jueves, 13 de febrero de 2014

Crítica: LA GRAN ESTAFA AMERICANA (2013) -Última Parte-

DAVID O. RUSSELL











Una historia mediocre.

El gran problema de la cinta lo tenemos con la historia que cuenta, todo el tema de los engaños para detener políticos corruptos no funciona en ningún momento, está lleno de lagunas y mal narrado con baches narrativos desesperantes donde la historia se detiene minutos y minutos para nuestra perplejidad con la excusa de desarrollar personajes y relaciones. En la parte final se pretenderá acelerar la narración de dicha historia e intentar ser ingenioso, pero el resultado es que la película queda descompensada y el ingenio brilla por su ausencia. El negocio de estafas de Irving y Sydney está explicado de aquella manera, sujetándose su coherencia con alfileres, pasando de forma superficial por todo. No entendemos, por ejemplo, que no se mencionen los problemas que obligadamente plantearían los estafados una vez se den cuenta, especialmente cuando no cambian de lugar de trabajo...



La historia se centra en el trato que hace Richie con Irving y Sydney, lograr cuatro arrestos de gente importante corrupta en los que los estafadores deberán colaborar con el policía.

La gente cree lo que quiere creer”.

Irving nos presentará a su familia con su voz over, su hijo y su esposa, Rosalyn Rosenfeld (Jennifer Lawrence). Ella es el típico personaje de O. Russell, lindando con la locura. Tendrá una simpática presentación, algo chamuscada.


Pelamos y follamos, eso es lo nuestro”.

Ella era la “Picasso” del karate pasivo-agresivo”.

Relaciones.

-El triángulo entre Bale, Adams y Cooper es la columna vertebral de la historia, con especial hincapié en la relación de los dos primeros. Adams querrá exclusividad, su lealtad se tambaleará en ocasiones pero se mantendrá firme. Bale es incondicional de ella. Bale, aunque estafador, es muy sincero en sus sentimientos, muy firme y bastante auténtico. Es sincero el amor que siente hacia Sydney, hacia su hijo y también la amistad que forja con Polito (Jeremy Renner). En su debe, el engaño a su mujer, aunque intenta dejarla y si no lo logra es por las presiones de está, y el engaño a Polito, también por las presiones, en este caso de Richie.



-Aunque pretenda alejarse y azuzar a Irving, Sydney siempre velará por él en todo momento. El instante culminante de esto lo tenemos en la escena donde Sydney cuida a Irving tras salir de casa de Polito de reconocerle que le traicionó, reclinados en el coche. El mejor momento de la película.

-Con su mujer Bale es comprensivo, no la aguanta, pero debe pasar por el aro ante las amenazas de Lawrence de llevarse al hijo, que es lo más importante para él. Hijo adoptado. Lawrence no quiere complicaciones aunque es conflictiva, está a gusto en la seguridad del matrimonio aunque sepa que hace aguas. A Lawrence el hijo le importa relativamente poco, lo usa como arma arrojadiza con Bale.

-Entre Irving y Sydney hay una historia de lealtad dentro de las mentiras y las estafas, sufrida pero de amor sincero. Un amor que quiere exclusividad y se ve complicado por las circunstancias. Una extraña fidelidad.


No eres nada para mí hasta que lo seas todo”.

-Cooper y Adams sienten atracción, algo que ella usará para llevar a buen puerto la manipulación final. Esta complicidad entre ambos la retratará O. Russell desde la puesta en escena desde el principio, con panorámicas vinculantes que los unen, así como sus miradas ante Bale. Richie DiMaso (Bradley Cooper) no perderá tiempo en intentar minar la relación entre Irving y Sydney para beneficiarse a la chica. Por supuesto tiene novia y será deshonesto con ella. Los titubeos de Sidney con respecto a Richie son producto de su frustración con Irving, por despecho, al ver como él no es capaz de romper su relación con su mujer. Una forma de motivarle, azuzarle. Sydney jugará al perro y al gato con Richie, su provocativa pose de piernas y escote abierto será una tentación para el policía que resistirá en primera instancia. Una divertida contención. Posteriormente la estafadora dará un paso más allá, pidiéndole compromiso antes de “consumar”.


-La pareja formada por Christian Bale y Bradley Cooper, los dos actores, tiene una química excelente, sus escenas juntos, sus rabietas y enfrentamientos son divertidos. Como ejemplo tendremos la escena en el avión con el falso jeque, de estupendos diálogos.

Carmine Polito es un político querido y bondadoso, presentado por la voz over de Bradley Cooper


-Una de las relaciones más conseguidas de la película es la que tienen Irving (Christian Bale) y Polito (Jeremy Renner). Una amistad sincera que se traiciona por las presiones del policía DiMaso. Esta amistad quedará simbolizada con un objeto, un microondas que regala Polito a Irving, y que supone el derrumbamiento de las barreras que el estafador pudiera tener ya. Un gesto de afecto que rinde a Irving creándole un complejo de culpa insuperable. Este conflicto interno del personaje interpretado por Christian Bale y su sincera amistad hacen de esta relación una de las más atractivas, rubricada con una última escena entre ambos muy conseguida. El microondas también será usado por Rosalyn contra Irving, quizá porque tiene celos de Polito también… El microondas representa la vacuidad de la vida de Irving para Rosalyn, una mentira…



-Otra relación/duelo interesante es el de las dos mujeres que se pelean por Irving, que tiene tripa pero se ve que resulta muy atractivo, Rosalyn y Sydney. O. Russell volverá a usar panorámicas para vincularlas, en este caso no por complicidad, sino por rivalidad. Un duelo de miradas. Sydney es la sensata, Rosalyn la descarada, un personaje sin filtros. Esta relación se rubricará con una de las escenas de la cinta, su beso en el baño frente a un espejo, un gran momento.



A los tres cuartos de hora retomamos la narración donde comenzó la película, el flashback alcanza el momento del comienzo con el intento de soborno a Polito.

La película cuenta con buenos diálogos y escenas digresivas. Un ejemplo de buen uso del humor lo tenemos con la episódica historia sobre su hermano y el hielo que va contando el jefe de Richie DiMaso a éste, un cebo muy simpático.

O. Russell parece que gusta ver bailar a sus actores, en especial a Bradley Cooper, aquí travestido en una especie de Travolta, y a Jennifer Lawrence, que se marcará unos buenos golpes de melena mientras limpia su casa al ritmo de la música.



La banda sonora es uno de los puntos fuertes del film, Elton John, por ejemplo, amenizará el encuentro entre las dos parejas en su quedada para cenar. Además Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Chicago, Frank Sinatra, America, Donna Summer, The Temptations, Bee Gees, Wings, David Bowie, Electric Light OrchestraLa música de la cinta es de Danny Elfman, el compositor habitual de Tim Burton.

Robert De Niro, que tuvo una magnífica interpretación en “El lado bueno de las cosas” (2012), tiene un pequeño y acertado papel como mafioso amenazante, también presentado por la voz over de Bale. La mafia involucrada en el tema para complicarlo todo. El momento donde descubrimos que el mafioso De Niro habla árabe mientras que el falso jeque, que en realidad es mejicano, no tiene ni idea es realmente divertido.




Veremos un plano de Richie acercándose a la cámara hasta dejarla en negro, una forma de resaltar su nerviosismo y excitación. En la escena siguiente se seguirá marcando ese tono con la airada llamada telefónica que efectúa. O. Russell hará suaves panorámicas siguiendo su vaivén con Sydney en el centro del encuadre.



Un buen uso de la elipsis lo tenemos en la declaración del jefe de Richie, ya apaleado, sobre la paliza que recibió de éste. Un buen detalle de humor. Luego veremos la paliza intercalada con esta escena.

O. Russell usará más travellings de seguimiento en la escena cumbre de la intriga y la farsa, por ejemplo de los protagonistas hacia el despacho del abogado de la mafia.






Tienen su gracia las escenas donde Richie DiMaso cree haberse salido con la suya, un Bradley Cooper desenfrenado.


La mejor escena.

La mejor escena de la película, donde O. Russell muestra la ternura de la que suele hacer gala, la tenemos cuando Irving sale de la casa de su traicionado amigo Polito. Se desvanece por su decepción y complejo de culpa y será ayudado y socorrido por su chica, Sydney. Ese momento íntimo en los sillones del coche reclinados es excepcional.


