jueves, 29 de diciembre de 2011

Crítica: ¡QUÉ BELLO ES VIVIR! (1946) -Parte 1/4-

FRANK CAPRA








Frank Capra estaba convencido de que ¡Qué bello es vivir! Iba a convertirse en la mejor película de la historia, estaba seguro de su éxito, sabía que tenía entre manos un material excepcional y que había sacado todo el partido posible para convertirla en una obra imperecedera, eternamente moderna, su mejor obra que pasaría a la antología del cine. Pero se equivocó, aunque sólo en principio. La película no fue ni mucho menos el éxito que esperaba y sólo el tiempo la ha situado en el sitio que merece, donde Capra esperaba en definitiva.
Siempre se ha tachado a Frank Capra de innumerables cosas, algo que ya comentaré, de ingenuo y optimista, muy falso lo primero y cierto lo segundo, aunque se trate de una burdísima simplificación ante uno de los grandes directores de la historia del cine. Denostado y algo olvidado en la actualidad de forma incomprensible, aunque eso cambiará como siempre, durante la primera etapa del sonoro y primera época de la edad dorada de Hollywood, los años 30 y 40, Frank Capra era el director más indiscutible y reconocido de la industria, el absoluto número uno sin parangón alguno. Sus películas se contaban por éxitos absolutos pero tras la 2ª Guerra Mundial el sentir de la gente cambió, la inocencia del pueblo americano también y la positividad y optimismo de Capra dejó de entusiasmar, algo que el director no vio venir, y de ahí su sorpresa ante el escaso éxito de la que pensaba su obra cumbre. Su optimismo y mirada entusiasta ante lo adverso no congenió con un público que buscaba otras cosas y dirigió su mirada a otros estilos, como el cine negro, su pesimismo y falta de valores, la ciencia ficción o la evasión en estado puro con la comedia musical, que alcanzará un repunte y madurez en los años posteriores.

Capra lanzó su obra maestra cuando las cosas empezaban a cambiar. Venía de su paso por el ejército y era consciente de que era posible que nada fuera igual, pero el poco éxito de una cinta que creía excepcional pudo acabar provocando que perdiera interés por la labores de dirección, de hecho sólo rodaría cinco películas más después de ¡Qué bello es vivir!
El individuo, el carácter emprendedor y decidido, la competencia, la familia, la honestidad, la verdad, la lucha, el sacrificio, la libertad, la generosidad, y los grandes valores tradicionales son algunos de los temas imprescindibles del cine de Capra, y aquí no iba a ser menos.
El guión de ¡Qué bello es vivir! es  una obra de arte en sí mismo, una obra maestra absoluta de obligado estudio en las academias de cine, un ejemplo perfecto de progresión dramática y guión de anticipación. Un guión detallado y detallista hasta la obsesión. Modélico.





La película se inicia con una sucesión de plegarias en un pueblo, lo oímos en off, desde fuera de las casas como si la cámara representara a la divinidad, a Dios, que de hecho es así, ya que escuchará dichas plegarias y se pondrá manos a la obra para cumplir las peticiones. Todas ellas se refieren a un tal George Bailey, que parece ser lo está pasando mal, y siendo tan bueno y generoso no lo merece, por lo que piden a Dios que haga algo para solucionar sus problemas y sufrimientos. Tras oír estas plegarias somos testigos de una conversación divina, San José y el mismo Dios hablan de cómo ayudar a George Bailey y a quién mandar para solucionar el asunto. El elegido es un entrañable ángel llamado Clarence, que lleva 200 años esperando sus alas debido a su limitación intelectual, pero todo lo que tiene de simple lo tiene de bueno así que Dios decide confiar en él para la misión.

