lunes, 21 de octubre de 2013

Crítica: MEMENTO (2000) -Parte 1/5-

CHRISTOPHER NOLAN








Memento en inglés significa recuerdo.

Christopher Nolan revolucionó el mundo del cine con su segunda obra, la que nos ocupa, una película innovadora, original y que dejó fascinados a crítica y público. En “Memento” tenemos toda la esencia de un autor que ha ido desarrollándose y adquiriendo un prestigio enorme, hasta ser uno de los grandes referentes del cine actual.

No sólo tenemos toda la esencia de Nolan, tenemos todas sus claves, constantes y virtudes, todos los temas que ha ido mostrando, desarrollando y sobre los que ha reflexionado, pero sin llegar nunca al virtuosismo, depuración y clarividencia que en la cinta que nos ocupa. En el resto de películas también encontramos muchas de estas constantes, si no todas, pero incluso en sus cintas más personales no encontramos la depuración y sencillez, aunque parezca extraño, de ésta. Sencillez porque aunque la trama, el planteamiento y forma de mostrarla recurre al artificio, la película se rodó en apenas 20 días y con un presupuesto limitado para un thriller que no usa efectos especiales ni laboriosas reglas como sucede en “Origen”, una película que casi calca conceptualmente a ésta. En “Memento” no se recurre ni a efectos y a la ciencia ficción, sin que esto signifique un desdoro para la extraordinaria “Origen”, una cinta que además de todo apuesta por el espectáculo grandilocuente. "Memento" es más desnuda, más escueta, igualmente compleja, que desarrolla todas las ideas del director y sus intenciones de estirar y jugar con el lenguaje cinematográfico sin parafernalia alguna. Un film que le abrió el camino de los grandes presupuestos y las grandes audiencias.

Memento” es Nolan destilado, el caviar del director, el perfume más sutil, la fragancia más intensa de su ambición autoral.

Su primera película, “Following”, era más ingeniosa que brillante, aunque resultaba prometedora, pero fue con esta “Memento” donde se acabó descubriendo a una voz personal, original, potente y que daría que hablar, como así se ha confirmado.

Muchos cinéfilos “selectos” y mucha crítica “especializada” adoptaron a Nolan para la causa del prestigio con sus primeras obras, de hecho ya se le comparó con Kubrick tras su debut, un autor que hacía obras arriesgadas, originales y alejadas de los tópicos, ajeno a la comercialidad. Así se demostraba con “Following” (1998), “Memento” (2000) e “Insomnio”.  Se llevaron una sorpresa cuando Nolan apostó por el mainstream con la trilogía de Batman, cintas comerciales en las que no renunciaba a sus elementos de autor. De hecho son cintas de superhéroes de autor. Los minoritarios se vieron obligados a compartir a Nolan con todo el público… En sus posteriores trabajos, con presupuestos mucho más holgados, ha mantenido ese equilibrio entre comercialidad y fidelidad a sus constantes de autor. Un prestigio y un éxito que, por supuesto, irá generando un nutrido grupo de detractores, como a todo cineasta de interés que se precie.

El estilo de Nolan es geométrico en todos los sentidos, desde lo visual y desde sus tramas, sus historias. El estilo visual de Nolan se ha ido formando poco a poco, siendo cada vez más reconocible, aunque me atrevería a decir que aún sigue depurándose y madurando. Un estilo visual que dio un paso de gigante tras pasar por la franquicia de Batman y luego se mantendría en “Origen”, esa brillantísima película que es casi un grandilocuente calco de la que nos ocupa, que es mucho más depurada, sencilla y perfecta que la protagonizada por Leonardo DiCaprio, a pesar de ser anterior.




Pocas veces como en “MementoNolan ha logrado su propósito de jugar y estirar los resortes narrativos que ofrece el cine desde el guión. Aquí el director ofrece un nuevo punto de vista y estira al máximo las posibilidades para darles la vuelta y ofrecer algo original, al tiempo que reflexiona sobre el propio artificio cinematográfico, una de sus grandes inquietudes. Un estudioso que maneja a la perfección los elementos que ofrece el cine para hablar del propio cine, de forma directa o indirecta. Jugar con sus trucos, convenciones, tópicos, estructuras, resortes narrativos, límites… Un reto complicado.


Lo mismo hizo con “Origen”, con esas dobles intenciones metacinematográficas realmente interesantes, recurriendo a la cámara lenta, el flashback, el fraccionamiento narrativo, como en la que nos ocupa, para reflexionar sobre la propia gestación de una película, o con la trilogía de Batman dando un giro completo al cine de superhéroes de influencia incuestionable en el cine actual.

Laberintos lógicos.


