martes, 26 de enero de 2016

Crítica: MARTE (2015) -Última Parte-

RIDLEY SCOTT










Un personaje espléndido y una interpretación excepcional.

Es difícil que Matt Damon te caiga mal con esa cara de yerno perfecto y amigo fiel, pero es que además es un actor fenomenal que nos regala aquí uno de sus mejores trabajos. Un personaje, además, sensacionalmente construido desde el guión. Mark Watney es profundamente humano y divertido.



Su sentido del humor constante, su positividad, su miedo, del que se sobrepone constantemente, su simpatía… definen un personaje muy humano, pero sobre todo creíble psicológicamente para lograr lo que conseguirá en esa epopeya.




Estoy convencido de que acabaré muriendo aquí… como tenga que seguir escuchando esta horrorosa música Disco”.




Sus celebraciones, felicidad y festejos con los éxitos que va consiguiendo, desde bailar su odiada música Disco a sus incontenibles gritos de júbilo al ver que le están viendo y recibiendo en la Tierra con la Pathfinder, describen ese carácter extraordinario.




Sentirá el miedo y la soledad en los primeros minutos, rodeado de hostilidad, una nueva tormenta en el exterior que amenaza con llevárselo por delante… Se recreará en las fotos y recuerdos de los que estuvieron allí con él, pero pronto reaccionará.



La mezcla de cerebral realismo y entusiasmo vitalista y optimista definen a este excepcional personaje, que empezará realizando un pesimista y realista retrato de su situación y su perspectiva, donde cualquier anomalía o error acabaría con su vida, que parece limitada en cualquier caso al tener que esperar 4 años a un posible rescate en un hábitat para 31 días. Esta negatividad le durará poco y se vendrá arriba enseguida, su espíritu cambiará para enfrentarse al reto de aguantar y sobrevivir, buscar soluciones a esa complicada situación. Haciendo cálculos verá que tiene provisiones para un año administrándolas bien, por lo que sus esfuerzos se dirigirán a cultivar alimento para los tres restantes.






No voy a morir aquí”. “… he de pensar la manera de cultivar alimento para tres años en un planeta donde no crece nada… Por suerte, soy botánico”. Estas frases marcan el carácter de Mark Watney, su determinación.



Se sobrepondrá a todo contratiempo o fracaso en sus planes, sin rendirse nunca, aplicando su sabiduría y la ciencia con fe y determinación, por ejemplo cuando su primer intento por generar agua fracase. El Jet Propulsion Laboratory y el programa espacial como ejemplos a seguir.

Siempre irá varios pasos por delante, con todo el día para pensar, haciendo una elaborada planificación y demostrando visión global. Deduciendo los pasos que seguirán en la Tierra y desde la NASA, resolviendo los problemas cotidianos que surgen y los que se plantean según los objetivos que se marca. Su siguiente paso será cómo lograr desplazarse hasta el lugar donde se prevé que aterrice la siguiente misión a Marte, la Ares 4, que será a 3200 kilómetros de su posición, para estar allí cuando llegue. Tendrá un pequeño vehículo con poca batería, que necesita ser recargada cada 35 kilómetros, con lo que tardaría 50 días en llegar. Estos son los problemas a resolver, necesita más energía e idear un plan para sobrevivir esos 50 días en el diminuto vehículo. Watney es un hombre de ilimitados recursos.

En el Sol 79 recolectará, por fin, sus primeras patatas marcianas, un éxito. Logrará con un isótopo radioactivo mejorar las prestaciones de su vehículo para avanzar más rápido y la calefacción, pero no hacia el lugar de la nueva expedición, sino hacia donde está la “Pathfinder”, que le permitiría comunicarse con la Tierra, para lo que deberá crear un alfabeto hexadecimal.




Las comunicaciones pasarán a ser una especie de Messenger que dejará momentos muy divertidos. También podrá hablar con sus compañeros, los que tuvieron que abandonarle y le creían muerto, en escenas emotivas y simpáticas.

Es muy interesante, por su calado, la reflexión en tono irónico que hace Watney (Matt Damon) sobre cómo desde la Tierra la NASA pretende explicarle cómo gestionar la cosecha que él creó de la nada, el único ser humano que lo ha logrado… Y es que siempre habrá un grupo de teóricos que mirarán con resquemor lo que otros han sido capaces de crear…



Ahora que la NASA puede hablar conmigo no hay forma de que se callen”. “Mirad, no quiero parecer arrogante ni chulo, pero soy el mejor botánico que ha habido en este planeta, ¿qué?