Antes de mandarle a la Tierra para que se ponga manos a la obra le enseñarán las principales circunstancias y hechos más importantes en la vida de George, para que así tenga un mejor conocimiento de él y sea más fácil ayudarle. Así por tanto entramos en un flashback que nos mostrará a nosotros también la vida de George Bailey, uno de los grandes personajes de la historia del cine. Un inicio sumamente original.
La primera escena que vemos de la vida de George es jugando con los trineos, y ya en ella se comienza a definir la personalidad de nuestro protagonista. Además todas las historias y elementos que se tratan no sólo tienen una función narrativa y de descripción y desarrollo de personajes sino que tendrán su función al final de la cinta como contrapunto, es decir, hay que tener cada detalle, hecho y acto en cuenta porque tendrá importancia vital en el desarrollo de la película, en un guión que tiene en la anticipación una de sus grandes virtudes.
Este juego metalingüístico tiene total relación con la ideal del cine, como comentaré posteriormente, y resulta eficaz, divertido y coherente, un detalle de guión soberbio e imprescindible.


En pleno juego con los trineos el hermano de George, Harry, rompe el hielo y se sumerge en él. George no lo dudará un momento y se lanzará a rescatar a su hermano salvándole la vida, aunque se verá afectado de una infección que le dejará sordo del oído izquierdo. George muestra su sacrificio y generosidad por la gente que quiere y aprecia, sin mirar lo más mínimo por él mismo.
Poco después también veremos la presentación del otro gran protagonista, Harry F. Potter. Estamos en 1919 y George tiene 12 años.
No es baladí que la narración se inicie en la infancia de George, dicha infancia tendrá su importancia, y además muestra la idea de Capra de la definición del carácter desde casi el nacimiento, obviando entornos y demás circunstancias. Una infancia que nos define, vincula y forja nuestra esencia y propio ser. Veremos a George, a su hermano y a la que será su esposa, Mary, así como a una admiradora eterna y platónica, la sensual y sexual Violet, que de mayor se convertirá en nada más y nada menos que Gloria Grahame. Tanto es así que la definición y esencia, incluso sentimientos y vínculos entre personajes, estará definida con hilos invisibles e irrompibles desde esta escena. George y su generosidad, así como su carácter distraído y soñador, su unión con Mary, el amor de Mary hacia George, que se lo declara en un precioso e íntimo momento al oído sordo de éste, los sueños de viajar y salir del pueblo de George, la atracción que George produce en Violet y el desinterés de éste…

El amor de Mary hacia George es casi divino, irrompible, de destino inamovible, aunque la idea de Capra es que el destino lo definimos nosotros, incluso con elementos de trama que parecen obligar a sus personajes a un destino definido de antemano, como la imposibilidad de George de salir de su pueblo, incluso esos momentos serán vinculados por el carácter y forma de ser de los personajes, por sus decisiones y libre voluntad de elección, si Mary logra a George es porque su amor es tan fuerte y decidido que crea su propio destino inamovible. Existe el destino inalterable…si lo creamos nosotros. Lo de Mary es el vínculo de un sentimiento eterno y verdadero.





Ya en esta primera escena George nos hablará de sus sueños exploradores y viajeros, de Tahití. La idea de ser explorador y querer salir de su pueblo, en el que se siente atrapado, y su imposibilidad de lograrlo, sus sueños frustrados de viajar, fue cogida por otro clásico instantáneo y obra maestra absoluta, que además tiene muchos puntos en común con ésta que nos ocupa, como es “El show de Truman” (Peter Weir, 1998).
George es, en esta primera fase, absolutamente angelical, responde con cariño y amor a los desplantes de su jefe porque tiene la habilidad de leer en el interior de las personas y sus motivaciones, por eso no tendrá la misma comprensión con Potter. Es profundamente empático y sensible. La escena de la equivocación de su jefe, el señor Gower, en la receta de las medicinas es paradigmática de la personalidad de George, que Capra va definiendo con profundidad y un ritmo implacable.


Con respecto al ritmo de la cinta, comentar que es demoledor, asombroso, sin freno ni pausa, el desarrollo y evolución de historia, personajes, conflictos, profundidad de caracteres, es perfecta y de precisión, sensibilidad y sentimiento asombrosas.
Las escenas del jefe (droguero) de George en su laboratorio están rodadas llenas de botes y cristales, que lo tapan y ocultan en muchos momentos, expresando la confusión y turbación del personaje que provoca su reacción violenta hacia George, debido a la noticia de la muerte de su hijo, y su posterior arrepentimiento. Un arrepentimiento que será mostrado en primer plano y liberado de los cristales que lo tapaban.