El giro final donde se alecciona al desgraciado de Riche DiMaso carece de impacto, una pretendida sorpresa que deja completamente indiferente. Es imposible no darse cuenta de la excesiva divagación de la película que pasa minutos y minutos sin que avance la acción, lastrada narrativamente en una trama e historia que no tienen la más mínima sustancia ni interés ni aliciente, todo entregado al carisma de los personajes. Puedes pasarte 20 minutos sin que se avance en la trama. Una película que se hace pesada porque está extraordinariamente estirada sin sentido.

Christian Bale hace la mejor interpretación de toda la película, contenido, divertido, matizado, muy brillante, una justa nominación al Oscar. Su tic colocándose las gafas constantemente es un buen detalle en su incorporación.

Jennifer Lawrence coge fuerza en la parte final de la película, una buena interpretación, mucho más entonada que la que le dio el Oscar por “El lado bueno de las cosas”.





Cooper y Adams también están muy bien en sus roles, sobre todo ella. Jeremy Renner vuela algo más bajo. O. Russell es un magnífico director de actores.



Donde O. Russell triunfó en una comedia romántica y dramática, “El lado bueno de las cosas”, fracasa aquí, y esto es debido a que en una comedia romántica el buen desarrollo de los personajes y las relaciones lo fundamentan todo, muy por encima de la historia, que además estaba mucho mejor integrada que en esta, porque el encanto lo ponen las relaciones, precisamente, como es lógico. En cambio si presentan una cinta de engaños, mentiras, chantajes y manipulaciones, pero te olvidas de la historia en la mayor parte del metraje y cuando te acuerdas es para hacerlo de forma mediocre y funcional, tu película cojeará y mucho, aunque los personajes y sus relaciones puedan funcionar. Este es el gran problema de la película.



 




7 comentarios:

  1. Pues al fin me deja comentar el bicho este…
    Que digo yo que con lo poco q voy al cine y el poco tiempo q tengo casi q elijo otra.
    Pero me encanta leer l

    ResponderEliminar
  2. (Jo esto va fatal)
    Decia q m encanta leer los análisis. Aprendo mucho y voy descartando cosas para seleccionar lo q más m interesa.
    Así q gracias!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que los disfrutes y encuentres utilidad, Reina. Espero que también veas algunas.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Vi la pelicula, por los premios que ha ganado y la nominaciones a los oscars, pero no me gusto es aburrida y como dices muy sobrevalodara, el lobo de wall street le da mil vueltas.
    Bale esta bien pero ese hombre casi nunca esta mal, de los demas actores el papel de Jennifer Lawrence esta entretenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo en todo, amigo mio.

      Eliminar
  4. Pese a las altas esperanzas que tenía antes de verla (por el reparto, por el director, por ver si mantenía el buen tono de El lado bueno de las cosas) comparto que ha sido cierta decepción. Pero no creo que sea problema de la película en sí (la dirección me parece notable, el reparto bastante bueno, y la banda sonora sobresalientet) sino de una historia que tenía muy poco jugo.

    Me quedo con esa fantástica banda sonora, con el buen papel de Bale (aunque no creo que sea su mejor, de hecho le veo más suelto en otras películas como American Psycho o The fighter -y en la inolvidable Imperio del Sol-; en cualquier caso, es de admirar su capacidad de transformación física) y con el de la siempre encantadora Jennifer Lawrence (aunque espero que este un par de años al menos sin volver a hacer de esquizofrenica, pues lo poco gusta pero lo mucho cansa).

    Habiendo visto casi todas las películas contendientes al Oscar, no me parece que American Hustle merezca alguna estatuilla (quizá la de Lawrence, y en dura pugna con la secundaria de Blue Jasmine; en cualquier caso, habiendolo recibido el año pasado...).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí DAunes, tiene unos mimbres estupendos que quedan desperdiciados, es la historia lo que falla, con el añadido de que el guión es del propio O. Russell, junto a Eric Singer. No merecía estar ni nominada a mejor película, han quedado cintas muy superiores fuera.

      Un saludo.

      Eliminar