Hay dos momentos muy interesantes con respeto a Watney. Uno es un plano que simula a “El pensador” de Rodin, en un claro homenaje a esa tesis de la película que reivindica la inteligencia y la ciencia. El otro es el gran momento donde vemos a nuestro héroe contando las patatas que le quedan, tras haber perdido la cosecha, sin poder concentrarse por los ruidos procedentes de una tormenta exterior, que sólo pretende matarle. Es la vez que le vemos más vulnerable, expuesto a todo…






Pasados 7 meses, los 200 soles hasta la llegada de la Hermes para el rescate, la delgadez de Watney será extrema (Damon quiso adelgazar para estas escenas pero Scott no le dejó, por eso no le vemos de cuerpo entero). Estará lleno de moretones y en un estado físico algo lamentable, barbado, desaliñado, como un náufrago al estilo del Tom Hank en la cinta de Zemeckis. Su rostro reflejado en el espejo estará distorsionado mientras se acicala para iniciar su viaje final. Su sentido del humor lo seguirá manteniendo alejado de la locura, así como sus agudas reflexiones, por ejemplo sobre el derecho marítimo, que lo situaría como un pirata, “El Pirata Espacial”, el “Capitán Barba Rubia”. Reflexiones algo estrafalarias y olvidos ocasionales (el casco), que resaltan la mella que ha hecho el tiempo en nuestro héroe, a pesar de todo. Es el sol 461 y ha llegado la hora de adecentarse para la cita con la Hermes.





Vaya a donde vaya soy el primero”. “Soy la primera persona que está sola en todo un planeta”.




Tomando su última cena en Marte. El gesto de cariño al rover que le ha permitido desplazarse y conservar su vida es un detalle espléndido, porque se acaba sintiendo ese cariño por los objetos a los cuales adjudicamos, trasladamos, características humanas en esa dura soledad... quizá los acaben adquiriendo de verdad... Un agradecimiento sincero donde plasmamos nuestra propia humanidad. La emoción de Watney será incontenible en el momento antes de emprender el vuelo, soltando una contenida tensión de casi dos años de sacrificio. A expensas del destino.




Espiritualidad y ausencias.

Hay cierta idea de destino positivo en esa conversión en deidad científica del personaje desde el inicio, cuando sabemos que lo que le causó la herida en el vientre a la vez le salvó la vida al tapar la brecha de su traje.


Watney sentirá la falta de sus compañeros, verá sus recuerdos y fotos, la comida que estaba destinada a ellos, sus objetos… así se va desarrollando la idea de ausencia que fortalece el vínculo y los afectos de todos. Los irá conociendo mejor. Una reflexión magistralmente desarrollada y que deja muchos detalles interesantes.


-El primer detalle “ausente” lo tendremos con el plano del asiento vacío de Watney en la nave de la tripulación, señalando su falta, precisamente.


-Watney sentirá de alguna forma la presencia de sus compañeros en los objetos que allí dejaron, objetos que le ayudarán en su supervivencia, una ayuda indirecta de esos compañeros a todos los niveles (logística, práctica, emocional). La información de los ordenadores, objetos concretos que analizaré a continuación, la comida que puede aprovechar para alargar su estancia, sus excrementos… Mencionará, explícitamente, los objetos personales.



-Así, uniendo las dos ideas de este punto, la ausencia y la fe, habrá un objeto concreto especialmente simbólico. La cruz de madera con un Cristo de uno de sus compañeros. Este objeto lo vinculará Watney con la fe, sobre todo al ser usado para crear fuego, ingrediente indispensable para conseguir agua con los materiales que allí tiene.




Cuento contigo”. “Coges hidrógeno, añades oxígeno y lo quemas”.

-Tanto el personaje interpretado por Sean Bean como el que interpreta Chiwetel Ejiofor manifestarán sus creencias en Dios.


-La música Disco de Melissa Lewis (Jessica Chastain) será pieza clave también para Watney. Una música que odia pero necesita, un elemento que define su humanidad y le mantiene con los pies en la tierra. Hará múltiples bromas sobre ella, hasta acabará disfrutándola en cierta medida porque será una compañía, jamás renunciará a ella ni a esas voces que puede escuchar y le hacen sentirse menos solo.

Todo esto lleva a definir la gran tesis de la cinta, la defensa de la vida, la vida como el más preciado y codiciado bien, que debe luchar por abrirse camino siempre.



Mark (Matt Damon) adquiere rasgos de deidad, creando vida de la nada, aspecto que también entronca en cierto sentido con “Prometheus” (2012), donde el carácter divino tendría explicación científica, en cierto sentido. Creará vida, comida y agua. Esto queda simbolizado con el pequeño brote ver que aparece dos veces en la película. En la primera ocasión será tras sembrar en Marte, el primer signo de vida, de esperanza, un brote que implica que puede cultivar patatas, un brote que verá hasta de refilón, de pasada, casi sin mirar, casi intuyéndolo. La segunda ocasión en la que vemos un pequeño brote verde será al final, en el Día 1 de su nueva vida, ya en la Tierra. Allí saludará a ese pequeño brote valiente, simbólico, porque ese brote es él mismo.





En la parte final llegan los momentos más íntimos y emotivos, además de los más emocionantes a todos los niveles con el clímax. Watley (Matt Damon) pedirá a Lewis (Jessica Chastain) que le dé un mensaje a sus padres, en la que será la primera vez en la que le veremos titubeante y dubitativo, más allá de un simple bajón.


No pienso rendirme, pero hay que estar preparado para cualquier desenlace”. “Deles las gracias por haber sido mis padres”.