En esta misma secuencia somos testigos del primer enfrentamiento entre George y Potter, el que será su antagonista durante toda su vida en su baldío intento por apoderarse de su negocio y poder completar sus ansias monopolísticas. Un George, que siendo niño aún, se enfrenta con ese despreciable y amargado ser cuando es testigo de la confrontación que éste tiene con su padre, que es el modelo a seguir de nuestro héroe. Un antecedente de lo que ocurrirá en no pocas ocasiones en el futuro.

James Stewart. Los recursos estilísticos son innumerables y originalísimos, podemos mencionar montones. Al inicio comentado añadiremos la memorable presentación de James Stewart, con la pausa que se le hace en el gesto de mostrar el tamaño de la maleta que quiere, un gesto bañado por la voz en off de San José y Clarence, un nuevo recurso metalingüístico, la idea de la representación tan querida a Capra y que luego trataremos. Scorsese lo hizo, y Capra lo hizo antes.
Una presentación maravillosa. En dicha presentación volvemos a ver a George Bailey, ya con el rostro de James Stewart, volviendo a expresar sus sentimientos de viajar y explorar, por ello compra una maleta gigante, unos sueños que no cejan y son igual de intensos, su rostro repleto de ilusión y la vitalidad de sus gestos ante esa perspectiva lo dice todo. Su intención de pegar pegatinas de los viajes, a Italia, Grecia y demás sitios, que quiere realizar nos muestran el carácter risueño de George, ya que aunque han pasado los años aún no ha salido de su pueblo en realidad.




Gloria Grahame y Ward Bond son dos de los secundarios de lujo que interpretan a vecinos de George, una, la más sensual y exuberante chica el pueblo, siempre interesada en George, el otro, un policía amigo íntimo de nuestro afable protagonista.
George Bailey es alegre, vitalista, divertido, querido, apreciado por todos, generoso, afable, educado, amable, soñador, ambicioso… Todo lo que se diga de él es poco. Un soñador que por unas causas u otras no logrará salir de su pueblo, causas que siempre radican en su generosidad y sacrificio personal, su decisión voluntaria de darlo todo por los que quiere y le quieren, por ayudar a los demás. Siempre mirará por ellos antes que por sí mismo.



La película ha sido tachada, risiblemente, de edulcorada o sensiblera, algo profundamente falso. La película incluso tiene una picardía y mensajes sexuales subliminales transgresores para la época. Ver como Ward Bond, tras ver el sensual paseo de la viciosísima Gloria Grahame por la calle, dice, “voy a ver que hace mi mujer…”, y la réplica del taxista “un hombre de su casa”, es buen ejemplo de lo comentado.
Tras ver como es la relación de George en el pueblo con sus amigos y resto de habitantes, pasamos a verlo en su entorno más íntimo, en su casa, con su familia, su cotidianeidad. De la conversación con el padre extraemos que George es ambicioso, que quiere hacer grandes cosas, tiene muchas expectativas, grandes proyectos y, sobre todo… salir del pueblo. En la conversación la sombra de Potter se vuelve a hacer presente, y también el carácter idealista y bondadoso de su padre, un hombre de elevados valores y principios que los inculcó a sus hijos que lo ven como un modelo a seguir, sobre todo George, que acabará siguiendo sus pasos, no ya a nivel profesional, que es lo de menos, sino vital, como ser humano, su forma de ser y esencia excepcional. El padre no puede evitar cierta preocupación y decepción al ver que si George se va nadie ocupará su lugar para evitar los desmanes de Potter, el padre ve en George a alguien igual que él mismo, pero aún así le animará a perseguir sus sueños, no influirá en él para impedirlo, al contrario. Un padre que de alguna manera muestra la importancia de las pequeñas cosas enfrentándolas a los, también importantes e imprescindibles, sueños grandilocuentes.