Nolan plantea su cine como laberintos, tan perversos como lógicos, entramados complejos de reglas muy personales donde lo geométrico en lo visual, esto lo ha ido madurando, y en lo estructural de la trama resulta indispensable. Un cine muy cerebral que llega en ocasiones a resultar frío o poco emotivo, carente de toque humano, distante, aunque gratificante intelectualmente. Laberintos donde los personajes buscan algo… o a sí mismos.

Nolan ha ido insertando proyectos más personales entre las entregas de la trilogía de Batman, “Insomnio” (2002) se anticipó a la primera del superhéroe enmascarado, “El truco final” (2006) siguió a “Batman Begins” (2005), y “Origen” (2010) siguió a “El caballero oscuro” (2008). Ahora prepara “Interstellar” (2014) tras concluir la trilogía con “El caballero oscuro: La leyenda renace” (2012).


El caso es que la influencia del cineasta y su impacto es incuestionable, aunque todavía está por definir en qué sentido. A nivel conceptual y estético su influencia todavía es discreta, pero en el sentido del tono y la búsqueda de realismo y dignidad en el cine de género la influencia es patente y casi constante… Nolan va camino de convertirse en cineasta de referencia, algo que de hecho ya es en cierta medida para muchas cintas actuales.

Nolan no es el mejor narrador, no es un narrador puro, por ello estas cintas fraccionadas se amoldan a su estilo laberíntico, cerebral y geométrico como un guante. Es interesante y sumamente placentero el interés de Nolan por el cine negro y el thriller (“Following”, “Memento”, “Insomnio”, los mismos Batman, que no dejan de ser thrillers a pesar de su componente de ciencia ficción que busca el realismo..). Ahora parece centrarse más en la ciencia ficción con “Origen”, los mencionados Batman y su nuevo proyecto “Interstellar” (2014), pero hasta ahora, incluso en estos (con la salvedad del último que desconozco de qué irá), también tienen un componente de thriller y noir.

Lo que no puede negarse es que estamos ante un verdadero autor, un autor de gran categoría por la obra que nos va dejando y que confiemos no se desvíe por culpa de intentar resultar más original que nadie, centrándose en indagar y explorar esas constantes que se observan en su obra hasta ahora. Nolan es consciente de que su estatus se lo debe a unas cintas de superhéroes, aunque el prestigio lo lograra, especialmente, con la cinta que nos ocupa. Nolan corrió un riesgo grande en ese sentido y salió victorioso, conservando ese prestigio y extendiéndolo al público mayoritario. Se ha centrado en el cine de género, del thriller pasó a la ciencia ficción dentro del mundo de los superhéroes, y ahora le espera la ciencia ficción sin servidumbres. Una apuesta loable y valiente para un autor de prestigio.

El autor Nolan.


-El cine de Nolan repite constantes y temas, sea cual sea el género que toque. La naturaleza de la realidad, las reflexiones acerca de ella, aparecen de forma constante en su filmografía, recurriendo para ello a historias donde se muestran los recovecos de la realidad que en ocasiones son cuestionados (sueños, memoria, magia, cine, superhéroes…). En “Memento” nuestro protagonista adaptará la realidad a su afección, creará su propia realidad a través de su problema de memoria. De hecho toma como realidad múltiples mentiras, realidades alejadas de la verdad. Se replantea continuamente su “realidad”, como la estructura de la propia película; de igual forma los protagonistas de ”El truco final” alteraban las leyes de esa “realidad” con la “magia” o la ciencia; el protagonista de “Insomnio” ve alterada la suya, precisamente, por no poder conciliar el sueño; los protagonistas de ”Origen” vivían realidades paralelas con sus propias reglas dentro de los sueños donde se insertaban; o el protagonista de la trilogía del hombre murciélago, ocultando su personalidad en unas cintas que por su propia esencia se evaden de la “realidad” establecida. En el caso de Batman resulta estimulante que esa irrealidad esencial que tienen las cintas de ciencia ficción y superhéroes procure hacerse todo lo creíble y realista posible. La realidad, en definitiva, que no existe. Que carece de sentido.

-La evasión de la realidad será un recurso habitual de los protagonistas de Nolan, en ocasiones de forma justificada para lograr un objetivo (“Batman”) y en otras para engañarse a sí mismos y poder así soportar su vida (“Memento”)… Una evasión de la realidad, un engaño a nosotros mismos que recuerda al cine de David Lynch, cuando ha tocado el tema, como en “Carretera perdida” (1997) o “Mulholland Drive” (2001).

-Los engaños, las mentiras y las manipulaciones, en ocasiones propios, como he dicho, son recursos imprescindibles que usa Nolan para vertebrar sus historias (“El truco final”, “Memento”, “Insomnio”, “Origen”…).