El momento en el que la tripulación de la Hermes decide volver, a pesar de que significa arriesgar sus vidas y alargar su misión 533 días sin ver a sus seres queridos, es muy emocionante también.

Una rutina de 4 horas de conducción con 13 horas de pausa para recargar paneles, dormir y empezar de nuevo… Sombras que marcan el paso del tiempo. Watney se verá obligado casi a destrozar la nave para aligerarla de peso y que consiga la velocidad necesaria para evitar la fuerza de la gravedad y alcanzar la Hermes. Debe quitar 5000 kilos. Una nave que quedará hecha una piltrafa, pero servirá.

¡Quieres enviarle al espacio bajo una carpa!


El clímax.

No hay escenas espectáculo gratuitas, ni una sola, y las que hay son excelentes, perfectamente integradas en el conjunto, que caen por su propio peso. Tampoco escenas de acción estiradas, forzadas o gratuitas, siendo el clímax el momento cumbre en este sentido. La otra gran escena espectáculo es la inicial, ya comentada.






El clímax es notable, con Watney convertido en Iron Man y el hombre más rápido del espacio, y la tripulación de la Hermes recurriendo a todo su ingenio y valor para lograr el rescate. Unas costillas rotas, la pérdida de conocimiento por la fuerza G, una bomba en la Hermes usada como freno, Watney usando el aire de su traje para impulsarse, al estilo Iron Man… La bomba surtirá efecto para frenar la velocidad de la nave y Lewis (Jessica Chastain) saldrá a jugársela para cazar a Watney/Iron Man como si fuera una bola de béisbol… Un espléndido y emocionante rescate para un gran clímax.




Lo que menos me satisface de este clímax es esa relación entre Beth (Kate Mara) y Chris (Sebastian Stan), que se había sugerido de forma brillante con miradas, pero que quizá por inseguridad y obligaciones de mainstream, para dejarlo más claro, nos los muestran dándose un besito…


Ridley Scott factura una magnífica película adaptando la novela de Andy Weir. Positiva e inteligente, con un epílogo vitalista que integra a todo el mundo (alemanes, chinos, británicos…), así como homenajeando a todos los personajes que pasaron por la narración. Es por ello que la despedida musical en los títulos de crédito será con música Disco en honor a ese estilo que acompañó a Watley, el favorito de Lewis (Jessica Chastain), con Gloria Gaynor y su clásico “I Will Survive”, que viene, evidentemente, muy a cuento.


Un maravilloso Matt Damon deja uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, justamente nominado al Oscar sostiene la película y dota a su personaje de una humanidad conmovedora. Una película que da con brillantez lo que promete y se espera, satisfaciendo sin duda.






7 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho!!!
    Muchas gracias sensei!! Creo que iré a verla!!!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Reina. Me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  2. Mr.Sambo, qué tal estamos amigo mío!

    Cuando vi la peli imaginé que realizarías uno de tus soberbios tratamientos quirúrgicos. Así ha sido, implecable.

    'Marte' no me ha defraudado. Se me hizo corta y disfruté un montón.Tiene ese punto complementando a la trama principal del prota, que ameniza y dinamiza el argumento. Argumento que podría haberse convertido en algo trillado y del montón.

    Saqué en conclusión un trasfondo un tanto peculiar, a mi criterio: se nos presenta 'el espacio', se nos presenta 'el tiempo', pero ¿ rendirían lo mismo esos preceptos sin intervenir 'el movimiento'? Nutre esa idea todo lo que rodea cada acción-reacción. Materializado bien sea en nave o vehículo, hasta en propia personificación. Sin movimiento la posibilidad de supervivencia es nula.

    Fuerte abrazo, Rest.

    ResponderEliminar
  3. Mr.Sambo, gran amigo!

    escribí la noche pasada una pequeña reflexión sobre esta entretenida película. Por supuesto, no antes sin mi pertinente introducción alabando tu maestría diseccionando 'Marte' ( tal cual haces en todas las demás ).

    El caso es que no se ha llegado a editar. La culpa, creo: WiFi del trabajo - y cambio de clave en el momento del OK - justo cuando declaraba que no era un robot jejejeje.

    Te manda un fuerte abrazo, Rest.

    Ap; si este comentario llega, te haré saber mi personal criterio respecto al trasfondo esencial que rodea a la peli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ocurre que si es desde móvil da problemas. Manías de blogger. Me encantará leerla, Rest :)

      Eliminar
  4. Hola, Mr.Sambo;

    ya he visto que ha podido ser recuperado el primer texto jejejeje.
    Gracias!

    Ap; ya sabes que en breve tenemos un par de discos que escuchar. Hoy es el cumple de J, desde aquí con tu permiso lo felicito.

    Abrazo, Rest.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rest! Pues por alguna razón se fue a spam directamente, por suerte miré y allí estaba, con lo que pude recuperarlo!

      Sí, hoy es, ando en twitter promocionado entradas, ya puestos jajaja.

      Un abrazo.

      Eliminar