Y el pobre Deckard es redimido por el amor que siempre vence a la muerte, el eros y el tanathos....joder, cuando más se escarba, más rico es el humus donde sembrar el panizo.

      Eliminar
    2. Jajaja Rústico yo es que a los jodíos los llamo judíos a veces ejem...

      Muy cierto Rústico, esa idea de meterse en lo que debe sentir un ser que se sabe superior, y esa humildad, bien entendida y sincera, de tener piedad por ese microbio al final de su existencia, es deslumbrante.

      Blade Runner, inabarcable, aunque aquí la estamos abarcando como nunca jaja

      Eliminar
  15. Me voy de vacaciones, que ustedes lo pasen bien. Trataré de leer el resto de la crítica, porque merece la pena.

    ¡Felices Pascuas!

    ResponderEliminar
  16. Pásalo muy bien y descansa. ¡Felices pascuas! Aquí estaremos si la puedes leer o después de vacas, no te cortes en comentar por eso, yo los leo todos.

    ResponderEliminar
  17. Eps. Una idea. No es posible que Deckard sea una replicante de una serie anterior? Que los propios bladerunners sean replicantes y que desarrollaran una vida entre humanos para protegerles de los otros replicantes.

    ResponderEliminar
  18. No, se supone que los más evolucionados son los NEXUS 6 que no tienen implantes. Rachel es la única conocida a la que se le aplicaron dichos implantes, un experimento, por eso va Deckard, para comprobar como es y si lo detecta la máquina, una novedad, o sea, como se dice en la película. Lo demás son hipotesis me temo.

    ResponderEliminar
  19. Yo sigo creyendo que en la película no deja claro si es o no lo es. Explica en una parte que Rachel es un nuevo proyecto con recuerdos implantados lo que la haría humana en el concepto psicológico de la palabra (consciencia, recuerdos, pensamientos) pero no en el concepto físico ya que sería una versión más evolucionada del Nexus 6, quizá el Nexus 7? No queda claro si Deckard es un replicante aunque en la conclusión final deja bastante abierta esta posibilidad ya que el test Voigh Kampf no es concluyente para este nuevo tipo de Nexus.


    Ahora por otra parte introduzco la parte literaria, en el libro da más pie a que sea un humano debido a que es un Deckard más humano, tiene un animal vivo que se muere pero no puede comprar otro por lo que decide comprar uno electrico. Aquí se da el paralelismo con la pelicula y el test VoighKampf que siempre las preguntas van dirigidas sobre los animales ya que uno de los problemas de los Nexus es que no tienen empatía hacia los animales. Algo supuestamente corregido en los nuevos Nexus como Rachel. Uno de los principales indicadores para determinar si alguien es un replicante es gracias a este test y a su capacidad empatica.

    En cualquier caso es una gran crítica hacia la figura un tanto taciturna de Deckard que difiere solo un poco con la versión de la literatura.

    Un saludo y felicidades :D

    ResponderEliminar
  20. Denbrough muy respetable tu opinión, pero creo que los argumentos son tan abismales en contra de lo que dices que poco me queda por añadir jejeje. Deckard no lo es y queda claro para la coherencia de la película. La novela aquí no viene al caso pero aún así es más claro tadavía que no lo es en ella jejejej.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Primera visita al blog y me ha encantado tanto la entrada como los debates posteriores. Un Saludo.

    ResponderEliminar
  22. Pues me da usted una alegría sinceramente. Muchas gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar