miércoles, 19 de noviembre de 2014

Crítica: CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO (2014) -Parte 1/2-

ANTHONY RUSSO y JOE RUSSO













Estamos, posiblemente, ante el mejor título Marvel junto con la ambiciosa “Los vengadores” (Joss Whedon, 2012), que reunió a varios de los superhéroes juntos. El mejor de la inagotable colección de títulos que llegan a las pantallas del universo Marvel con un superhéroe en solitario como protagonista.

Fui de los pocos que reivindicó la cinta original de esta saga que va camino de convertirse en la de más calidad de todas las que han nacido al amparo de los cómics Marvel. La primera cinta de la saga fue un buen título de estilo clásico que lograba una de las mejores descripciones y evoluciones de un protagonista del universo Marvel, si no la mejor, es decir, destacaba donde las películas de este tipo solían fracasar. Bien es cierto que presentaba problemas en su vertiente de espectáculo, donde no daba la talla, es decir, decepcionaba donde este tipo de cintas suelen destacar. Esta secuela corrige aquellos errores y, evidentemente, la supera con creces.


La gran virtud de la cinta es que equilibra sus componentes de forma magistral, el conflicto interno del protagonista con la espectacularidad de este tipo de películas, pero todo bajo un punto de vista que resulta un acierto completo, el que convierte esta “Capitán América: El soldado de inverno” en un thriller apasionante, una película de espías de guión elaborado que recurre al espectáculo como complemento de ello, no como fin.

Además, los giros de ese guión provocan la sensación de que todo sea posible, un suculento juego donde la amenaza se siente verdadera.


De la inocencia a la decepción. Retrato de América.

La evolución de la saga no puede ser más ejemplar, de hecho se sitúa ahora mismo en lo más alto del Olimpo Marvel, con una evolución de personajes, historia y mitología general francamente fantástica. Así, si en la primera asistíamos a la escenificación del idealismo, la pureza y la inocencia de un país que luchaba por la libertad, a pesar de sus excesos, de la pureza del amor, personificado en su protagonista, en esta segunda entrega, con el paso de las décadas en las que el Capitán América permaneció dormido cual bello durmiente, ese país ha desaparecido.

El shock y el impacto que provoca la pérdida de inocencia de un país es el que vemos reflejado en el protagonista, es lo que vertebra, brillantemente, el principal conflicto dramático de la cinta así como del desarrollo del personaje principal. Es lo que da peso y enjundia a esta notable película.


El otrora país inocente, idealista, puro, de rígidos valores y claridad de ideas, se ha convertido a ojos del Capitán América en un país sustentado en la mentira, el engaño, la desconfianza, la ambigüedad moral… Lo único que hace reconocible aquellos valores por los que luchó el Capitán América son pistoleros y héroes solitarios, como los del viejo oeste, y es que ese toque de western, de pistolero solitario en un universo podrido, es uno de los detalles más geniales del film. El Capitán América aparece como un hombre desubicado, desorientado, desarraigado, que parece fuera de lugar como aquellos pistoleros del lejano oeste que quedaron obsoletos, desfasados en sus idealistas valores con la llegada del ferrocarril. En cualquier caso, el Capitán América o Steve Rogers (Chris Evans) seguirá manteniéndose íntegro y fiel a sus valores, a lo que siempre defendió, a pesar de todo lo que le rodea, de ese entorno que le perturba y desconcierta. El mejor ejemplo lo tenemos en sus relaciones de amistad y los sacrificios que por ellas está dispuesto a hacer.




Entrando en materia con respecto a la película, abriremos la misma con una simpática escena que es casi un homenaje al “Superman” (1978) de Richard Donner, donde veremos la mejor carrera de un superhéroe hasta la fecha, divirtiéndose, haciendo deporte. Se nos presentará a Sam Wilson, interpretado por Anthony Mackie. En honor y cuidado al tiempo que Rogers permaneció dormido, este personaje, que se convertirá en amigo y colaborador de nuestro protagonista, recomendará algunas cosas interesantes que se ha perdido para que sume a su nutrida lista. Nirvana, Rocky, Star WarsSteve Jobs






Por la izquierda”.

Acto seguido nuestro héroe demostrará sus habilidades, como mandan los cánones, lo que nos deja una excelente escena en la que hay más acción que en toda la anterior entrega junta. Allí compartirá protagonismo con Natasha Romanoff/Black Widow (Scarlett Johansson), que será su compañera en la misión. La relación entre ambos es verdaderamente sugerente. Ella hará de celestina del inocente y virginal héroe, pero tendrán una tensión y atracción sexual evidente. Entre las chicas que Black Widow mencionará para el Capitán América, estará la vecina del héroe, que tendrá importancia en la trama. La escena en la tienda Apple es la que mejor expone esta “química” y complicidad entre la pareja, humor, sensualidad, tensión sexual, halagos indirectos mutuos, beso forzado…



La misión consiste en abordar un barco secuestrado de SHIELD y rescatarlo. Una escena muy bien dirigida, con sabrosos planos generales para que veamos la actuación del protagonista en solitario lanzándose al abordaje, planos espías, travellings, un montaje hábil y acertadamente sincopado, buenas y contundentes peleas, las acrobacias de Black Widow, la agilidad, rapidez y vigor del Capitán América, que destaca en sus enfrentamientos con los villanos, deus ex machina simpático… Muchos elementos y gran planificación.





La pelea con el último malote le cuesta algo más al Capitán América, aunque siempre es superior, y un plano sinuoso anuncia la resurrección de dicho villano, que parecía K.O. Aquí el Capitán América vuelve a dar muestras de su inquebrantable integridad, que será puesta a prueba durante la narración, en el anunciado brillante desarrollo.





Sobre la confianza versará la conversación entre el Capitán América y Furia (Samuel L. Jackson), en la presentación del segundo, que luego contará una historia íntima sobre su abuelo en un ascensor. Furia tiene mucho protagonismo y dejará alguna de las escenas de acción más sobresalientes de la película.



Se le hará la vida imposible, primero alguien parece suplantarle y luego no cejarán hasta matarle…

  
  
  
  


La escena con el ataque al coche de Furia es una de las más notables de la película. Una gran escena de acción, tensa, vibrante y dramática, con un tiroteo inicial espectacular, buena persecución de coches, la presentación del gran villano “de acción” de la película, Bucky Barnes/El Soldado de Invierno (Sebastian Stan), y una virtuosa huida de Furia… En el debe, algún momento confuso del tiroteo, pero nada que manche el goce de la secuencia.






La acción nos llevará hasta la casa de Steve Rogers, donde Furia le informará de lo necesario antes de caer abatido por el “Soldado de Invierno”… Ciertamente el villano podría haber entrado antes de matarle a distancia… Hay algo de “Los intocables de Eliot Ness” (Brian De Palma, 1987) en esta escena.





El Capitán América, a pesar de sus diferencias con su jefe, se mantendrá leal al mismo en todo momento, fiel a su personalidad. Black Widow y Capitán América verán el cuerpo inerte de Furia en el hospital, con sus rostros reflejados en cristales, detalle que descubre la farsa del momento.






El pasado.


El pasado tiene gran importancia en la película, especialmente vinculado al protagonista. Una idea brillante y que tiene sentido en función a las circunstancias del personaje y sus años de “hibernación”. Un pasado idealizado, al menos en cuanto a su concepción moral, sus principios y sus valores. En ese sentido, en “Capitán América: El soldado de invierno”, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Ya he comentado como afecta al protagonista el conflicto y contraste de sus valores, los valores antiguos de caballero del oeste, en este mundo ambiguo y relativizado actual. Es por ello que hay cierta necesidad en el personaje de cubrir esos años o de refugiarse en los recuerdos, ideas y conceptos de ese pasado para mantenerse fiel a sí mismo, para no perder el norte, su esencia... Por esta razón viajaremos en repetidas ocasiones al pasado de una u otra forma, en lo que es una sensacional idea de guión muy bien desarrollada y que presenta muy buenos hallazgos visuales.

El paso de la lucha por la libertad y unos principios definidos, ha dejado paso al miedo en el que vive todo el mundo y por el que se filtra SHIELD.

-Una vista a un museo será el primer viaje al pasado de Steve Rogers, un viaje a su propio pasado, que es mostrado en dicho museo. Aquí se rememora la primera película de la saga y se menciona a Stark (Iron Man). Los amigos, el “Comando Aullador”, los recuerdos, los momentos de la época donde se interrumpió su vida… Un viaje al museo tras una conversación con Furia donde el jefe cuestiona su tardanza en aceptar el mundo tal como es ahora... algo a lo que Rogers se niega.






-Poco después tendremos una preciosa escena con el reencuentro de Steve y Peggy Carter (Hayley Atwell), su primer amor, con el que nunca llegó consumar el prometido baile. Un baile que se mencionará, por supuesto. Una Peggy ya anciana que ha vivido una vida plena. Un antiguo, anciano e inolvidable amor, ahora imposible, muy emotivo y bello. Ella mencionará lo mucho que ha cambiado el mundo, en relación con una de las tesis que he ido desarrollando. Una de las grandes escenas de la película.



-Steve visitará a los veteranos para los que trabaja Sam Wilson, el amigo al que adelantó “por la izquierda” en la primera escena en repetidas ocasiones. Esto es otro homenaje al pasado y retrata la afianzada mentalidad militar americana y su respeto a esos veteranos que lucharon por la patria. Aquí se vuelve a mencionar esa pérdida de inocencia que ha sufrido la nación, ese cambio… Rogers y Wilson hablarán de arrepentimiento y culpa. Todo esto hace hincapié en el desarraigo del personaje, explicado con anterioridad.




-Capitán América y Black Widow volverán a viajar al pasado, juntos en esta ocasión, cuando visiten el campamento donde nuestro protagonista se entrenó como militar. Allí veremos enfrentarse al héroe ante quién era, con interesantes hallazgos visuales en forma de recuerdos. Esto vuelve a despertar la reflexión sobre la necesidad del pasado, de saber de dónde se viene y quién eres. Tanto a nivel individual como de nación.





-Más menciones al pasado, un arma, un instrumento, capaz de evaluar el pasado para predecir el futuro, el algoritmo del villano Zola (Toby Jones). De nuevo la importancia y vinculación del pasado como elemento esencial del presente y el futuro.



-El pasado vuelve a estar presente con el villano, el “Soldado de Invierno”/Bucky Barnes. Con él recordaremos su supuesta muerte en la mejor escena de acción de la primera entrega, la del tren. También veremos escenas pasadas de su amistad con Steve. Un villano que busca sus recuerdos, su pasado, para conocerse o reconocerse. Es una lástima que no se indague en el pasado de este personaje, en su sufrimiento, es uno de los pequeños defectos de la cinta, ya que daba mucho juego y había buen material en él.





-El museo, de gran presencia en la película, será testigo de otro guiño más al pasado, el robo del traje clásico de Capitán América con el que el héroe se viste para enfrentar el clímax de la película. En esa escena disfrutaremos del cameo de Stan Lee como guardia de seguridad veterano.


-El Capitán América apelará a su amistad pasada para redimir a su amigo Bucky Barnes, y éste visitará el museo para reencontrarse consigo mismo en un magnífico final para el personaje y su trama.





5 comentarios:

  1. Magnífica película. Apuntar que me parece la mejor de la saga de los Vengadores, por no enfrentarla al universo X-Men, que también es Marvel, pero que sería otro debate. Soy muy fan de ambos universos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted toda la razón en su apunte y su matiz, son universos completamente distintos.

      A mí de X-MEN me gustó mucho la de PRIMERA GENERACIÓN, el resto me dejó muy a medias... :((

      Eliminar
  2. Pues no le habría dedicado ni un segundo si no la llegas a traer. A tener en cta., pues, para cdo s2 pida una de acción.
    Gracias por tu trabajo.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le gustará, es trepidante y muy interesante. Ya me dirás!!

      Besos.

      Eliminar
  3. Pensé que sería un "churro" como todas las cintas de este genero pero me ha sorprendido. Todo indicaba que sería 'Los Vengadores 2', la cinta que realmente pudiese discutir el cetro de mejor película Marvel a su primera entrega, viéndose a títulos como 'Capitán América: El soldado de invierno' como un mero trámite hasta que llegase lo realmente bueno. Pues bien, ya podemos ir olvidándonos de esa idea, porque la segunda entrega de las aventuras del Capitán América es lo mejor que hemos visto de Marvel hasta el momento. Con 'Capitán América: El primer vengador' se apostó por un afortunado cruce entre cine bélico y de aventuras para introducir a un personaje en 'Los Vengadores', lo cual fue solo un simple trámite. Ahora esta entrega es espectacular de principio a fin, rodada con personalidad y enriquecida con una interesante reflexión política sobre la clásica disyuntiva jeffersoniana entre seguridad a cambio libertad

    ResponderEliminar