En la conversación la sombra de la lámpara regará el rostro de George como presagio de que esos sueños que tiene no se cumplirán.
Potter es tratado de forma absoluta y radicalmente maniquea, casi caricaturesca, un obseso del dinero que quiere monopolizar el pueblo pero que envidiará lo que le falta, el cariño que nadie le da y el alma que no tiene.
La mirada en la fiesta de graduación de Harry entre Mary y George, los dos con más edad que la primera vez que les vimos juntos, retoma el vínculo de la infancia, una mirada en la que vemos como se construyen los irrompibles hilos de un amor verdadero y eterno y la atracción, los hilos invisibles ya mencionados. En la fiesta veremos bailar a James Stewart, sólo por ver eso, por ese momento, esa escena, ya la película sería imprescindible. El torpón James Stewart moviéndose grácilmente al ritmo de la música, una escena tremendamente divertida. Todo ello, más los momentos después de la fiesta, enmarcan una memorable escena de enamoramiento, con baño en la piscina incluido.



En el paseo tras la fiesta, una escena de seducción, enamoramiento y juego sexual, Mary y George lanzan piedras contra los cristales de una casa abandonada, que será su casa, y piden deseos, él, como siempre, viajar a Italia, Grecia, ver cosas y realizar proyectos grandilocuentes. Ella oculta el suyo, ya se sabe, si se desvela no se cumple. Los de George no se cumplirán pero los de ella sí, ya que posteriormente, una vez cumplidos, Mary nos contará a todos qué quería… una vida familiar con George como marido en la casa abandonada.
El enredo sexual con la divertida escena del albornoz de ella, el vestuario que sacan de la fiesta es tronchante, se rompe abruptamente, como siempre le sucede a George cuando cree que las cosas van a salir como quiere, por la muerte de su padre. Este suceso le obligará a posponer su viaje a Europa, como tenía previsto. Mary, en el mundo alternativo que Clarence mostrará a George, será una solterona, algo que también viene presagiado en esta escena al esconderse en un arbusto lleno de hortensias, que son consideradas las flores de las solteronas.

George y Potter tienen un nuevo conflicto tras la muerte del padre y la nueva situación que se plantea para el banco que presidía. En él se confrontarán la ambición sin medida y ansias monopolísticas de Potter con la libertad y generosidad con el prójimo de George.



Dedicada a JuanchoFurquet que la pidió con buen gusto. Y a mi prima Nora, que siendo ésta la película de las navidades

20 comentarios:

  1. MrSambo,
    impecable. Como el vino, mejoras con el paso del tiempo.
    ¿La película?
    Para mí, CINE en mayúsculas. Es difícil elegir la mejor película que uno haya podido ver pero, sin duda, allí estaría ¡Qué bello es vivir!
    Sí, lo confieso, las escenas finales, ineludiblemente, y pese a verla visto decenas de veces, me emociona de una forma que no sé explicar.
    Gracias, Frank (dos Frank hay en mi vida, Sinatra y Capra), gracias James.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, una película en blanco y negro que me gusta ... Ya era hora que pusieras alguna :)

    James Stewart representa el Barça de Pep y Potter representa el Madrid de Potter.

    Cuando se queda el dinero (robando a los pobres aprovechando un descuido) ... es una alegoría de las recalificaciones florentinianas, en especial, la que cambia terrenos en la Castellanos por pastos sin valor en las afueras.

    ¿A que te ha gustado la crítica? Lástima que ya no sea 28 :)

    Feliz Año Nuevo, mrsambo

    ResponderEliminar
  3. El Madrid de Floren, quiero decir ... Es que los nombres (y los personajes) son tan parecidos :)

    ResponderEliminar
  4. Gran critica, Sambo.
    La película que deberían ver todos los árbitros después de ayudar descaradamente al Barsa, para intentar sentirse menos malas personas.

    ResponderEliminar
  5. Ostane, muchísimas gracias. Quedan tres partes, te aviso jajaja. La película es una joye en todos sus aspectos y creo haberlos tocado todos. Obsesivo compulsivo modo ON. Un abrazo.

    Culé1899 jajaja sí ha estado bien, lo que ocurre que aún sois líderes en recalificaciones, ya sabes, Franco y esas cosas. Lo de Potter ha sido un fallo subconsciente ¿no?, en el fondo no nos ves tan malos jaja

    Feliz año nuevo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Juanitoj jajaja, algo así digo en la última parte, pero más genérico. Crack.