-Las estructuras fraccionadas, caleidoscópicas, poliédricas, como es el caso de la cinta que nos ocupa, son del gusto de Nolan, un fraccionamiento vinculado a esa idea geométrica de todo su cine. “Memento” contendrá flashbacks, escenas en blanco y negro y otras a color que diferencian pasado y presente, así como una estricta estructura narrativa. En “Origen” la narración también contendrá flashback, un clásico del director, y además se dividirá en los distintos niveles del sueño donde los protagonistas entran; las estructuras geométricas, líneas rectas, altas y rígidas, son habituales en las cintas donde Nolan ha ido desarrollando más su estilo visual, la trilogía de Batman y “Origen”.

-El pasado vinculador es una constante imprescindible en Nolan, de ahí que los flashback aparezcan en casi todas sus películas. Un pasado con un hecho turbio o traumático que define e impulsa a sus protagonistas. La ilegalidad cometida por Al Pacino en “Insomnio”, la muerte de la mujer en “Memento” y “Origen”, la muerte de los padres en la trilogía de “Batman”, donde no sólo influye a Bruce Wayne, también a la villana encarnada por Marion Cotillard en la última entrega, por ejemplo…



-El funcionamiento de la memoria, en ocasiones engañoso, también es recurrente, aspecto que se relaciona con el pasado, tema básico del director, como he comentado. Esto lo vemos en “Memento”, “Origen”, “Batman”… Siempre con personajes trastornados o influidos por un trauma o pasado turbulento.


-El sentimiento de culpa es uno de los temas básicos del cineasta. Sus personajes siempre están atormentados por algún tipo de culpa, es una de las principales motivaciones que usa Nolan para activarlos. Este sentimiento de culpa no tiene un sentido cristiano a lo Scorsese, pero su desarrollo y reflexión es el mismo, por ello tienen tanto en común “Origen” y “Shutter Island” (Martin Scorsese, 2010). “Insomnio”, “Batman Begins”, “Origen” o la que nos ocupa son buena muestra de este tema motivador para los personajes. El sentimiento de culpa es mostrado desde distintos puntos de vista, con un comportamiento activo, conduciendo a la evasión de la realidad (“Memento”) o a la búsqueda de la redención (“Batman”, “Origen”…).



-Los personajes de Nolan siempre están necesitados de perdón, de ahí esa búsqueda de redención constante. La redención será obtenida de distintas formas, lucha personal (“Trilogía de Batman”; viaje interior (“Origen”); autoengaño (“Memento”)…

-Los personajes de Nolan nunca eligen la inacción, nunca se mantienen inactivos, siempre van hacia delante, equivocados o no.

-La muerte es otra constante fundamental, el crimen, el asesinato, ya sea por protección personal o miedo, una muerte del pasado que vincula e influye. En “Insomnio” el protagonista matará para protegerse; en la trilogía de Batman la muerte de los padres es traumática para el protagonista; en “Origen” la muerte de la mujer de DiCaprio será el motivo de su situación; lo mismo ocurre en “Memento”, donde vengar la muerte de su mujer se convierte en el único objetivo vital de Guy Pearce; en “El truco final” veremos multitud de muertes de los clones del protagonista…



-Siguiendo la senda anterior, la muerte del cónyuge o la pareja del protagonista resulta un elemento habitual en las tramas de Nolan. El amor de Batman, Rachel, morirá en “El caballero oscuro”; en “Origen” la muerte de la mujer de DiCaprio lo atormentará; en “Memento” la trama se vertebra en la venganza del protagonista por el asesinato de su mujer; en "Insomnio" Al Pacino matará a su amigo y tendrá que hablar con la mujer de éste, otro cónyuge muerto, por tanto, esencial en la trama… Un vínculo con el otro, con la pareja, que al romperse desencadena la acción del protagonista o modifica su comportamiento o el ser que era.

-La muerte en Nolan tiene muchas facetas, a las mencionadas hay que añadir otra curiosa, la muerte aparente o falsa. En “El truco final” el personaje que interpreta Hugh Jackman morirá en repetidas ocasiones, sus clones, sin que él muera realmente; en “El caballero oscuro” el personaje que interpreta Gary Oldman fingirá su muerte; en “Memento” la mujer del protagonista sobrevivirá al atentado cuando creíamos que había muerto; en “Origen” veremos a los protagonistas morir repetidas veces porque esa es la forma de salir del sueño…

-Los personajes que presenta Nolan siempre son dependientes. No sólo se trata del vínculo con sus cónyuges o cómo les pueda afectar su muerte para dirigir su vida, los personajes de Nolan necesitan un objetivo siempre, real o inventado, sin él no existen. Generalmente buscarán un rival, un antagonista, un culpable (Batman y los villanos; en “Memento” el asesino de la mujer; en “Insomino” el asesino; en “El truco final” el duelo de magos). En “Origen” no hay un rival concreto, pero sí un objetivo perfectamente marcado, una misión, algo que coincide con el resto de ejemplos. Sin estos objetivos o rivales los personajes desaparecen, no tienen sentido. De igual forma esta dependencia provoca desequilibrios cuando el rival o el vínculo desaparecen, o cuando al personaje se le muestra la realidad que no quiere reconocer…


-Así, los personajes de Nolan pueden morir de alguna forma muchas veces, de igual manera que renacen. Los protagonistas de “Origen” morirán para despertar, el protagonista de “Memento” se reinicia cada 10 o 15 minutos, como si de un nuevo nacimiento se tratara, replanteándose su situación constantemente; Batman “renacerá” en su trilogía…


-La escisión de la personalidad es otra clave importante. Veremos a personajes escindidos, como los múltiples clones en “El truco final”; los protagonistas de “Origen” vivirán en distintos niveles, además de escindirse entre el mundo real y el onírico: Batman tendrá una doble personalidad, una de cara al público y otra oculta; el protagonista de “Memento” no es quien cree que es, de igual forma que los “asesinos de su mujer” se multiplican para mantener ese objetivo vigente… El juego de espejos, en “MementoLeonard puede ser Sammy; en “BatmanBruce Wayne es Batman; en “El truco finalChristian Bale tiene un gemelo; en “Origen” los protagonistas crean proyecciones de sí mismos en los sueños…

-El sueño suele ser un rincón de la realidad que a Nolan le gusta explorar. El protagonista de “Memento” rememorará en sueños momentos de su pasado; en “Origen” el mundo de los sueños lo vertebra todo; en “Insomnio” el protagonista no podrá conciliar el sueño…



-Las manos, Nolan parece tener cierto fetichismo con las manos. En la cinta que nos ocupa serán encuadradas en multitud de ocasiones y en “Origen”, por ejemplo, serán clave para algunos detalles de la trama…

10 comentarios:

  1. Excelente primera parte. Muy muy interesante. Genial aporte de datos para entender el universo del director.
    Esperando las siguientes!!
    Bravo, Sambo!!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué tal, es un reto duro. Besos Reina!

      Eliminar
  2. Me sumo al comentario de Menuda.

    Nolan es uno de esos directores que me ha fascinado tanto que me he visto su filmografía entera. Admito que sus "oscuros rompecabezas" me fascinan, consiguen que como espectador que está viendo una historia me involucre en algo más.

    Ver recopilados los temas que he visionado a lo largo de su carrera es un placer.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias DAunes, creo que compartimos ese gusto por los juegos y retos intelectuales que propone este director con sus películas, ese algo más del que carece buena parte del cine de entretenimiento.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola !
    No me considero demasiado cinéfila y tampoco desarrollo tanto las películas, se podría decir que no le pongo tanto interés... esta película la ví por recomendación tuya, y reconozco que aunque es un poco "rallada", me gustó.
    Me parece muy buena primera parte de la crítica para poder comprender al director y sus películas. Esperando las siguientes partes de la crítica!
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, ni falta que hace Merce, la cosa es que puedas descubrir alguna cosilla leyendo esto, resolver alguna duda o hacer que te plantees alguna cosa.

      Es una peli arriesgada y me encanta que te haya gustado. Veremos las siguientes!

      Un besazo

      Eliminar
  4. Nolan se convertirá, con el tiempo, en un grande. Cine de autor puro, manteniendo siempre un nivel muy elevado en sus películas, sin altibajos. Espero que siga creciendo aún. Sobre tu exposición, ya no sé qué calificativo usar. Simplemente, genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo, uno de los grandes intereses del cine actual está en saber por dónde va a ir Nolan. Muchísimas gracias, honor para este blog tener como lector, José.

      Eliminar
  5. MrSambo, Memento es la película de los últimos años (aunque va para 14...) que más me ha impactado. Me gustó muchísimo la apuesta de Nolan de contar esa historia hacia atrás, en intervalos memorísticos del protagonista. Los 15 primeros minutos estuve en shock, pero luego fue un auténtico placer. Veo que tu crítica tiene 5 partes, así que parece que también te parece una película muy especial.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es sin duda Keyser, es revolucionaria. Las puedes leer todas ya de hecho. Incluso le pongo un 5 a pesar de su error de guión que comento al final, así que fíjate!!

      Eliminar