    ResponderEliminar
  7. Ohh! Me voy a emocionar! En todo caso gracias a ti!!! Eres un sol :) La crítica excepcional como siempre, esperando ver las demás partes...

    Un besazooo

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias pequeña, pero todo merecido. Un besazo para ti también.

    ResponderEliminar
  9. Hola mrsambo, me ha encantado tu blog, en pocos he visto un análisis tan detallado de las películas, además que tratas no solamente las de actualidad, sino clásicas, como "Qué bello es vivir" (esta Navidad no la he puesto, grr!) o "Rufufú". Felicidades. Te he dado 5*.

    Participio en la categoría "Tu ciudad" con un blog sobre Madrid, por si te apetece visitarlo: http://lablogoteca.20minutos.es/conocer-madrid-27523/0/

    Felices Fiestas, que suenen muchas "campanillas" en el 2012. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias Angela. Sí, es un blog de cine en general, aunque con predilección por el clásico, y son, o pretenden ser, análisis profundos. Miraré tu blog que seguro es muy interesante, aunque he visto que tus puntos no han sido contabilizados en el mio jejeje

    ResponderEliminar
  11. Promete,promete.

    Una película que habré visto...¿doscientas veces?

    Y ya sé,ya sé es de "inocentonas" ...pero cien de las veces acabé llorando.

    Sigues igual de grande caballero.

    Que sepas que te sigo,te leo...y es un placer.

    Un besote.

    Nieves.

    ResponderEliminar
  12. Es una película que aún no he visto, pero todos los que me han hablado de ella lo han hecho para bien. Uno de los pocos "clásicos" que no he visto. A ver si el próximo año me pongo en ello.

    Feliz año nuevo a todos.

    ResponderEliminar
  13. Una de mis diez. Un clásico absoluto. Una película eterna. Una extraña joya: sobre el alambre de la cursilería y ñoñez del que se han caído todas sus imitadoras, ésta camina con paso firme y seguro. ¿Pog qué? Pogque quienes la hicieron creían en lo que hacían.

    Y, además, SABÍAN hacerlo.

    Hoy ni saben, ni creen, y como ni saben ni creen les sale una mierda ("Family man", por ejemplo)

    La edad de la inocencia: todavía había buenos y malos...los buenos eran los de siempre y los malos igual. Ahora hasta Botín es un filántropo. Cosas de la tele y su publicidad, el Gran Satán
    de nuestro tiempo.

    Feliz Año Nuebo (que diría el cubano del Padrino II).

    Un abrazo, Sambo.

    ResponderEliminar
  14. Nieves, muchísimas gracias, de inocentona nada o si tú lo eres yo lo seré igual. Siempre lo logra esta peli. Un besazo.

    Dosflores, ya estás tardando, imprescindible. Feliz año nuevo crack.

    Kufisto, es justamente eso, sinceridad y autenticidad, ahora son fórmulas y falta de talento. Un abrazo tío.

    ResponderEliminar
  15. he decirte MRsambo, que es mi film preferido de todos los tiempos, con la primera pelicula que lloré sin consuelo, como tu bien dices, eternamente moderna.. no tengo palabras para decir lo bien que lo has descrito todo al mm, enhorabuena, es una preciosidad, aunque quede de narcisista emocional, tengo que decirlo jejej

    ResponderEliminar
  16. Me alegra que así sea Anónimo, eso quiere decir que cuando la vimos compartimos y sentimos lo mismo. Yo también lloro con la película... Y a mucha honra jajaja.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Con esta película deberias de hacer una excepción y aumentar la nota hasta diez... o mil. Yo también lloro, solo me pasa con dos películas no importa las veces que las vea, Cyrano de Bergerac (cualquiera de ellas) y esta.

    ResponderEliminar
  18. Con más de una película he estado tentado de poner más nota. Es una obra maestra indiscutible, aunque algunos la discutan...

    ResponderEliminar
  19. Muy buena disección, como siempre.

    Enhorabuena y viva Bedford Falls! :)

    Miércoles.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias querida Miércoles. Viva Bedford Falls!!!

    ResponderEliminar